Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

“Si yo fuera un presidente de otro país no vendría a un evento de terror, puede pasar cualquier cosa”: Salvador Nasralla

Salvador Nasralla es un hombre de medios que ya no cree en los medios. En su oficina en Televicentro, el canal nacional donde tiene  sus programas, los de mayor rating, Nasralla nos habla de lo que piensa sobre la insurrección y de cómo lo habría visto si fuera el mismo de hace 20 años. Nos habla con franqueza, como un hombre privilegiado en medio de la gente más empobrecida del país que ha depositado su esperanza en él. Nos habla más allá de la conferencia de prensa o un video subido a Facebook mostrándose como un hombre del pueblo.

Ayer, el candidato a la presidencia por la Alianza de Oposición contra la Dictadura del pasado proceso electoral, contestó la invitación al diálogo que le hizo Juan Orlando Hernández, el presidente que tomará posesión por segunda vez el próximo 27 de enero. Nasralla asegura que su carta desconoce el actual proceso de diálogo y pide intervención internacional de la Organización de Estados Americanos y la Organización de Naciones Unidas, a pesar que parece sentirse engañado por ellas y por los intereses de Estados Unidos en específico. Y pinta un panorama adverso para los próximos días: La toma de posesión de Hernández, en la que según él se instalaría una dictadura, será «un acto de terror».

Nasralla lo dice desde su cómoda oficina pero sin desconocer que el país cuenta con un despliegue militar amplio y que su convocatoria a paro nacional desde el 20 de enero ya cobró la vida de un civil que quedó en medio del fuego. Nasralla (N) habló con Contra Corriente (CC) desde el peso que eso le representa y dice que desde que se instale la continuación del gobierno de Hernández, el país será invivible, tanto, que la gente o se irá o vivirá sin esperanza.

CC: ¿Cómo visualiza el país en estos días alrededor de la instalación del gobierno de Hernández, el 27 de enero?

N: Yo creo que la gente a partir del 27 de enero será desobediente al statu quo. Ya no hay razón para creer en la Corte Suprema de Justicia, el presidente es ilegal aunque la ley local lo valide, él solo representa al 20% de la población a la que él le paga, son sus empleados o le tienen miedo. El 80%, nosotros, en vez de hacer una manifestación única como las que hemos hecho en San Pedro Sula y Tegucigalpa decidimos hacerlo en todo el país y vimos que hubo suficiente gente en contra del gobierno, si el gobierno fuera aceptado por la mayoría, la gente no hubiera asistido.

Independientemente que el gobierno desplace a su gente a las carreteras y a las zonas neurálgicas por donde pasan los principales productos, esto será una constante durante los próximos años si se termina instalando el presidente Hernández; los gremios reclamando, toda la gente en la calle porque todas estas reclamaciones serán acompañadas por la oposición.

CC: ¿Pone en duda que el 27 se instale el gobierno?

N: No lo sé, da la impresión de que la OEA y la ONU son organismos que no tienen alguna influencia para defender la voluntad del pueblo, se nota que son organismos que defienden al proveedor de los recursos con los cuales se pagan los sueldos de los funcionarios. Es probable que ellos sigan con su posición –pese a estar convencidos de que yo gané las elecciones– de continuar con el veredicto del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a favor de Juan Orlando.

CC: Usted acepta el diálogo con la mediación internacional y propone allí a la OEA y la ONU…

N: Pongo allí a la OEA o la ONU porque no se me ocurre qué otra gente poner.

CC: Pero usted acaba de decir que está consciente que ellos tienen intereses…

N: Sí, pero pedimos que al menos una persona de ellos asuma la responsabilidad de ser el mediador, la persona que condenó a Honduras porque la OEA tiene todos los datos que demuestran que yo gané por medio millón de votos, si ellos no los quieren divulgar o convocar el Consejo Permanente ya eso tiene que ver con los intereses de quienes les pagan los sueldos.

CC: El 20 de enero hubo un muerto en el Aguán ¿qué condiciones están dadas ahora con más de 30 muertos para un diálogo?

