Elecciones internas de Libre: sin sorpresas en su resultado presidencial

A más de 24 horas de cerradas las urnas, el Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha dado conteos oficiales de las elecciones primarias realizadas en Honduras el domingo 14 de marzo. Sin embargo, las encuestas y los conteos del partido Libertad y Refundación (Libre) señalan que Xiomara Castro es la posible ganadora de la candidatura presidencial para participar en las elecciones generales de noviembre, un resultado que, a diferencia de los otros partidos, nadie discute.  

 

Texto: Vienna Herrera

Fotos: Martín Cálix

 

Las primeras impresiones sobre las elecciones internas en el partido Libre indican que Xiomara Castro, precandidata presidencial en seis de las nueve corrientes internas de dicho partido, es la posible ganadora.

Esto a pesar de que el CNE dice que los resultados oficiales pueden tardar hasta cinco días y prometieron dar boletines oficiales el lunes siguiente al día de las elecciones. La comisionada presidenta Ana Paola Hall expresó en una conferencia de prensa la noche del domingo: «no reconocemos ningún resultado porque no es oficial. El CNE sigue trabajando, no nos detenemos, no estamos en silencio, simplemente el proceso esta vez es diferente, pero habrá que esperar un poco». Sin embargo, hasta el cierre de esta nota, aún no hay datos oficiales.  

Los conteos de urnas que se han hecho públicos, vía medios de comunicación, señalan que entre los candidatos Nelson Ávila, Carlos Eduardo Reina y Wilfredo Méndez no hay ninguno que se le acerque a Castro, quien cerró su campaña una semana antes con una caravana de carros con la que visitó varios puntos de la capital del país. Méndez realizó también una caravana, pero menos masiva y los candidatos Carlos Reina y Nelson Ávila cerraron sus campañas realizando foros o publicando publicidad en sus redes.

Castro participa por tercera vez en las elecciones internas de Libre y esta vez fue la única precandidata mujer a la presidencia. En su cuenta de Twitter expresó: «Gracias Partido Libre por tu contundente apoyo. Ahora nos toca construir la UNIDAD, alrededor de la refundación nacional. Los oscuros días de la dictadura están por terminar. Ofrezco esta victoria a los mártires de la resistencia y al creador del universo».

La posible victoria de Castro ocurre en un proceso electoral que enfrenta múltiples retos, muchos de ellos, producidos por cambios en la institucionalidad electoral.



El padrón electoral de 2021 es de 4,832,117 hondureños, menos de lo que registró el padrón en 2017, que fueron  5,795,264. En esa ocasión, durante las elecciones internas, apenas 2 millones y medio de electores votaron, según las cifras oficiales, lo que quiere decir que hubo un abstencionismo de más de la mitad del padrón, con el 56 %.

Este año, Honduras realiza las elecciones con nuevas entidades rectoras del proceso electoral, el CNE y el Tribunal de Justicia Electoral, que sustituyeron al anterior Tribunal Supremo Electoral como encargado de la toma de decisiones. Al mismo tiempo, se planificó un nuevo censo electoral por el Registro Nacional de las Personas (RNP). Se prometió entregar nuevas identidades antes de las elecciones primarias y que éstas serían entregadas en el lugar del enrolamiento. Finalmente, decidieron colocar centros de entrega diferentes a los ofrecidos y aunque las personas realizaron largas filas, no recibieron sus nuevas identidades por fallos en el sistema.

Un miembro de una MER, correspondiente al Partido Libre en la Escuela 4 de junio de la Colonia San Miguel, explica a una votante la planilla de su partido. Tegucigalpa, 14 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

El nuevo censo tenía algunos fallos que fueron denunciados por las personas a la hora de buscar su centro de votación, ya que algunas no aparecían en alguna de las tres urnas y otras, ni siquiera estaban en los listados. Eso le ocurrió al exdiputado Rasel Tomé, quien nuevamente está buscando un puesto en el Congreso Nacional, pero que al momento de votar no se encontraba su nombre. «Tuve que salir en el libro de listado de anotaciones especiales que le llaman el cuaderno adicional porque el CNE se tardó cuando hicieron el enrolamiento en inscribirnos» señaló Tomé.

Lucky Medina, designado presidencial de Castro, le dijo a Contracorriente que entre los reportes de las elecciones a nivel nacional encontraron que hubo un bajo porcentaje de centros de votación a nivel nacional, a diferencia de otras elecciones, además «estamos con monitoreo de incidencia, pero menos del 2 % de los centros de votación presentaron irregularidades sustanciales que en gran medida se lograron solucionar como: falta de tinta indeleble, representantes de corrientes que llegaron tarde y se abrieron más tarde las urnas, pero no hubo reportes de violencia, al menos en las urnas de Libre todo transcurrió con relativa calma».

Rasel Tomé añadió que el proceso electoral fue «un proceso atípico en medio de una pandemia, dificultades en una dictadura, con una juventud que siente un rechazo a este modelo y que según las encuestas no tiene ganas de salir a votar. Hemos tratado de hacer un esfuerzo como partido de invitar a los jóvenes y hemos visto más participación, un posicionamiento muy correcto es impulsar la participación desde los miembros de las mesas electorales receptoras». Tomé añadió que, a su criterio, Libre tiene el rol revolucionario de romper con la idea de que los jóvenes y las mujeres no participen en política.

