Balance de elecciones primarias: Alianzas, denuncias de fraude y un Partido Nacional unido

Texto: Leonardo Aguilar y Lizz Mejía

Fotografías: Martín Cálix y Deiby Yánes

 

Han pasado dos semanas desde los comicios electorales y aún no hay resultados oficiales, aunque el pleno del Consejo Nacional Electoral decidió realizar un escrutinio definitivo. El Partido Liberal y Libre salen debilitados del proceso, pues hubo rupturas internas importantes. El Partido Nacional, en cambio, seriamente cuestionado por asuntos de corrupción y narcotráfico, se mostró unido.

El pasado 14 de marzo se realizaron las elecciones primarias en Honduras. Desde entonces se han presentado más de un centenar de impugnaciones por supuestos actos irregulares registrados en las mesas receptoras de votos. El descontento ha sido mayor en los partidos opositores Libertad y Refundación (Libre) y el Partido Liberal. El Partido Nacional, la institución política que llegaba con apenas dos corrientes internas,  ha mostrado unidad. 

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva —precandidato nacionalista—, reconoció los resultados preliminares y felicitó a su contrincante Nasry “Tito” Asfura, el alcalde de Tegucigalpa, quien se perfila como uno de los posibles sucesores de Juan Orlando Hernández. En cambio, en los partidos Liberal y Libre, las corrientes perdedoras han denunciado fraudes y han anunciado la creación de una nueva alianza para buscar el poder en las próximas elecciones generales. 

La noche del 25 de marzo, los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) juramentaron a los miembros de la mesa de verificación por conteo público. Este equipo de trabajo, asignado por el CNE, se dividió en tres grupos, uno por cada partido político, y fueron capacitados para identificar actas fraudulentas, votos nulos y votos válidos, con la intención de disipar las dudas y dar resultados oficiales, eliminando los datos inflados o fraudulentos. 

Un día antes, el 24 de marzo, el organismo electoral había emitido un comunicado en donde reconocía que habían abierto y escaneado el 100 % de las actas recibidas de los centros de votación de todo el país y, sorprendentemente, anunciaron que, hasta ese día, el 17.8 % del total de las actas recibidas presentaban irregularidades. Por lo tanto, los datos divulgados hasta ese momento se basaban únicamente en el 82.2 % de las actas escaneadas y transcritas.

El artículo 202 de la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, numeral ocho, indica que será causa de nulidad en las elecciones y en su declaratoria “si existe fraude en la suma de votos y (si) éste incide en el resultado de la elección”. 

En ese sentido, el expresidente del desaparecido Tribunal Supremo Electoral (TSE), Enrique Ortez Sequeira, manifestó que no es posible que en el país existan más votos que votantes y, a su juicio, eso es evidencia suficiente para declarar nulo el proceso. “Eso se repite en 18 mil actas de los diferentes partidos políticos, pues obviamente hay que decretar la nulidad tal como lo dice la ley”, dijo Sequeira, según recoge el sitio Proceso Digital.

En Honduras nunca se ha podido aprobar la ciudadanización de los espacios electorales, lo que provoca que las Mesas Electorales Receptoras (MERs) sean manejadas y controladas por militantes de los partidos políticos mayoritarios. Esa situación provoca que, en múltiples ocasiones, se denuncien fraudes en el llenado de las actas, que son los documentos que reflejan la cantidad total de los votos recibidos en una MER.

En las bodegas del Consejo Nacional Electoral (CNE) ubicadas en el INFOP, dos trabajadores del CNE aseguran las urnas correspondientes a la elección interna del Partido Libre. Tegucigalpa, 25 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

La consejera Rixi Moncada, representante de Libre, dijo a medios de comunicación que «fueron los miembros de las MERs de los partidos políticos los culpables de los votos blancos. Vamos a cumplir con la ley y vamos a sacar cada acta, cada libreta, y cada voto. Vamos a anular todo exceso de voto que no corresponda a los parámetros de la carga electoral». 