N: Son más de 40 muertos con don Anselmo asesinado por la espalda, yo publiqué en mi cuenta Salvador Presidente en Facebook y en Twitter @SalvadorAlianza, cuando fue asesinado este señor,  que no tenía nada que ver con la manifestación, se dirigía a su casa en bicicleta cuando lo balearon. Está bien un diálogo pero uno sobre el fraude electoral, porque lo que vende JOH al mundo es que él quiere un diálogo pero no dice sobre qué, habla de temas de interés nacional que hay montones, pero el tema que tiene a la gente en las calles es el fraude que me hizo, ése es el tema por el cual debemos reunirnos, el diálogo político para resolver el problema es bienvenido, el diálogo nacional con sus amigos y empleados no tiene sentido, eso es lo que dice mi carta.

CC: ¿Y ese diálogo giraría en torno a si Hernández acepta o no el fraude?

N: Tiene que haber un diálogo donde él tiene que entender, él lo sabe, lo saben los magistrados, la gente de la OEA, el hombre hasta se embriagó y por la presión de los organismos internacionales se publicó un resultado que debió haberse publicado 7 horas antes como se había anunciado con un gasto millonario de 15 millones de dólares que se le pagó a Teodoro Vucanovich, es inconcebible que con esta inversión tan cara de las últimas elecciones, solo en ésta los resultados no estaban a tiempo. Ellos saben que perdieron, si no se hubiera interrumpido el sistema con la complicidad de Vucanovich hubiera sido imposible darle la vuelta a eso y lo dicen desde The Economist hasta gente que ha vigilado los comportamientos numéricos de las elecciones en muchos países.

CC: ¿Quién acompañará la toma de posesión de Juan Orlando Hernández? ¿Usted cree que vendrán muchos presidentes?

N: Yo creo que no, nadie quiere arriesgar su vida. Venir es un riesgo enorme aunque tengan un buen sistema de seguridad, el hecho que venga un presidente a avalar un fraude. El presidente debería pensar que para tener un gobierno legítimo deberá someterse a nuevas elecciones, yo tengo la absoluta seguridad que yo ganaría otras elecciones. Yo estuve trabajando como 2 años en las reformas electorales en las cuales nos comprometimos él y yo para las elecciones de 2013 cuando también me robó las elecciones, en ese entonces yo no podía demostrarlo pero ahora sí y se lo llevamos a la OEA y al Departamento de Estado de Estados Unidos que es como el papá de Honduras, y ellos lo vieron pero tienen miedo que se instale un gobierno de izquierda, yo no soy de izquierda pero el hecho de estar asociado con un partido de izquierda les hace temer eso.

Si yo fuera un presidente de otro país no vendría a un evento de terror, puede pasar cualquier cosa, normalmente la toma de posesión es una fiesta, los presidentes caminan por la pista del estadio, corren riesgos calculados, no creo que así como está los presidentes se arriesguen ni los embajadores.

CC: Usted mencionaba que hay temor por estar asociado a LIBRE ¿le ha afectado políticamente esto?

N: Eso siempre lo supe, yo no ando buscando potenciar una ideología, yo me metí a esto para sacar a Honduras de la pobreza, el 67% de su gente. Yo no tenía otra alternativa porque el partido que fundé el Partido Anticorrupción (PAC), Juan Orlando por el temor que siempre me tuvo lo eliminó, me quitó el partido, a través del mismo ladrón que me robó las elecciones: el TSE. Yo sufrí dos robos, primero el PAC porque ellos por corruptos tienen el pavor a la palabra anticorrupción, y además me robó las elecciones.

CC: El Nasralla antes de la política ¿Cómo vería la situación actual, la insurrección?

N: Seguramente lo miraría como una persona bien acomodada que se deja llevar por las noticias de los medios de comunicación a los que tiene acceso, los medios de comunicación están encargados de instalar en la mente de las personas lo que quieren que la gente piense. Yo hasta hace unos 20 años cuando comencé un poco a analizar lo que pasaba en el mundo me dejaba llevar por las noticias, pero ahora me doy cuenta que son todos amañados, en casi todo el mundo los medios están apegados a instrucciones para defender a los que más tienen.

“Le llevamos las pruebas del fraude a la OEA y al Departamento de Estado de Estados Unidos que es como el papá de Honduras, y ellos lo vieron pero tienen miedo que se instale un gobierno de izquierda”-Salvador Nasralla.

CC: ¿Pero los medios han sido su profesión?

N: Pero yo no trabajaba en noticias, yo he estado en deporte y entretenimiento. Yo no sabía que los medios eran inducidos o comprometidos, tanto los medios como los periodistas por situaciones económicas.

CC: ¿Y cuándo lo supo?

