Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

Mujeres exigiendo justicia y niños invisibles: así fue la movilización del 1 de Mayo en San Pedro Sula

Hoy se conmemora el Día Internacional del Trabajo, una fecha que en Honduras se ha convertido en tradición para sindicatos de trabajadores salir a las calles para hablar de sus reivindicaciones. En San Pedro Sula salieron desde un punto estratégico de la ciudad, cercano a un centro comercial que en dirección al sur lleva al centro de la ciudad. Y aunque la marcha fue ejecutada bajo los parámetros tradicionales, alineados y segmentados por sectores, en el parque central frente a la Municipalidad más de 100 elementos policiales escuchaban órdenes de sus superiores para determinar su actuar.

Algunos de estos elementos portaban palos de madera y no la indumentaria oficial. Algunos también aprovecharon para hacerse selfies y tomarse fotografías con sus compañeros policías mientras un niño de alrededor de 10 años los observaba medio acostado desde una jardinera que también sirve de banca o cama por las noches.

Este es de esos niños viviendo en condiciones de la calle, niños invisibles que trabajan o piden dinero para comprar pegamento amarillo que tiene un costo de 10 lempiras ($0.40) y lo venden en casi cualquier establecimiento que tenga una sección de ferretería, en pulperías o tiendas de conveniencia.

Al otro lado del parque, algunos artistas hacían pruebas de sonido antes que llegara la marcha que venía lenta al son de la canción de Macario Mejía, la del #FueraJoh.

En el escenario estaba un guitarrista y un acordeonista, junto a ellos otros dos niños con sus botellas de pegamento amarillo o conocido popularmente como “Resistol”. Allí con su mirada fija,  en su imaginario son artistas grandes y reconocidos, toman el micrófono y se apropian del escenario, aunque ya no son dueños de sus cuerpos, la droga ya les ha consumido una buena parte del cerebro.

Una vez que llegó la marcha frente a la Catedral del parque, algunos jóvenes encendieron  morteros y con sus consignas de #FueraJOH otros ingresaban a la Catedral para hacer pintas, a ellos se le sumaron mujeres jóvenes que también decidieron dejar consignas y el afiche de la campaña #YoNoQuieroSerViolada.

Los niños invisibles, siguen rondando todo el show conmemorativo y se unen a algunas acciones, quizás desde la inocencia y la euforia que emanan los manifestantes. Uno de ellos se subió a una base donde solía haber un busto, a la par de él, una joven mujer con la bandera de la población LGTBI y un afiche de Yo No Quiero Ser Violada.


Niño inhala pegamento amarillo mientras observa a elementos policiales, que resguardan el edificio de la municipalidad de San Pedro Sula.

Niño dependiente del resistol amarillo, en el escenario durante la prueba de sonido previo a la llegada de la marcha.

Dos niños simulan cantar en el escenario del 1 de mayo, mientras sostienen su botella con resistol amarillo. Niños invisibles les llamaron en una charla de Tedx  San Pedro Sula.

Policías preventivos resguardando la Catedral de San Pedro Sula, minutos antes que jóvenes hicieran pintas y pegaran afiches de campaña Yo No Quiero Ser Violada

Joven mujer posa durante la manifestación de cierre por manifestaciones del 1 de mayo en el parque central de la ciudad de San Pedro Sula.

Mujeres pegando afiches de Yo No quiero ser Violada en el parque central de San Pedro Sula.

Niño de la calle, dependiente del resistol amarillo frente a uno de los vitrales de la Catedral de San Pedro Sula el 1 de Mayo de 2019.

1 mayo, 2019
Encuentro con la historia
1 mayo, 2019
La madre de mayo

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.