Moncada agregó que las firmas en las actas pertenecen a los representantes de cada una de las corrientes que participaron en la contienda electoral, por tanto, el CNE no es responsable de las actas infladas, sino, las instituciones políticas. 

En sus declaraciones, la consejera recordó que esa era una de las razones por las que se propuso que las credenciales llevaran el nombre y el número de identidad de cada uno de los representantes y así evitar la venta de credenciales entre las distintas corrientes de los partidos. 

Pero las impugnaciones no han parado. Hasta el pasado jueves, el CNE tenía 147 solicitudes para impugnar resultados, 34 correspondientes al Partido Liberal, 38 al Partido Nacional y 75 al partido Libre, según datos proporcionados por el consejero suplente Germán Lobo a El Heraldo.

Durante este escrutinio, los comisionados y otro personal del Instituto para el Acceso a la Información Pública (IAIP) han estado visitando las instalaciones del almacén tecnológico, ubicado en el Instituto de Formación Profesional (Infop), para llevar a cabo el proceso de veeduría. En días anteriores, la comisionada Ivonne Ardón denunció que el CNE no había autorizado el acceso al área del destuce de maletas electorales ni permitió el ingreso a los centros de cómputo. Más de una semana después de las elecciones, las autoridades competentes dieron acceso al IAIP. 

La página del CNE muestra datos de actas procesadas y por procesar, además de los votos válidos, nulos y blancos por cada partido político. 

En cuanto al procesamiento de actas, el Partido Nacional lleva una ventaja, pues se ha procesado cerca del 90% de las actas que fueron enviadas desde las MERs después del proceso electoral. Por su parte, Libre está a la espera de la digitalización de 1 664 actas que representan un 20.90% del total, mientras que del Partido Liberal se han procesado 6 896 actas de las 7 960, un 86.63%.

Susana Li, asistente de dirección de estrategias y sistemas del CNE, durante una capacitación a jóvenes que participarán en el proceso de verificación de datos del proceso electoral interno del pasado 14 de marzo. Tegucigalpa, 25 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

Estos datos demuestran el apoyo que tiene el partido de la estrella solitaria, pero también deja ver que para más de 150 000 nacionalistas, ninguno de los  candidatos es una opción para representar al partido en el proceso electoral general que se llevará a cabo en noviembre de 2021. 

El Partido Libertad y Refundación acumula 423 968 marcas válidas entre los 4 precandidatos presidenciales y 36 174 votos inválidos, entre nulos y blancos, para un total de 461, 142 electores. Esto deja al Partido Libre como la tercera fuerza política en el país.  

Los resultados en Partido Liberal, en el que son tres los precandidatos presidenciales, señalan que 674 996 hondureños acudieron a las urnas y el 5.2% de los electores no hicieron una marca válida y el 7.47% no marcó la papeleta, sumando un total de 85 513 de votos no válidos.

Al hacer una comparación entre el proceso electoral primario de 2017 y el actual, hay una disminución de electores, pues, según datos brindados por el ya desaparecido Tribunal Superior Electoral (TSE), 1 378 770 ciudadanos se enfilaron en las urnas del Partido Nacional y 700 861 hondureños ejercieron el sufragio en las urnas del Partido Liberal. Por su parte, el Partido Libre se mantiene, ya que en las elecciones primarias anteriores, acumuló 461, 825 marcas.

En cuanto al reconteo de actas, un empleado del CNE que pidió anonimato, comentó a Contracorriente que entre los 3 partidos políticos hay un total de 8 000 actas con inconsistencias y se espera que antes de finales de marzo se tengan las cifras oficiales de este proceso electoral. 

Centro de Cómputo del Consejo Nacional Electoral en un hotel de Tegucigalpa. 17 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

En estas elecciones primarias hubo un enorme vacío legal. Debutaron los órganos electorales CNE y Tribunal de Justicia Electoral (TJE), pero estos no figuran en la Ley Electoral vigente. El Congreso Nacional no ha podido aprobar un dictamen para la creación de una nueva ley, lo que genera preocupación en diversos sectores sociales teniendo en cuenta que en noviembre próximo serán las elecciones generales. Además no se contrató un sistema de transmisión de resultados lo que generó incertidumbre. Finalmente, se realizó un costoso censo nacional electoral que excluyó a miles de jóvenes.