N: En los últimos 25 años cuando comencé a comentar los problemas del país y enterarme de sus realidades. Antes de meterme en política era una persona influenciable, si así fuera ahora me sentiría incómodo porque el país está prácticamente paralizado, me doy cuenta en este momento que por encima de esa molestia que puede sentir un burgués, está el futuro inmediato de la nación, un futuro incierto porque no hay acceso al empleo ni a la salud ni a la educación, esto es una bomba de tiempo que más temprano que tarde tiene que explotar.

Es necesario un gobierno con sentido social, no la responsabilidad social que gritan algunas empresas que de responsabilidad no tienen nada, sino un gobierno que haga verdaderamente disminuir la pobreza, de nada me sirve decir que la economía en Honduras ha crecido en los últimos años si cada vez tengo más pobres, eso quiere decir que está creciendo en una dirección equivocada lejos de la gente. Eso es parte de lo que uno tiene que hacer, disminuir la pobreza no de un año para otro, en un mediano plazo poder bajar 30 o 40% la pobreza de manera que haya más personas que tengan capacidad o poder adquisitivo para comprar productos y entrar en la parte económica en vez de como ocurre ahora que la tajada va hacia un solo sector acentuando la diferencia entre ricos y pobres.

“Si yo fuera un presidente de otro país no vendría a un evento de terror, puede pasar cualquier cosa”.- Salvador Nasralla

CC: Lo pueden llamar comunista a usted…

N: Eso no es comunismo, los medios internacionales que no saben dicen de mi que soy el candidato de izquierda pero los que me conocen aquí en Honduras, los mismos empresarios saben que no tengo nada de socialista, lo que tengo es una gran conciencia social de la necesidad que tiene la gran mayoría de la gente de tener acceso a lo mínimo. Por ejemplo, el salario mínimo en Honduras ronda los 8 mil lempiras pero el promedio de sueldos es 3 mil, los que están empleados tienen un sueldo menos de la mitad del mínimo y con el mínimo para una familia de 5 personas tal vez alcanza para comer, no alcanza para diversión, vivienda, transporte. Eso significa que Honduras no está produciendo las cosas que debe producir, son condiciones privilegiadas las de Honduras, territorios extensos para agricultura, dos mares, uno de ellos no lo tiene ningún país de Sudamérica, mar todo el año, mariscos, carnes, recursos naturales, minería, la ubicación geográfica de Honduras es la mejor, el centro de América, pero ha sido gobernado por 200 años por ladrones, el problema de Honduras no es un problema de ideología es un problema de sacar los ladrones. Cuando me di cuenta de eso me metí sabiendo que corría riesgo, pero nadie me había cuestionado mi reputación. No lo hice por dinero ni por fama, lo hice por devolverle al país lo que me dio durante 65 años de vida.

CC: ¿Su reputación está afectada ahora? ¿Salir en conferencia de prensa hablando de insurrección le ha afectado?

N: He perdido muchos amigos empresarios, no amigos, conocidos, uno se va dando cuenta que el interés es comercial hacia uno más no un afecto sincero, pero soy una persona con demasiada vida interior, demasiadas ocupaciones, nunca tuve vida personal por lo tanto no me afecta para nada lo que puedan . Me quedo consciente y tranquilo con mi propio yo por encima de lo que pueda pensar la gente, ahora tengo el reconocimiento de la mayor parte de la población, he perdido con el 1% de la población la gente cerca de mí por mi condición económica, pero he ganado al otro 98% que probablemente pensaba que era una persona acomodada y que no me iba a arriesgar a los gases lacrimógenos y balazos en las manifestaciones.

CC: ¿Qué siente cuando va a la calle y ve esa situación de violencia y represión?

N: Me pongo en el caso de la gente, yo digo, mal que mal yo voy a esas marchas pero cuando regreso a casa tengo comida, bienestar, comodidad, trabajo en la parte intelectual de tratar de recuperar el país. Me pongo a pensar en esas personas gaseadas, heridas, asesinadas que al llegar a la casa viven en piso de tierra, no tienen agua, energía o trabajo, se encuentran en una indefensión terrible, la han causado los políticos que ellos mismos obligatoriamente han elegido, porque el TSE ha permitido que participen en política narcotraficantes.

CC: ¿Cómo se siente al recibir esa carga de toda la gente empobrecida que usted describe, pone las esperanzas en usted?