El mismo día de las elecciones primarias, militantes de Libre elegían a la coordinación general del partido, los candidatos eran María Luisa Borjas y el actual coordinador, Manuel Zelaya Rosales. El lunes 15 de marzo, Borjas se declaró ganadora vía Twitter en donde agradecía «a la analítica y valiente militancia de Libre, así como a los ciudadanos conscientes que aún sin militar en nuestro partido depositaron su confianza y me brindaron su decidido apoyo para el contundente logro».

Ese mensaje fue compartido por Zelaya con el mensaje «en las actas escrutadas tengo el 85% de votación a favor, de las 8 corrientes que me apoyaron para la Coordinación general». Hasta el momento nadie más de la actual coordinación ha dado declaraciones al respecto, tampoco se han pronunciado por el retraso en el escrutinio de datos del CNE.  

Por su parte, Borjas convocó a los medios de comunicación a una conferencia de prensa en donde dijo «Vamos a recuperar a Libre de la dictadura y a Honduras de la narcodictadura», además denuncia que Zelaya quiere robarle el triunfo. 

 

Xiomara Castro: la única candidata mujer a la presidencia

 

Datos del Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (Iudpas) indican que en las candidaturas para diputación en estas elecciones 755 eran mujeres y 863 hombres y que apenas 19 mujeres eran candidatas a alcaldesas en cabeceras departamentales, frente a 160 candidaturas de hombres.

Actualmente, apenas 28 de los 128 puestos en el Congreso Nacional pertenecen a mujeres diputadas. En 2020 ese Congreso no aprobó ninguna legislación en beneficio de las mujeres, ni siquiera cuando las denuncias por violencia doméstica se dispararon por la pandemia y organizaciones esperaban desde hace dos años la aprobación de una Ley de casas refugios.

Xiomara Zelaya, hija de Castro y aspirante a diputada por el departamento de Francisco Morazán, apuntó a las dificultades que tienen las mujeres que se involucran en política, esto después de que los medios de comunicación y redes sociales se enfocaran en su aspecto físico durante la cobertura anterior a las elecciones internas.

La abogada Karol Bobadilla, integrante de la Red de Mujeres Jóvenes Feministas, dijo durante un conversatorio con Contracorriente y la radio digital Play FM, que a 70 años de haberse aprobado una legislación para que las mujeres opten a cargos públicos y puedan votar, la realidad es que históricamente han sido invisibilizadas en espacios de toma de decisiones.

 «Muchas personas creen que con estas concesiones ya no tenemos nada que estar reclamando, pero si lo ponemos en perspectiva es una medida muy reciente y para tomar una idea de esto, cuando nació mi abuelita no podía ejercer el voto, personas que aún están vivas no tenían ese derecho. Cuando nací yo no existía una ley de violencia doméstica o sea que era legal que tu pareja te maltratara, entonces son medidas recientes que en la actualidad no significan el disfrute total para estas mujeres» señaló Bobadilla.

Xiomara Zelaya Castro, en el momento de su llegada a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras para ejercer el sufragio. Tegucigalpa, 14 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

Xiomara Zelaya añade que los espacios políticos de las mujeres no han sido cedidos, sino que son parte de una lucha de mujeres organizadas, «hemos conquistado espacio y no solo las que participamos en este proceso sino todas las que han estado detrás, las organizaciones de mujeres que han estado luchando por muchos años para lograr estos procesos y la conquista estos espacios que nadie nos ha entregado».

 Bobadilla apuntó que la participación electoral de las mujeres disminuyó después del golpe de Estado, según cifras del TSE, «en 2005 había un 24% y con el golpe se redujo a un 19% porque también este momento histórico implicó aumentar esas brechas de desigualdad que disminuían en el país gracias a los esfuerzos que se habían hecho. Y en 2012 la participación de las mujeres electoras fue de más del 60% pero eso no se reflejaba en las mujeres electas, es decir que las mujeres no están votando por otras mujeres».

Bobadilla añade que esa brecha lo que produce es la creación de leyes desde una sola visión, «por eso podemos ver que se nos restringen derechos sexuales y reproductivos, leyes que las mujeres proponen y no se aplican, hay instituciones débiles sin perspectiva de género (…) ese ha sido el impacto de que las mujeres no tengamos nuestro derecho político a ser electas y a elegir”.

En noviembre competirán 14 partidos, con candidatos para el nivel presidencial, el Congreso Nacional; 20 partidos para el Parlamento Centroamericano (Parlacen) y para las 298 alcaldías municipales. Hasta el momento no se sabe de intenciones de tener una alianza con otros partidos políticos, como ocurrió en las elecciones de 2017 cuando Castro le cedió su candidatura a Salvador Nasralla y crearon la Alianza de oposición contra la dictadura, «Nunca dijiste que es más importante la opinión de Estados Unidos que la del pueblo, si hubiera conocido tu doble moral jamás te habría cedido mi candidatura» le dijo Castro a Nasralla a través de Twitter en diciembre de 2020.

La posibilidad de que Castro integre una alianza sin que ella sea la candidata a la presidencia  no parece hasta el momento una opción viable para ella. Castro dijo en medios televisivos que la alianza anterior le dejó «muy mal sabor de boca» y ahora busca llegar hasta el final, «Queremos cambios reales y estoy convencida de que en este momento Honduras necesita el corazón de una mujer para poder gobernar el país», sentenció Castro. 

  • Últimas publicaciones
Sobre
Reportera multimedia. Enfocada en extractivismo, medio ambiente, estructuras de poder, género y derechos sexuales y reproductivos
Fotógrafo
Total Posts: 73

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.