LEA: Improvisación y silencio del Consejo Electoral avizora crisis en elecciones

Luis Daniel León del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria, (NIMD), aseguró que la población hondureña estaba al tanto de que en este proceso electoral no habría transmisión de datos preliminares, porque aunque estas prácticas calmaban la ansiedad de la población y los ciudadanos que aspiran a un cargo de elección popular, no siempre eran los acertados. 

León agregó que la ley electoral vigente respalda al CNE para dar resultados oficiales hasta dentro de 30 días después de las elecciones, es decir, el 14 de abril es el último día que las autoridades electorales tienen para comunicar los datos oficiales del proceso electoral desarrollado el 13 de marzo.

La primera conferencia de prensa realizada por el Consejo Nacional Electoral se realizó dos después del proceso electoral interno, esto ha generado especulaciones sobre la validez de las elecciones internas de los partidos políticos que participaron en ellas. Tegucigalpa, 16 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

Violencia política en Libre

 

Una batalla se libró al interior del partido Libre, que llegaba con nueve corrientes internas. Hubo denuncias de fraude en distintos puntos del país, específicamente relacionadas con inflar votos, usurpación de identidades y manipulación de las actas. En algunos lugares del país hubo denuncias e impugnaciones por presuntos actos violentos.

A nivel presidencial los resultados los encabeza Xiomara Castro de Zelaya con 332,158 votos, quien fue apoyada por seis corrientes internas; el doctor Nelson Ávila tiene 51,852, Carlos Reina, 20,985 y Wilfredo Méndez aparece con 18,973.

Los precandidatos Nelson Ávila y Wilfredo Méndez, que entre ambos acumulan 70,825 votos,  le dieron la espalda a su partido luego de los comicios primarios y anunciaron una alianza con el sector que salió desfavorecido del Partido Liberal y con el político Salvador Nasralla.

Lucky Medina Estrada, quien figura como designado presidencial de la precandidata Xiomara Castro de Zelaya aseguró que este «partido socialista, lucha también contra los vicios personalistas y cualquiera que se infle votos debe rectificar en los resultados. Esto se hace en dos pasos, primero las impugnaciones y luego verificación del CNE. Que la militancia llame a impugnar, también es señal de la conciencia de respeto que saben que merecen sus votos». 

La diputada de Libre Olivia Zúniga, hija de la ambientalista hondureña asesinada Bérta Cáceres, manifestó a Contracorriente que después de este proceso electoral primario, la oposición no sale, lamentablemente, más fortalecida, sino que sale debilitada y con un proceso de desgaste que es natural hasta cierto punto. 

«Debemos tener claro, y a pesar de que yo misma he sido víctima de fraude, que es necesario que todo los líderes del país hagamos un llamado a la unidad y que no perdamos el enfoque y camino de la demanda del pueblo hondureño, que nos pide unidad, que nos pide una gran alianza de oposición y para los que creemos en un sistema democrático este debe de ser encabezado por Xiomara Castro, porque ella ha demostrado que es la lideresa con más votos de todos los partidos de oposición de este país», dice Olivia, quien asegura sentirse representada por la ex primera dama.

En Intibucá, zona occidente de Honduras, se denunciaron supuestos actos violentos en el interior de las mesas receptoras de votos de Libre.  Este departamento aporta tres diputados al Congreso Nacional.

En el nivel de diputados de Libre, Lenin Laínez —actual suplente de Olivia Zúniga— resultó en el primer lugar; en segundo lugar figura el diputado Mario Portillo y en tercer lugar la congresista Zúniga.