N: Me siento como con una tremenda losa encima de mi cabeza, pero sé que en Honduras hay maneras de sacar a la población de la pobreza. El asunto es saber redistribuir los gastos porque tener un ejército tan caro, estar comprando bombas lacrimógenas, no sé si es una obligación internacional de Honduras la compra de equipo bélico, Honduras no va a ser el fiel de la balanza para que se acabe la industria bélica, 10 mil millones de dólares en aviones de guerra, tanques, si esos dineros se utilizaran para hacer hospitales, escuelas, canchas de fútbol y cosas que le sirvan a la población estoy seguro que la calidad de las personas mejoraría, Honduras es uno de los países más tristes del mundo.

Foto: Martín Cálix

CC: Honduras es uno de los países más tristes del mundo dijo usted, ahora que es padre de una niña que vive aquí, ¿Cómo ha cambiado su visión o como dibuja ese país en el que crecerá su hija?

N: Sinceramente… los padres son muy importantes en el desarrollo de sus hijos…  mi hija tendrá una formación de hogar de papá y mamá a diferencia de la tristeza que existe en el país que al no educar a las personas no existen valores y el 67% de los hogares son producto de madres solteras, no será el caso de mi hija.

CC: ¿La inestabilidad del país no le afectaría?

N: Por supuesto que nos va a afectar, yo tengo la esperanza de que independientemente de lo que pase, si este señor se reelige con la complicidad de los organismos internacionales que conocen el fraude no va a haber inversión aquí, no recibirá la Cuenta del Milenio que son 400 millones de dólares al año que no recibimos desde hace prácticamente 10 años por corrupción, habrá una situación económica complicada. Lo que estimo que puede suceder es que este hombre se imponga como dictadura, en los próximos 4 años la deuda externa de Honduras será el doble, porque va a seguir endeudándose con la compra de voluntades haciendo creer a la gente que él es la solución.

CC: Más allá de la cifra, ¿cómo le va a afectar a Salvador Nasralla como candidato, opositor del gobierno, ciudadano, padre?

N: Va a ser una situación incómoda, voy a tener muchos riesgos, tengo que esperar porque no soy una persona que se vende ni que trafico con mi pensamiento, no estaremos en una situación cómoda con mi esposa y mi hija. Yo tengo mi vida hecha, no tengo que salir a buscar trabajo en caso que esto se termine, no he dejado de trabajar permanentemente, felizmente el trabajo que hago es de tarea y no horario, entonces yo tengo que decidir si voy a continuar en política, no lo sé en este momento, si continuar en política significa estar expuesto al TSE del dictador, a una CSJ del dictador, el país seguirá sin institucionalidad.

CC: ¿Ha recibido presiones usted?

N: No, no, no, no, a través de los años en los que tuve mi partido que me robaron, el presidente Hernandez intentó negociar conmigo desde 2013, él sabe que en ese momento me robó las elecciones y en una reunión privada él lo aceptó. Pero él sabe que yo no negocio, cualquier cosa que me ofrezcan la voy a rechazar, yo no voy a tranzar beneficios personales a costa de que estrangulen al pueblo, esquilmando a la gente más humilde y como le dije en 2013 a él, yo no me metí a esto por dinero o fama, ni por un puesto de gobierno para colocar amigos o familia, eso es caer en el juego para… es como que lo compran a uno, felizmente yo no tengo precio.

CC: ¿Qué le diría a las FFAA desplazadas por todo el país?

N: Ha sido un buen ensayo para las FFAA, si alguna nación extranjera intenta invadir a Honduras, el despliegue del 20 de enero les sirve como ejercicio porque nunca se había desplazado todo el ejército con todos sus cañones, hoy en la salida a Villanueva habían fusiles, yo publiqué un video donde salen con fusiles aunque sea prohibido por la ley internacional, han violentado los tratados internacionales.

Viendo las caras de los soldados y policías de los rangos más bajos se nota que ellos no quieren estar allí, nosotros estamos luchando por las familias de ellos, ellos viven mal, ganan mal, comen mal, y no tienen otra alternativa para ganarse unos centavos que integrar la policía o las FFAA. Sin el uniforme ellos te dicen que apoyan la Alianza pero si desobedecen las órdenes del superior los cortan y no tendrán comida, el problema es económico. El dinero manda todo, si EEUU dice que no dará dinero para pagar los sueldos de Almagro y los demás, se acaba la OEA, igual con la ONU.

