Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

Las batallas ganadas de B Girl Jency

La música sonaba alto, las voces se fundían entre sí, pero Jency solo podía escuchar el beat de su corazón. Era su primera batalla de breaking y estaba en el evento más importante de Centroamérica “Time of battle” que reunió a más de 300 personas de la cultura de HIP HOP en Costa Rica.

Jency López o B-girl Jency como se le conoce en la escena del HIP HOP es una hondureña que busca superarse cada día desde su primer evento dentro de esta cultura en 2010. Su primer escenario fue en la colonia López Arellano de Choloma, en un evento llamado “Making B-boys”.

Son estas dos batallas las que marcan su historia y trayectoria. En “Making Bboys” ella estaba solo de espectadora, consideraba que si bien era cierto lo que pasaba a su alrededor al ver los MC (raperos), writers (grafiteros) y Bboys (bailarines de breaking) compartiendo escenario y haciendo arte en conjunto le llenaba grandemente su espíritu, no se imaginaba siendo parte de esos artistas.

Pero ese día se puso una meta: sería ser la mejor B-girl de Honduras y Centroamérica. Ese día la retaron por primera vez.

B-girl Pulga (primer bailarina de breaking en Honduras) llegó desafiante y moviéndose al ritmo del beat uprocking característico en las batallas y que comúnmente se le conoce como movimientos de guerra. “Se me acercó haciendo esos movimientos y retándome, me puse muy nerviosa” recuerda Jency ya que en ese momento apenas venía aprendiendo lo básico, no obstante en su cabeza no dejaba de rondar la idea que ella amaba el baile y que si lo amaba, debía aceptar la batalla.

Empezó la música de batalla oficial entre la novata B-girl Jency y la experimentada B-girl Pulga. La novata inició con lo básico y continuó durante los tres minutos moviéndose al ritmo de la música y aunque no le ganó a su contrincante, se ganó el respeto de los demás artistas al ver que tenía lo más importante en la cultura: Actitud.

Desde ese día Jency, decidió profesionalizarse y comenzó a practicar sola, luego uniéndose a un grupo de chicos que bailaban en su colonia, entre ellos su hermano. Esta disciplina en particular es comúnmente practicada por hombres, así que enfrentarse a ello estaba en la lista de desafíos que Jency debía superar. Las bromas de sus compañeros eran de esperarse y tal cual empezaron a insinuarle que estaba ahí por querer tener un pasatiempo o buscando novio.

Con el tiempo iba mejorando y su perseverancia en mejorar la técnica hizo que incluso su hermano se involucrara  a enseñarle. “No fue fácil, porque hasta mi papá me decía lo mismo o que seguro iba a terminar golpeada y que no era para mujeres”, cuenta, sin embargo eso no le importó, pues en cada paso que daba alimentaba su anhelo de ser la mejor B-girl en la escena.

Su madre a quién miraba muy poco siempre la animó  a seguir su sueño y que no tomara en cuenta los comentarios de su entorno “Para mí, no dejarme vencer mentalmente era primordial, porque si lo lograban iba a dejar de hacer lo que yo amaba”, dice Jency.

Y es así como poco a poco B-girl Jency  se preparó para  la batalla del año en 2016. Había practicado mucho, mejorado sustancialmente y tenía una buena proyección para el evento. Todo iba bien hasta que se torció el tobillo y todo se desbarató. Su médico y familia le recomendaron no arriesgarse, pero el beat era más fuerte. Así, una tarde, con una segueta Bgirl Jency se arrancó el yeso que protegía su pie e inició una terapia improvisada por ella misma. En dos semanas sería la batalla.

“No fue fácil, porque hasta mi papá me decía lo mismo o que seguro iba a terminar golpeada y que no era para mujeres”

Alistó sus maletas y se fue hacia Costa Rica. Mientras iba en el bus iba con su sonrisa de siempre y muy alegre aunque algo inquieta, pues temía lastimarse mucho más y no poder volver a bailar. “Por mi mente solo pasaba la palabra compromiso, compromiso con mi país, porque iba a un evento a nivel centroamericano y era la oportunidad de demostrar que en Honduras hay talento y que sí hay mujeres bailando breaking”.

Al llegar al evento su mente jugaba con su seguridad, pero su fe en Dios estaba presente y más latente que nunca. La música inició, la gente gritaba y aplaudía al ritmo de la pista  y al escuchar “3,2,1, Batalla”, Jency empezó a bailar con todo lo que podía dar, cuidando de no quebrarse su tobillo. Al finalizar la primera ronda los jueces indicaron que ella ganaba y así sucesivamente fue avanzando hasta llegar a las finales, contrario a lo que sus compañeros hombres habían logrado y quienes ahora más que nunca la animaban.

“Mi hermano se me acercó luego de decirle a él y mis compañeros lo nerviosa y preocupada que estaba por mi tobillo, él me dijo que diera lo que tenía que dar, que ya había llegado lejos pero que si sentía que mi tobillo podría quebrarse evitara movimientos que lo llegaran a propiciar, en esta disciplina, se usa mucho las manos y los pies, así que estaba realmente preocupada y exhausta luego de haber llegado a la final”.

-Hemos llegado a la final y Bgirl Jency de Honduras se prepara para batallar contra Bgirl Pri de Costa Rica.

Los nervios crecían, la adrenalina se sentía y las luces se centraban en las bailarinas de breaking. Jency mientras tanto rezaba y le decía gracias a Dios por haberle permitido llegar donde estaba.

-3, 2, 1 – Batalla gritó el MC y la música inició.

Bgirl Jency bailaba con todas sus fuerzas y poniendo en práctica todo su esfuerzo en profesionalizarse mientras que Bgirl Pri también daba todo a través de una técnica avanzada en el breaking, llamado “power move” en donde se utilizan muchas piruetas, saltos mortales y giros de cabeza. Jency respiraba fuerte y tenía miedo que el cansancio le ganará la batalla en ese clima frío que nada tenía que ver con el clima cálido de su país.

La batalla terminó, Jency se agachó mientras miraba el cielo agradeciendo a Dios por haberle permitido representar su país, a su vez los jueces daban su dictamen. La ganadora de la batalla fue Bgirl Jency de Honduras. Los gritos de sus compañeros no se hicieron esperar, mientras se abrazaban y saltaban, ella estaba atónita, su locura de haberse arrancado el yeso había tenido su recompensa y ahora era Honduras quien ganaba el premio a mejor Bgirl en Centroamérica.

 

 

 

 

  • Publicaciones
Sobre
Comunicadora y publicista, madre del proyecto cultural Arte Que Mueve y Comunicando & Conectando co-fundadora de Contra Corriente.
24 mayo, 2017
El México letal para periodistas y defensores de derechos humanos
26 mayo, 2017
La juventud que vemos de largo y tememos

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.