Zúniga revela que hubo personas de Libre que iban a votar en la mañana y volvían a hacerlo en la tarde. Además señaló que militantes de Libre, en muchos municipios de Intibucá, iban primero a votar a las urnas del Partido Nacional, en donde no les marcaban el dedo y luego se iban a meter a las urnas del partido Libre a votar por su actual suplente. «En lugares o municipios como Camasca que antes no arrojaban más de 300 votos para el partido Libre, hoy resulta que tiene el doble que el partido Nacional, en un departamento altamente conservador y altamente nacionalista».

La diputada de Libre por Intibucá revela algo mucho más grave: una serie de hechos violentos registrados en las mesas electorales, mismos que fueron impugnados. Olivia manifestó que se usó la intimidación mediante amenazas para inflar votos. «El candidato a vicealcalde del POR, que iba con el compañero mío que salió en primer lugar, fue a coaccionar con pistola en mano y armado con un grupo de gente a miembros de las MERs que representaban al movimiento al cual yo pertenezco y prácticamente le dictaron cómo tenía que ir el acta, eso quiere decir que no se hizo un proceso de votación limpio».

La diputada establece que está consciente que en el Partido Nacional están altamente preocupados y que a estas alturas saben que no llegarán al poder, por lo que están buscando cómo controlar el Congreso Nacional. 

«Sabemos que ellos le apuestan al Congreso Nacional y por eso pretenden eliminar a los diputados de la verdadera oposición de este país desde un proceso electoral primario. Sabemos que han invertido plata en el departamento de Intibucá, no solo invirtieron dinero en el Partido Nacional para sacar a las personas que ellos querían favorecer, sino que invirtieron dinero en el Partido Liberal y también lo hicieron en el partido Libre. Eso no es nada descabellado, tenemos pruebas de esa situación de que hay financiamiento del Partido Nacional a través de Nelson Márquez y en los tres partidos políticos en Intibucá. Lógicamente ellos quieren que los tres diputados que salgan de Intibucá sean del Partido Nacional o aspiran a que el tercer diputado, que es al que ellos no pueden eliminar, por lo menos sea un liberal o una persona afín a sus intereses».

El escritor hondureño Julio Escoto, quien forma parte del tribunal de honor de Libre, manifestó que han escuchado algunas quejas de falsificación y manipulación de actas y de votos, dentro de las mesas electorales de los tres partidos participantes, sobre todo de algunos datos inexactos porque aparecen más votos de los que la mesa podía recibir, que por supuesto, son signos de fraude.

Escoto comenta que en el caso específico de Libre hay dos situaciones bien delicadas. «Una es el caso de fraude. Se inflaron algunas mesas. Algunos compañeros están siguiendo los pasos correctos que es presentar su demanda y su denuncia ante el Tribunal Electoral. Antes esto correspondía a los tribunales de honor de cada partido, pero ahora ya existiendo una instancia oficial jurídica para dirimir esos temas tiene que ser presentado al Tribunal de Justicia Electoral (TJE) y después eso pasa al tribunal de honor del partido, para sancionar a quien rompió las reglas y principios éticos», explica.

La segunda queja es la más delicada, dice Escoto, y fue interpuesta por el precandidato presidencial de Libre, Wilfredo Méndez, quien no obtuvo resultados favorables en las primarias. «Sus bajos resultados lo orillaron a presentar acusaciones en contra del coordinador general (el expresidente Manuel Zelaya Rosales 2006-2009) y de otros miembros del partido, que incluirían incluso a doña Xiomara Castro. La acusación indica que se han aliado con Yani Rosenthal y Juan Orlando para realizar todo un complot y ocultamiento y manipulación de las elecciones. De esa no hay pruebas».

Escoto explica que los tribunales de honor pueden sancionar, llamar la atención públicamente e indicar que ha habido un mal comportamiento que rompe las reglas dentro del partido; también pueden hacer un desconocimiento de esa persona y, por último, están facultados para la expulsión. «Pero tratamos de no utilizar ese último castigo, porque el objetivo no es culpar a nadie para que los demás no lo cometan».

Dos días después de las elecciones primarias, María Luisa Borjas, quien buscaba ser la coordinadora general de Libre, se declaró ganadora. En una comparecencia ante los medios de comunicación, Borjas acusó al expresidente Zelaya de querer apropiarse de la coordinación nacional de Libre. «Pero yo voy a defender el triunfo aquí y en instancias internacionales», sostuvo Borjas.

En cuanto a los reclamos de María Luisa Borjas, Lucky Medina comenta que esta fue ganada ampliamente por el expresidente José Manuel Zelaya Rosales con el 87 %, según conteos iniciales de las 8 corrientes que respaldaban la candidatura. También agregó que «hay que revisar la información que el equipo de campaña le ha dado a la comisionada Borjas, y esperar el resultado final». 

Partido Nacional busca sacar ventaja 

 

A nivel presidencial, los resultados electorales en el Partido Nacional dan como virtual ganador al edil capitalino Juan Nasry “Tito” Asfura. En el portal del CNE se han procesado 6 718 actas que representan el 84.40% del total de las actas. El 70.16% de las marcas son para Asfura, representando 559 469 votos, mientras el actual presidente del Congreso Nacional, el doctor Mauricio Oliva, tiene 237 898 marcas. 

En su cuenta de Twitter, Mauricio Oliva reconoció su derrota al afirmar que los resultados no lo favorecen y muestran una tendencia irreversible. “Respetuoso de la institucionalidad, acepto los mismos y quedo atento de los demás niveles electivos prestos a defender las posiciones logradas por nuestros candidatos”, apuntó.

Pero las cosas no están tan fáciles para el virtual candidato nacionalista «Tito» Asfura. El juzgado de privación de dominio de Honduras ordenó el pasado miércoles el aseguramiento de bienes del alcalde de Tegucigalpa. 

El 16 de febrero la Corte de Apelaciones admitió una solicitud de antejuicio contra «Tito» Asfura. Según los investigadores, por malversación de 28 millones de lempiras. Aún se espera que el Ministerio Público de Honduras realice un requerimiento fiscal para seguir con el proceso.

Los analistas políticos Raúl Pineda y Josué Murillo son del criterio que, ante los juicios y acusaciones por narcotráfico que se desprenden de Estados Unidos, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, podría propiciar inhabilitar al candidato ganador y presentarse él como candidato para las elecciones generales, para de esa forma evitar una posible solicitud de extradición. 

Una investigación de Contracorriente revela que, de acuerdo con información del caso, el alcalde utilizó fondos de la alcaldía para cubrir operaciones de empresas y hacer transferencias de dinero a sus hijas en Estados Unidos.

Para la diputada Olivia Zúniga, el Partido Nacional demostró una gran capacidad logística y una enorme experiencia en el fraude. «El Partido Nacional volvería a derrotar a la oposición porque no hemos podido revertir esa correlación de fuerzas que hay entre ellos y porque ostentan el poder y poseen los recursos del pueblo. Además están financiados por el narcotráfico. Entonces en Intibucá lo que queda demostrado es que la estructura del Partido Nacional queda totalmente intacta, y me atrevería a decir que hasta están bastante fortalecidos porque salen como los diputados más votados, lo cual es a través del fraude lógicamente».

Olivia manifiesta que, en los primeros tres lugares del Partido Nacional, en el departamento de Intibucá, aparecen el ministro Nelson Márquez que, según Olivia, es un hombre que está detrás de múltiples violaciones de derechos humanos en Intibucá, involucrado en persecución, criminalización y atentados en contra de líderes de la oposición en ese departamento. Además asegura que es el vocero de Juan Orlando Hernández en esa zona, que ya ostentó el cargo de diputado, y que actualmente funge como ministro de IDECOAS. «En segundo lugar aparece el diputado Elden Vásquez, quien es uno de los diputados señalados como uno de los más corruptos de nuestro país el cual está vinculado al caso Pandora, y Jesús Mejía aparece en tercer lugar, vinculado a la quiebra de la ENEE».

Márquez es visto como un hombre de mucho poder en el occidente de Honduras y, además, como el sucesor de los caudillos políticos del departamento de Intibucá. En una entrevista, diario La Tribuna establece que «el “indio” Márquez se perfila como el sucesor de los caudillos políticos intibucanos del pasado: Desde Ferrera en los años 30, hasta Óscar Mejía Arellano en los 80. Y de ahí a los Del Cid, Bueso Peñalba, Gámez, Rivas Vargas y los Vásquez, todos ellos, con una huella social, pero no lo suficiente para ponerle fin a la exclusión histórica al departamento con mayor identidad nacional».

Una aula de la Escuela Rafael Pineda Ponce de la Colonia 3 de Mayo de Comayagüela que contiene las MER 3683 y 3684 recibe una multitud de simpatizantes del Partido Nacional. La Colonia 3 de Mayo es conocida como «el cañón azul» por su tradición nacionalista. Comayagüela, 14 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

El presidente del Colegio de Abogados de Honduras, Fredis Cerrato, dijo a Contracorriente que el proceso electoral primario está en tela de juicio en vista de que en todos los partidos ha habido, sobre todo en el Partido Liberal, una gran confrontación en donde no se aceptan los resultados y en donde se está señalando que hay actas alteradas. «Igual sucede en el partido Libre».

Cerrato piensa que el Partido Nacional ha sido estratégico en las elecciones internas y primarias, porque saben que penden de un hilo por el debilitamiento registrado en los últimos años.

Cerrato cree que la solución a todo este problema de la alteración de las actas viene a ser que el Ministerio Público, de una vez por todas, actúe en los actos de ilegalidad que se dan en el país. Agrega que el CNE debe poner a disposición para que se haga una verificación de las actas. «Deben establecerse cuáles son las actas que están alteradas y ahí mismo aparece el nombre, número de identidad y la firma de los ciudadanos que estuvieron como responsables de esas mesas electorales y a ellos se les debe judicializar y se le debe deducir la responsabilidad por los actos y delitos electorales. Si usted quiere frenar los actos irregulares de las mesas, castigue a los infractores de la ley y verá usted que en el futuro no habrá gente dispuesta a adulterar los datos en las mesas. Así de sencillo», afirma.

El presidente del CAH afirma que el CNE viene a ser lo mismo que el desaparecido Tribunal Supremo Electoral (TSE), porque este está manejado por políticos y, porque a su juicio, es una institución a la que ni siquiera le pudieron aprobar a tiempo el presupuesto en el Congreso Nacional, lo que impidió a los consejeros poder actuar oportunamente.

«Por otro lado está el Registro Nacional de las Personas en donde se han cometido actos ilegales, en primer lugar, porque le cambiaron el domicilio a un montón de gente, cuando el ciudadano es el que puede determinar dónde desea ejercer el sufragio y de oficio no le pueden cambiar eso. Lo cual hicieron al omitir uno de los campos o caracteres a la hora de enrolarlos, ya que no les preguntaron dónde deseaban votar. Y lo más grave es que estableciendo la Constitución que todo ciudadano debe portar la tarjeta de identidad, y ejercer acciones electorales cuando llega a los 18 años, no les entregaron la tarjeta de identidad y con eso privaron a miles de jóvenes que no pudieran ejercer el sufragio, lo cual es constitutivo de abuso de los deberes y abuso de autoridad y hasta constitutivo de prevaricato administrativo por parte de este triunviro que maneja el Registro Nacional de las Personas».

LEA: Las irregularidades en el costoso Censo Nacional Electoral

El analista Leonardo Pineda, director de la organización juvenil Jusive, dice a Contracorriente que es notable que en el Partido Nacional están quedando como candidatos personas cercanas a Juan Orlando Hernández, los de más confianza y que pueden servir a sus intereses más adelante. «Usted ve ahí al diputado David Chávez Madison (virtual candidato a la alcaldía de Tegucigalpa), del círculo familiar de Juan Orlando Hernández, esposo de Loty García, hermana de la primera dama Ana García, perteneciente al círculo íntimo. Así como este hay otros del círculo personal del presidente que están quedando como candidatos».