Pinta frente a Televicentro. Foto: Martín Cálix

CC: Y eso seguirá siendo así en su gobierno… ¿Cómo gobernaría usted?

N: Estas son las condiciones dadas, he leído libros al respecto, pero los países del mundo en los cuales he estado tienen una mejor calidad de vida para sus gentes, Chile que es donde yo estudié, Costa Rica que está a solo una hora de vuelo. Quiere decir que los gobernantes no son tan ladrones como los que hemos tenido en Honduras, se puede tener un gobierno justo donde se controle a quienes se cuelan a puestos públicos para robar  y darle mejores condiciones a la gente. Actualmente en los negocios del Estado los socios son el presidente, los ministros, la gente que los rodea, a través de las armas tienen maniatada la gente y se apañan con una ley de secretos para ocultar los proyectos de latrocinio como los peajes, los puertos, las ciudades modelo y otros en los cuales están metidos como el centro cívico gubernamental, el trans 450…

CC: ¿Cómo se cambia un país con una estructura de corrupción tan bien armada?

N: Coalianza es un proyecto en el cual el gobierno se hace socio de una empresa privada como en la construcción del aeropuerto de Palmerola, con la empresa Energía Honduras, hay varias empresas en las que el presidente, ministros, los narcotraficantes que los rodean son socios, entonces ¿cómo se cambia un país? Una parte es la empresa, y la contraparte es el gobierno, yo no seré socio de ninguna empresa.

CC: ¿Pero qué se necesita para comenzar este proceso?

N: Yo tengo la ventaja de que soy pelado, yo puedo tener a cualquier persona que me ayudó a llegar a la presidencia de la república pero si lo encuentro robando lo saco y lo entrego a la justicia, ese no es un comportamiento normal en Honduras donde los políticos se apañan sus delitos.

CC: ¿Qué se espera en estos días?

N: Tiene que haber un sacrificio de la economía nacional, en estos días se va a ver, las reclamaciones no pueden ser 24 horas al día todos los días, la gente se cansa y lo hace con sus propios recursos. Creo que los días 25, 26, y 27 serán días más dramáticos que el 20 y 21 de enero. Es de esperar, a ver si los organismos internacionales caen en razón que si insisten con JOH en la presidencia, las próximas elecciones no irá nadie a votar, hay un descrédito, la gente no cree en nada ya, cuando eso pasa el que puede irse se va. Ya en noviembre y estos dos meses, yo conozco 30 profesionales que ya se fueron que no pueden vivir en un país corrupto entonces obviamente se van, a EEUU le espera un flujo de alrededor de 300 mil nuevos migrantes que en los próximos meses van a escapar a EEUU aunque tenga más medidas para evitarlo, pueden llegar a Canadá, el hondureño es muy ingenioso, va a lograr llegar.

CC: ¿Y los que se quedan?

N: Para los que se quedan no hay solución con estos ladrones, estos seguirán robando pensando que son sus últimos años, si ahora han robado a manos llenas, en los próximos años intensificarán un robo.

CC: ¿Usted realmente ve una insurrección en las calles, más allá de una conferencia de prensa donde se llame a una?

N: Yo no se cuánto va a aguantar la gente porque la gente no tiene recursos, ése es el problema. Para reclamar se ocupa tener energías, proteínas, estar fuertes, puede ser que la gente vaya bajando, pero no va a ser una gente feliz, será un país sometido, con violación a DDHH, si la calidad de vida en este momento es 10, en los próximos años bajará a 5, los índices de calidad de vida van a empeorar, eso hasta que la gente se sienta más disgustada, mas sometida, mas disconforme, no sé si los organismos internacionales van a seguir consintiendo esto. Prácticamente la cúpula del gobierno está en el negocio del narcotráfico y EEUU lo sabe aunque lo maneja con cautela, los va llevando uno por uno, también puede influir eso, en cualquier momento se pueden llevar a figuras claves que delatarán a otras, yo dejaría en ese tipo de capturas en sus manos el futuro para que no sea tan incierto.

 

Fotos: Martín Cálix

Jennifer Ávila
| + columnas

Directora de Contra Corriente.
Periodista, artista y documentalista. Amante del cine, la música y la literatura. Cofundadora de Contra Corriente.

20 enero, 2018
Los cómplices del continuismo
22 enero, 2018
Gas lacrimógeno, imposición legislativa y golosinas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *