Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

«Con el dinero invertido en hospitales móviles ya se hubiera construido un hospital de verdad»: German Pérez, de la ANDI

Uno de los mayores gastos para atender en la pandemia fue la compra de 7 hospitales móviles por 1200 millones de lempiras (48 millones de dólares), en un proceso que actualmente la fiscalía investiga por irregularidades. Después de esperar casi 5 meses, 2 de los hospitales móviles, 1 para Tegucigalpa y el otro para San Pedro Sula, se encuentran finalizando el proceso de instalación. Diversas organizaciones de sociedad civil han hecho veeduría de este proceso, el representante de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) y presidente de la Comisión Ciudadana de Transparencia de San Pedro Sula, German Pérez, visitó la instalación en San Pedro Sula y aseguró a Contracorriente que en el hospital falta equipo médico y que el espacio es muy reducido para atender a pacientes con COVID-19. 

Mientras el Ministerio Público investiga la supuesta comisión de los delitos de fraude, malversación de caudales públicos en la compra, aún no se conoce la fecha en que los hospitales móviles comenzarán a funcionar en el país. Por un lado, Invest-h dice que una vez entregados a la Secretaría de Salud, son ellos quienes tendrán que definir el inicio de las operaciones. «La responsabilidad de Invest-h es únicamente entregar los hospitales listos y funcionales», señalan en el comunicado número 27.

Contracorriente (CC) habló con German Pérez (GP), quien fue invitado por la designada presidencial, María Antonia Rivera, para visitar las instalaciones del hospital móvil en San Pedro Sula, junto a otros representantes de sociedad civil, con el fin de conocer los avances del proyecto. Perez señala que Invest-h asegura que el equipo que falta viene en camino, pero no dan fecha y que la compra de los hospitales móviles fue una decisión apresurada.

CC: ¿Cómo fueron invitados a hacer el recorrido?

GP: La invitación era para que conociéramos los avances que se han tenido hasta ahora sobre la instalación de los hospitales móviles, qué tanto habían avanzado y un poco también dar a conocer cómo estaba el hospital para, de alguna manera, contrarrestar muchas opiniones que andan circulando en las redes sociales, declaraciones de algunas personas sobre los hospitales.

CC: ¿Qué fue lo que encontraron dentro de las instalaciones?

GP: Iniciamos un recorrido en el que 2 personas hacían la explicación: una era ingeniera de Invest-h y la otra era un arquitecto que trabaja con la empresa contratada para la instalación del hospital. Ellos básicamente fueron mostrando las diferentes áreas del hospital, inicialmente hay una recepción y luego están las salas de cuidados intensivos, detrás de unas puertas corredizas automáticas. Además, hay una sala de emergencia donde evalúan a la persona y ver si corresponde entrar al hospital, sino lo trasladan, me imagino, al Hospital Catarino Rivas, dependiendo de la gravedad con la que la persona llegue, ahí más que todo es para atender a personas que necesitan entrar a una unidad de cuidados intensivos (UCI).

Hay 6 salas de 10 camas cada una, que corresponden a UCI. Tienen sus servicios sanitarios, un área de Rayos X, comedor, farmacia, una área para los médicos y en términos generales es de 91 camas de las cuales 60 son de UCI y las otras 31 son para —me imagino— gente que ya va saliendo o que está en espera de entrar a una unidad intensiva.

Yo no soy un experto, de acuerdo con lo que nos explicaron, el hospital cumple con todas las especificaciones de los organismos internacionales en términos de hospitales. Mi observación sería que las áreas del hospital tienen igual ancho de lo que tiene un contenedor, está el pasillo central de donde se deriva la comunicación a las siguientes salas y son un grupo de contenedores conectados, y las salas UCI están en otro contenedor donde hay 10 camas, que a mi manera de ver y creo que el director del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) lo dijo también, están demasiado juntas y el pasillo central entre las camas es angosto.

CC: ¿Las unidades se encuentran totalmente equipadas para atender a pacientes graves?

GP: Un médico hizo la observación de que para una UCI se necesita un ventilador mecánico por cada cama, y que no se miraban ahí los ventiladores, que tampoco estaban los aparatos que medían los flujos de oxígeno, que esos van pegados a la pared, tampoco había bombas de infusión. Dijeron que todo ese equipo no había venido pero que ya estaba en camino y se había reclamado.

CC: ¿Les dijeron para cuándo esperan que vengan los ventiladores mecánicos?

GP: Bueno, se supone que hay una presión por entregar ya el hospital, quien está a cargo hasta ahorita es Invest-h y se lo debe entregar a la Secretaría de Salud, ellos lo recibirán y considero que si no los reciben a satisfacción posiblemente no los va a recibir, porque ellos al recibirlo los deben empezar a utilizar y para eso deben entrenar personal.

Yo no creo que sea lo mismo estar en un hospital como tal, a funcionar ahí que el espacio es mucho más reducido y con personas que realmente estarán graves. Entiendo que la entrega (del hospital móvil) será como en la tercera semana de este mes. No dieron una fecha de los equipos que hacen falta y solo dijeron que el reclamo se había hecho, que los iban a enviar, pero no dieron fecha.  

Hospital móvil, aún sin funcionar en San Pedro Sula. Foto Deiby Yanes, San Pedro Sula, 04 -09-2020

CC: ¿Había otro equipo necesario que no se encuentre en el hospital móvil?

GP: Otro doctor hizo la observación cuando estábamos en la sala de Rayos X de que los enfermos que tienen COVID-19 están afectados de los pulmones y es necesario que haya un tomógrafo porque no es suficiente con una radiografía, sino que es necesario algo más de última generación.  

CC: ¿A su criterio, la compra de los hospitales fue la mejor decisión para atender la pandemia?

Bueno, estos hospitales móviles generalmente se fabrican no para una larga vida, sino que se usan en situaciones de guerra, en emergencias o en desastres naturales y se instalan en una forma acelerada. En el caso de nosotros los hospitales tardaron, por un lado, en que los construyeran, por otro, en que llegaran aquí y se hiciera la instalación.

También hay que considerar que además del costo de los hospitales había que hacer la cimentación, todas las instalaciones eléctricas, sanitarias, agua potable, los desechos sólidos. Todo eso tiene un costo bastante alto y desde mi punto de vista no sé si se tomó una mala decisión por la presión de la enfermedad, por la falta de experiencia o fue algo premeditado.

CC: ¿Qué cree que se podía haber hecho?

GP: Pues un amigo ingeniero me comentó que la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (CHICO), le había hecho una propuesta al gobierno ofreciéndole construir hospitales en el menor tiempo posible, además que la oferta no era tratando de ganar, sino que tratando de sacar los costos y tratando de ayudar al país en la construcción de un hospital que después pudiera ayudar a la atención médica en emergencias y especialidades, y que posiblemente hubiera tardado lo mismo que estos en construirlos, traerlos, armarlos.

Creo que hizo falta de parte de quienes tomaron las decisiones porque nuestras compañías de construcción podrían haber hecho los hospitales, además ese dinero hubiera quedado aquí, se hubiera generado mano de obra y actividad económica en esa construcción.

CC: ¿Les dieron una fecha de cuándo planean que empiecen a funcionar los hospitales? Entendiendo que si no han llegado los ventiladores no podrían funcionar completamente

GP: Bueno, igual hubo un pedido de ventiladores mecánicos de parte del gobierno así que hay un montón por ahí almacenados, más los que han donado, y creo que no sería mayor problema porque entiendo que más bien ahora la idea es que alguien que se enferme no llegue a necesitar los ventiladores mecánicos, por eso es que se han hecho los triajes para evitar porque quien llega a UCI aunque salga de ahí siempre queda afectado.

Militares custodian la entrada al hospital móvil. Foto Deiby Yanes, 4 de sept de 2020, San Pedro Sula.

CC: Otro tema que ha sido polémico alrededor de los hospitales móviles es el de la sobrevaloración, en el recorrido que dieron ¿les dio una impresión al respecto?

GP: Aquí son 2 cosas, una es la parte de la instalación física y la otra es la parte de los equipos y de la posible operación. En la parte física son los ingenieros civiles y mecánicos que podrían dar una mejor valoración y en la parte de operación son los biomédicos o médicos, las opiniones de los médicos han salido en los medios.

Por ejemplo, el director del Hospital Leonardo Martínez, comentó que el hospital una vez terminado iba a contar con los medios básicos para la atención de pacientes con COVID-19, pero el gerente del Seguro Social, el doctor Janiana, que podría ser funcional para atender otras patologías, pero no tan adecuado para tratar el COVID-19. Esas son opiniones de 2 directores de hospitales que están tratando el tema, yo no puedo opinar más que lo que ellos dicen. Yo doy mi opinión de sentido común y es que yo vi que los espacios para manejar personas graves son muy reducidos, incluso meter una camilla en los pasillos es complicado por la distancia entre cada cama, pero bueno, tendrán que reducir el número de camas por área al ver que no se puede mover, eso de la operación no se la puedo comentar.

De forma personal, mi comentario es que con el dinero invertido y que se sigue invirtiendo se hubiera construido un hospital de verdad, con todas las especificaciones que hubiera tardado el mismo tiempo o un poco más, pero nos hubiera quedado un nuevo hospital que habría servido para muchas cosas una vez que pase la pandemia.

Lo que si me da para hablar de la sobrevaloración son las declaraciones del Consejo Nacional Anticorrupción, la Asociación por una Sociedad más Justa, la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, que ellos han cotizado en varios lados, aún en Turquía que fue donde se construyeron los hospitales, y han encontrado ofertas mucho más bajas que lo que pagó Invest-h, además, con otras condiciones de pago como garantías y no con un pago anticipado del 100 %. Por todas estas organizaciones lo han demostrado y por lo cual uno puede decir que sí hubo una sobrevaloración.

CC: ¿Qué piensa sobre las investigaciones que hay sobre esta compra?

GP: Definitivamente las instituciones contraloras del Estado deberían estar investigando, dando y recabando información para comprobar si realmente se cometió algún acto de corrupción. Pienso que nos tienen en ascuas porque no hemos escuchado nada y el temor que tenemos muchos es que esto termine en la impunidad y que suceda como con el desfalco al Seguro Social, que muchos de los implicados se fueron y la responsabilidad solo le cayó a unos pocos, mientras que los que estaban detrás, que se sabían quienes eran, nunca salieron involucrados. Lo mismo puede pasar acá, darle largas al asunto y ya nos están distrayendo con un montón de cosas como las elecciones. Por otro lado, con el hecho de que ya hay 2 hospitales aquí y los otros 5 que se supone que ya vienen, con eso estoy más que seguro que se va a empezar a bajar la guardia y se va a ir olvidando.

3 septiembre, 2020
La Honduras de la nueva normalidad y el continuismo del conflicto social
7 septiembre, 2020
Las mujeres que faltan en el norte de Centroamérica

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.