Pineda agrega que en estas internas se está buscando un Congreso que esté a favor de ese grupo de poder. «En dos años tenemos que volver a elegir Corte Suprema de Justicia, Fiscal General, Tribunal Superior de Cuentas y todos los órganos contralores del Estado».

El activista social añade que en San Pedro Sula sucedió otro fenómeno, en donde los diputados del Partido Nacional que están mencionados en las Cortes de Nueva York, pasaron a los séptimos o sextos lugares y eso indica que es muy probable que en las elecciones generales, no van a ganar. «Implica más o menos que de pronto puede ocurrir una purga, un reemplazo de candidatos y de caras nuevas. Caras más leales a Juan Orlando Hernández. Casos como el de Reynaldo Ekónomo que pasó a la posición 6 o 7, Welsy Vásquez ya no está saliendo en una posición privilegiada. Ricardo Álvarez que muchas veces confrontó a Juan Orlando al interior del partido está saliendo en la última posición en Francisco Morazán».

A medida avanzan los procesos de digitalización y reconteo de material electoral, las posiciones de los candidatos a diputados van cambiando. En Francisco Morazán, ningún candidato del doctor Mauricio Oliva estará en las elecciones de noviembre, pues el movimiento de Asfura logró colocar a sus 23 diputados en los primeros lugares a nivel de partido.

En cuanto a las alcaldías, Leonardo Pineda cree que el actual alcalde nacionalista de San Pedro Sula, Armando Calidonio, ha contado con una estructura gigantesca en donde va a ser muy difícil competirle. Sin embargo, reconoce que dentro de Libre está la candidatura del abogado Omar Menjívar que puede tener amplias posibilidades para vencer a Calidonio si logra algún par de alianzas más. «Es un muy buen candidato. Tiene mucho margen de ventaja en relación con otros candidatos en San Pedro Sula y está encontrando simpatías en algunos sectores de la ciudad en donde el voto es más razonado que en otros sectores».

Pineda manifiesta que en las ciudades de Choloma, Villanueva y El Progreso, los feudos del Partido Liberal se mantienen. Y que continúan algunos caudillos como Antonio “Toñito” Rivera -regidor liberal sampedrano por el partido Libre- buscando continuar en el poder. «El caso de Toñito es interesante. Sabemos que siempre ha querido ser regidor y aparentemente lo va a conseguir». 

 

El caso Yani Rosenthal y la nueva alianza 

 

Los resultados en el nivel electivo presidencial en el Partido Liberal dan a Yani Rosenthal Hidalgo como el ganador de la contienda, con 262 708 votos que equivalen al 49.04% de la carga electoral del partido. Le sigue Luis Zelaya, quien hasta ahora tiene el 34.95% de las marcas y Darío Banegas obtuvo el 16.01%. Cabe señalar que falta procesar 1 979 actas, un 24.86% del total de actas. 

La abogada Gloria Milián, exregidora sampedrana por el Partido Anticorrupción (PAC), que anteriormente estuvo muy de cerca del ex presidenciable Salvador Nasralla y que actualmente es precandidata a diputada por el movimiento de Yani Rosenthal, aseguró a Contracorriente que el proceso electoral debe mejorar su institucionalidad porque hasta ahora no ha dado los resultados esperados. 

«Soy candidata del movimiento yanista. Es una experiencia nueva. Por primera vez fui precandidata a diputada, porque yo fui regidora antes pero no participé en internas porque fui directamente a las generales. Yo creo que esto es buena la experiencia en las internas, a mí me sirvió para ver el panorama de lo que se espera para las elecciones generales y ver las deficiencias, las ventajas y desventajas. El movimiento yanista se organizó», afirma.

 LEA: Toñito Rivera, ¿opositor o aliado de Calidonio?

