Gabinete de Xiomara Castro cumple primera semana en medio de una crisis legislativa y protestas

Maestros interinos bloquean la calle frente a Casa Presidencial en Tegucigalpa, Honduras, exigiendo plazas permanentes.

Esta semana comenzó a funcionar el gabinete de gobierno de Xiomara Castro que, si bien es cierto, no presenta nepotismo desde el punto de vista jurídico, ha abierto el debate sobre la ética de nombrar a familiares en puestos claves. Los secretarios del Ejecutivo navegan en medio de una crisis legislativa que se ha extendido desde el 21 de enero y que tiene al esposo de la presidenta –el expresidente José Manuel «Mel» Zelaya Rosales–, entre los principales negociadores. 

Texto: Leonardo Aguilar

Fotos: Jorge Cabrera

Apenas ha pasado una semana y algunos secretarios de Estado —entre estos el de salud, educación y desarrollo social— ya han afrontado pequeñas y aisladas protestas, algunas con tomas de carretera, llevadas a cabo por diferentes actores, entre los cuales destacan activistas del Partido Nacional, maestros de primaria, empleados de salud y personal de la empresa estatal de energía.

La presidenta Xiomara Castro, que llegó al poder como candidata del Partido Libertad y Refundación (Libre), anunció, el pasado jueves 27 de enero, el día de su asunción, al «grupo de mujeres y de hombres» que le acompañarán en el proyecto de «refundación de Honduras» durante su cuatrienio.

El Gobierno de Xiomara Castro ha prometido al menos 22 acciones urgentes, que giran en torno a salud, educación, empleo, energía, derechos humanos y seguridad, para cumplirlas durante los primeros cien días de su Gobierno. Sin embargo, estas dependen, en gran medida, de las decisiones que tome el Congreso Nacional, que hasta ahora cuenta con dos juntas directivas carentes de legalidad.

Entre las promesas que más esperanza ha dado a la gente de escasos recursos, está la posibilidad de que más de un millón de personas no paguen energía. El Congreso Nacional, presidido por el diputado Luis Redondo —en una junta directiva elegida con vicios de nulidad y sin quórum—, discutió la aprobación de un subsidio a la energía eléctrica para los abonados que consumen menos de 150 kilowatts.

Pero el gabinete de la mandataria hondureña ha sido objeto de discusión y análisis. Algunos analistas coinciden que, si bien es cierto, al menos jurídicamente, no existe nepotismo en su gobierno, el nombramiento de algunos de sus familiares en puestos claves puede generar suspicacias y problemas de intereses familiares en un futuro cercano. Otros, sin embargo, son del criterio que nombrar familiares sin incurrir en la ilegalidad es totalmente normal y hasta beneficioso.

 

El abogado Edy Tábora, exfiscal y defensor de derechos humanos, dice a Contracorriente que no abona al nuevo Gobierno que el gabinete haya sido nombrado el mismo día de la toma de posesión sin que la ciudadanía haya podido debatir, anticipar y cuestionar a cada una de las personas. «Esa es una falencia muy importante en un proceso de participación ciudadana, porque la gente salió masivamente a votar. Aunque no necesariamente sea un tema que quepa dentro las prohibiciones de secretarios de Estado, son las mismas cosas que hemos venido criticando», expuso Tábora.

El abogado Juan Carlos Barrientos, por su parte, expresa que «en la persona que más usted puede confiar es en su propio familiar. Pero la señora (Xiomara) no ha puesto a nadie de ministro que tenga esa condición, porque este muchacho que está de ministro de defensa no es pariente de ella, es pariente del esposo, y en ese sentido no hay ninguna prohibición».

La Presidenta Xiomara Castro levanta su mano durante el canto del Himno Nacional de Honduras durante su toma de posesión en Tegucigalpa, Honduras, el pasado 27 de enero. Juramentación de Xiomara Castro | toma de posesión 2022 | noticias hoy
La Presidenta Xiomara Castro levanta su mano durante el canto del Himno Nacional de Honduras durante su toma de posesión en Tegucigalpa, Honduras, el pasado 27 de enero. Foto CC/. Jorge Cabrera

El pasado lunes, 31 de enero, el expresidente Zelaya abrió los portones de Casa Presidencial a un grupo conformado por decenas de maestros del Programa Hondureño de Educación Comunitaria (Proheco), quienes protestaban exigiendo derechos laborales.

Es preciso señalar que Zelaya, coordinador del Partido Libre, no ha sido nombrado oficialmente en ninguna secretaría de Estado por Xiomara Castro, sin embargo, este dijo a medios durante una conferencia de prensa: «Hablé con la presidenta Xiomara Castro que había una manifestación de maestros Proheco, y ella me dijo: “hazlos pasar”».

Y es que la familia Zelaya ha puesto en debates jurídicos y éticos a los intelectuales en Honduras. En el gabinete de gobierno, muchos han cuestionado la presencia de familiares que fueron nombrados como altos funcionarios que están, evidentemente, en puestos estratégicos.

Xiomara Castro nombró como su secretario privado a su hijo Héctor Zelaya, mientras que a su sobrino político José Manuel Zelaya Rosales –homónimo y sobrino sanguíneo del expresidente Zelaya— lo nombró como secretario de Defensa, es decir, que este joven de 33 años comandará a las Fuerzas Armadas de Honduras.

 

Héctor Manuel Zelaya, secretario privado de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, participa de la misa de aniversario del hallazgo de la Virgen de Suyapa en Tegucigalpa, Honduras. Foto CC/. Jorge Cabrera
Héctor Manuel Zelaya, secretario privado de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, participa de la misa de aniversario del hallazgo de la Virgen de Suyapa en Tegucigalpa, Honduras. Foto CC/. Jorge Cabrera

La Constitución de la República de Honduras no prohíbe el nombramiento de José Manuel Zelaya junior, que tiene un tercer grado de afinidad con Xiomara Castro, pues la Constitución solo se opone a los nombramientos de funcionarios hasta el cuarto grado de consanguinidad y el segundo de afinidad de la figura del presidente. En el caso de su hijo Héctor Zelaya, su secretario privado, este puesto no está enmarcado dentro de las secretarías de Estado.

El abogado Joaquín Mejía Rivera, experto en derechos humanos y derecho internacional, no considera, desde el punto de vista jurídico, que exista nepotismo en el gabinete de Xiomara Castro. Asimismo afirma sentirse complacido con algunos nombramientos de profesionales específicos, aunque crítica el poco nombramiento de mujeres. 

Joaquín Mejía dijo a Contracorriente que esperaba más mujeres en la conformación de este gabinete. «Sobre todo uno esperaría que hubiese más mujeres, 50 y 50, no sucedió lo cual es una pena. Sin embargo, creo yo que hay un equilibrio con mucha experiencia y prestigio y gente muy joven, con muchísima capacidad y con gente brillante».

El equipo de funcionarios que acompañará y trabajará junto a Castro está compuesto únicamente por 9 mujeres de un listado de 35 personas.

Honduras recién acaba de salir de la hegemonía de una clase política liderada por una familia: los Hernández. El expresidente Juan Orlando Hernández, catalogado como un autócrata y mencionado como co-conspirador de narcotráfico en varios juicios de EE. UU., colocó a su hermana Hilda Hernández (Q.D.D.G) como ministra de estrategia, un puesto que según él era más simbólico, ya que no manejaba presupuesto, a pesar de esto, ella  fue investigada por la extinta Maccih por liderar redes de corrupción como el caso Hermes

Durante la administración de Hernández su hermano, el exdiputado nacionalista Juan Antonio «Tony» Hernández estuvo protegido hasta que fue condenado a cadena perpetua en EE. UU. por delitos de narcotráfico, en Honduras nunca afrontó la justicia.

Una nota de investigación original de Insight Crime, republicada en Contracorriente, reveló que, según expedientes recolectados por los fiscales estadounidenses, que involucraron a la familia Hernández, el expresidente Juan Orlando Hernández logró acuerdos para no extraditar a algunos criminales a cambio de apoyo financiero para su partido y su familia. 

El sociólogo Juan Pablo Carías establece que existen riesgos que se corren al nombrar familiares en el Gobierno, no porque los que se nombren tengan aspectos éticos a los cuales uno pueda señalar como contrarios a la sana administración, sino por la imagen que se proyecta.

«Aprovechándose de la familiaridad, puede que se abuse del poder y al final no se tengan los buenos resultados que se esperan. Y a un Gobierno le resultará muy difícil, después, tratar de rectificar con el familiar, con el pariente», explica Juan Pablo Carías. 

Aunque los cargos de diputados son de elección popular, es preciso señalar que el secretario del Congreso Nacional, que preside Luis Redondo, es Carlos Zelaya —cuñado de Xiomara Castro y hermano de Mel Zelaya— y, además, en dicho hemiciclo resultó electa como diputada Hortensia Zelaya (hija de la pareja presidencial), más conocida en su entorno político como la «Pichu» .

Recomendamos: Herencia de caudillos: una amenaza para desarrollo democrático en Honduras

Dentro de absolutamente todas las instituciones políticas en Honduras, postular a familiares a cargos de elección popular es un hecho comprobado, aceptado y normalizado. En octubre pasado, a falta de un mes para las elecciones generales de Honduras, ninguno de los candidatos quiso hablar con Contracorriente acerca de sus parientes dentro de la política partidista.

Un gabinete de tres niveles

El director ejecutivo del Centro de Estudios para la Democracia (Cespad), Gustavo Irías, divide el gabinete de Xiomara Castro en tres niveles. En el primer nivel considera que están los profesionales de trayectoria, la gente con experiencia mostrada en la administración pública, con mucha honestidad. Agrega que estas personas están ubicadas en algunas áreas relevantes como finanzas, Banco Central de Honduras (BCH), salud, coordinación general de Gobierno, seguridad y Secretaría para la lucha contra la corrupción.

En un segundo nivel, Gustavo Irías, establece que el gabinete está integrado por un sector constituido por familiares de la pareja presidencial. «Si bien es cierto, visto en términos jurídicos pareciera que no hay conflictos de tipo legal, creo que sí los hay en el tema ético. En parte pues se esperaría que lo que prevalezca es la meritocracia y no otros criterios para seleccionar», dijo.

En el tercer nivel, Gustavo Irías, ubica al núcleo de funcionarios que no tienen mayor experiencia. «Pareciera que carecen de los criterios y deben orientar a la selección de un personaje que puede resultar con un desempeño deficiente», sostuvo el analista, al tiempo que indicó que la administración de Xiomara Castro tiene el desafío de desmontar un modelo autoritario.

Edmundo Orellana, Eduardo Reina, Rebeca Santos, Marcio Sierra, Tomás Vaquero y Fredis Cerrato, quienes ocupan puestos claves en el Gobierno de Xiomara, ocuparon puestos durante el período en 2006-2009, cuando Mel Zelaya era presidente de Honduras. 

Un gabinete de Libre y PSH

El Partido Salvador de Honduras (PSH), fundado por el expresidenciable Salvador Nasralla (designado presidencial de Xiomara Castro), firmó una alianza con Libre en las pasadas elecciones para llevar al poder a Xiomara Castro. A cambio hubo acuerdos importantes, como el otorgar al PSH algunos puestos claves una vez llegaran al Gobierno.

El coordinador del PSH, Pedro Barquero —considerado el artífice de la alianza con Libre— fue nombrado como el secretario de Desarrollo Económico, mientras que el doctor José Manuel Matheu, militante del PSH, fue designado como el secretario de Salud. El pacto entre estas dos fuerzas también contempló la presidencia del Congreso Nacional, pero al ser este otro poder del Estado (con 128 diputados) no se ha podido concretar, ya que —antes del fraccionamiento de la bancada de Libre— juntos, el PSH y Libre, apenas sumaban 60 de los 65 votos que se requieren para nombrar a un diputado del PSH como presidente del Legislativo.

Daniel Esponda, exdirigente sindical y activista de Libre, fue nombrado al frente de la Secretaría de Educación, y apenas iniciando su gestión prometió el retorno de la matrícula gratis y anunció que entraría en fases de diálogo con los maestros para un retorno a clases presenciales.

Algunas críticas no tardaron en llegar, le recordaron al ministro la inexistente vacunación en niños y la colapsada infraestructura en el Valle de Sula de Honduras tras el paso, en noviembre de 2020, de dos huracanes. Honduras es el único país de América Latina que aún no retorna a clases presenciales.

Recomendamos: Honduras iniciará año lectivo en febrero como el más rezagado de América Latina

Los secretarios Esponda y Matheu, así como José Cardona de Sedis, vivieron momentos de tensión esta semana después de que centenares de personas protestaron exigiendo puestos permanentes y denunciando que serán despedidos de la administración pública y sustituidos por activistas de Libre o del PSH. Algo que realmente ocurre en cada cambio de gobierno. 

Pero también hay molestias en algunos simpatizantes de Libre que aseguran no podrán obtener un puesto de trabajo. Un grupo de estos lanzó insultos contra del secretario de Salud, el doctor Matheu, quien además se enzarzó en una pelea con reporteros locales de Tegucigalpa, después de decirles: «No esperen que aquí les demos de comer», durante una conferencia de prensa.

Las frases del doctor Matheu opacaron otras cosas importantes dichas durante su conferencia, como que el presupuesto de Salud ronda los 22,000 millones de lempiras, pero de esa cantidad 10,000 millones de lempiras son destinados a sueldos y salarios. Sus palabras causaron tanto revuelo que el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) emitió un comunicado, condenando las declaraciones del nuevo ministro de salud.

Cabe señalar que, en la administración anterior, el Ministerio Público descubrió que Casa Presidencial desfalcó más de 122 millones de lempiras en el pago a más de 70 periodistas, boletos de avión, transporte de activistas a eventos de gobierno, alquiler de vehículos blindados y otros beneficios personales.

Funcionarios de confianza de Xiomara

Otros nombramientos destacables del Gobierno de Xiomara Castro son los militantes de Libre, el del exmagistrado del Tribunal de Justicia Electoral (TJE), Eduardo Enrique Reina, quien tuvo que renunciar a su cargo para ser nombrado como Canciller de la República; Rixi Moncada, extitular del Consejo Nacional Electoral (CNE), hizo lo mismo y fue nombrada como la secretaria en Finanzas. Por otro lado, Rebeca Santos, nombrada como la titular del Banco Central de Honduras (BCH).

Por su parte, el general Ramón Sabillón, exiliado en la administración de Hernández por capturar a líderes de un cartel de narcotráfico, fue nombrado como el secretario de Seguridad. Una fuente que pidió proteger su identidad dijo a este medio que de Sabillón «ellos conocen solo la gloria no la historia», aduciendo que el general estuvo por muchos años al frente de la Policía de Fronteras cuando Armando Calidonio era el viceministro de seguridad y algunos carteles del narcotráfico del norte del país iban surgiendo sin que este los detuviera. Sabillón ha sido polémico por su exilio tras la captura del cartel de los Valle Valle, pero regresó pocos días tras las elecciones que dieron el triunfo a Xiomara Castro para ofrecerse como funcionario en el nuevo gobierno. 

Por otro lado, el doctor Luter Castillo, con una especialización en la Universidad de Harvard, fue nombrado en la secretaría de Ciencia y Tecnología. El sociólogo Julio Navarro fue nombrado en Gestión por Resultados, mientras que su colega, Eugenio Sosa, fue designado para formar parte del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El sociólogo Juan Pablo Carías establece que en el gabinete hay personas con muy alta calificación, experiencia y con una tradición ejemplarizante, pero hay otros que no cuentan con experiencia. «Seguramente sea su primer trabajo en su vida. Y uno espera que sea nombrado en un puesto tan importante una persona que haya tenido alguna experiencia laboral», sostiene Juan Pablo Carías.

¿Un gabinete más amplio o funciones duplicadas?

Al consultar si el gabinete se hizo más grande, el economista Efraín Díaz le explica a Contracorriente que lo que pasa es que existen, por un lado, secretarías de Estado, pero que además hay una combinación de otras que lucen como secretarías de Estado, pero funcionan como asesorías en campos específicos.

«Algunas todavía no hay una decisión, por ejemplo, la de Ciencia y Tecnología no sé si eventualmente se convertirá en una secretaría de Estado o tendrá el nivel ministerial sin tener que ser una secretaría de Estado», se cuestiona Efraín Díaz.

El sociólogo Juan Pablo Carías ve esto desde otra óptica. Afirma que hay nombramientos en funciones que aparecen duplicados, con las mismas funciones que ya cumplen las secretarías: «No veo la razón cómo se puede nombrar a un ministro asesor en equis materia cuando es una secretaría la responsable constitucionalmente de dirigir y administrar la política pública en el área correspondiente».

Con amplias expectativas y un Congreso en crisis, la administración de Xiomara Castro busca lograr en sus primeros cien días logros que indiquen un cambio en comparación con el legado corrupto que dejó la administración de doce años de Juan Orlando Hernández. 

 

  • Publicaciones
Sobre
Abogado y periodista. Sus estudios los ha realizado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (UNAH-VS). Ha trabajado en radio, prensa escrita, periodismo web e investigativo. Ha colaborado con organizaciones defensoras del ambiente y en investigaciones sobre desplazamiento forzado por razones de violencia ligada al narcotráfico.
Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.