“Toñito” Rivera, regidor actual de Libre, quien regresó recientemente a las filas del Partido Liberal al postularse como precandidato a alcalde de San Pedro Sula por el movimiento del candidato Darío Banegas, después de ver el abultado margen de cómo Yani derrotó a sus contrincantes, renunció a su movimiento y se unió al movimiento yanista.

La tarde del miércoles 24 de marzo, Luis Zelaya, Nelson Ávila, Wilfredo Méndez y Salvador Nasralla oficializaron la creación de una alianza entre los movimientos del Partido Liberal y el Partido Libre. Estos políticos aprovecharon la comparecencia para hacer denuncias de fraude electoral ocurrido en el proceso del domingo 14 de marzo. 

Nelson Ávila, precandidato presidencial por el Partido Libre, aseguró que en Honduras se vive una república sin Estado de derecho y se debe pensar en una alianza más allá de los colores y pensar en el país. 

Por su parte, Luis Zelaya expresó que «esta es la lucha que estamos haciendo por nuestro país, por los 9 millones de hondureños que no nos da vergüenza presentar nuestro pasaporte al mundo». También agregó que su objetivo no es ocupar un cargo de elección popular, sino la democracia del país, razón por la que se unieron en una alianza de honestos.

Yani Rosenthal, precandidato a la presidencia por el Partido Liberal, muestra su voto por los 20 precandidatos a diputados de su movimiento por el departamento de Cortés. San Pedro Sula, 14 de marzo de 2021. Foto: Deiby Yanes.

Yani Rosenthal Oliva, virtual candidato presidencial por el Partido Liberal se pronunció después de la presentación de esta nueva alianza. «Lo que se conformó fue una alianza de perdedores, por lo que nunca llegarán al poder», expresó Rosenthal, quien también agregó que él y sus simpatizantes harán una alianza distinta, con el pueblo hondureño y no con partidos o políticos en específico.

«El pueblo hondureño quiere candidatos que puedan ganar una elección y que puedan sacar al Partido Nacional, no quiere candidatos que han demostrado que son perdedores, quiere candidatos que ganamos, entonces vamos a hacer una alianza de ganadores para el pueblo de Honduras», expresó.

Rosenthal también se refirió al reconteo de actas, diciendo que no tiene miedo de la revisión de actas y papeletas porque está seguro de ser el ganador de la contienda primarias. «No tenemos problemas en que se revisen las actas una por una, que lo hagan con transparencia y que el Consejo Nacional Electoral (CNE) demuestre que el ganador es su servidor, que el presidente electo del Partido Liberal es su servidor».

Por su parte, Leonardo Pineda dice a Contracorriente que la alianza entre Libre y una parte del Partido Liberal es positiva. «Obviamente el estatus quo como el Partido Nacional, yanistas y el lado más recalcitrante de Libre que apoya a Manuel Zelaya a ojos cerrados. Pero no descarto que más adelante se pueda sumar Libre también, no lo descarto, quizá no en un papel preponderante. Pero ya Mel Zelaya hizo una medición con lo que dijo Barahona, de unirse a Yani, al parecer las bases de Libre no están de acuerdo. Eso le restaría un montón a Libre si se llegara a unir a Yani Rosenthal».

La ley electoral vigente respalda las decisiones del pleno del CNE, pero esto no detiene a aquellos políticos que participaron en la contienda y ahora se declaran ganadores o víctimas de fraude, mucho menos a aquellos que aún sin tener resultados oficiales ya están creando alianzas para participar en los comicios generales a celebrarse en el mes de noviembre.

  • Publicaciones
Sobre
Abogado y periodista. Sus estudios los ha realizado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (UNAH-VS). Ha trabajado en radio, prensa escrita, periodismo web e investigativo. Ha colaborado con organizaciones defensoras del ambiente y en investigaciones sobre desplazamiento forzado por razones de violencia ligada al narcotráfico.
Total Posts: 8
Fotógrafo
Total Posts: 75

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.