Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

Así va la «reapertura inteligente» del gobierno hondureño

El gobierno ha llamado a un proceso de «reapertura inteligente», según Juan Orlando Hernández. En lugares como Comayagüela —la ciudad gemela de Tegucigalpa—, muchas zonas no se han detenido pese al llamado a quedarse en casa por el riesgo inminente de contagio por la COVID-19. Los casos a la noche de este 8 de junio, suman los seis mil cuatrocientos cincuenta (confirmados por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo) y los hospitales de mayor atención a la pandemia están en su máxima capacidad.  En un comunicado reciente, el Colegio Médico de Honduras exponía que ahora mismo no es el mejor momento para priorizar la reapertura económica, ya que entramos a fase cinco de la pandemia. 

Según el plan de reactivación económica desarrollado por el gobierno de la república, el país se encuentra en la semana uno, es decir, que ahora mismo se espera que el veinte por ciento de la población laboral de cada empresa se vaya incorporando, tomando las medidas de bioseguridad que esto conlleva.

Junio parece ser un mes vital en el desarrollo de la curva de infección, según el gráfico de proyección de desarrollo de la COVID-19 en el país, elaborado por la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Según este estudio, se espera que entre el 8 y el 18 de junio se alcance el pico más alto de infección del virus.

En los mercados de Comayagüela, la relación con la cuarentena y la epidemia es distinta. Hay negocios que nunca cerraron, otros que lo hicieron de forma parcial evadiendo a la Policía Nacional, que patrullaba los mercados para cerrar los negocios que irrespetaban el toque de queda. Este estira y encoge entre autoridades y comerciantes tocó su punto de inflexión el pasado 24 de abril, cuando un incendio destruyó los bienes de los locatarios del Mercado Colón en la quinta avenida de la ciudad. Ahora, denuncian varios de estos locatarios de forma anónima, que la ayuda sigue sin llegar, y que pasó de ser de diez mil lempiras mensuales a trescientos lempiras semanales, pero que nadie ha visto un lempira del apoyo prometido.

Los mercados de Comayagüela lucen abarrotados en el segundo día de lo que el gobierno hondureño ha llamado «reapertura inteligente», 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Un hombre carga un saco en sus espaldas y una bolsa en su mano derecha, luego de abastecerse en los mercados de Comayagüela, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Dos vendedores acomodan su mercadería en el mercado de la quinta avenida en Comayaguela, durante el segundo día de reapertura de la economía nacional, tras la cuarentena declarada por el gobierno hondureño en el mes de marzo, como un intento por contener la expansión de la COVID-19, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Un guardia de seguridad toma la temperatura en la entrada del mercado Zonal Belén, de Comayagüela, donde por orden del subcomisionado de policía, Madrid, está prohibido el ingreso de la prensa, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Una mujer compra verduras en los mercados de Comayagüela, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Un albañil hace trabajos de reparación dentro de un local en el mercado Quinta Avenida de Comayagüela, luego de que el pasado 24 de abril un incendio destruyera los locales del Mercado Colón, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Óscar posa entre las ruinas de su local que fue víctima del incendio del 24 de abril en el Mercado Colón de Comayagüela. Este comerciante de ropa y zapatos asegura que sufrió pérdidas de al menos dos millones de lempiras, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

En medio de las obras de reconstrucción del mercado Colón y Quinta Avenida de Comayagüela, André de cuarenta y dos años, un pintor que lleva nueve años vendiendo pinturas en su pequeña galería de arte, se sienta a pintar la bandera de Jamaica como encargo para un cliente, los trescientos lempiras que le pagarán por esta pintura será lo único que este día haga para comer, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Un trabajador de las obras de reconstrucción del Mercado Colón carga en sus espaldas varias piezas de madera. Comayaguela, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Karen y David son vendedores de refrescos naturales en los mercados de Comayagüela, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Un vendedor de pescado acomoda el producto en exposición, esta pescadería es de los pocos negocios que no ha cerrado durante toda la cuarentena en el Mercado San Isidro de Comayagüela, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

En las afueras del Mercado San Isidro, un puesto ambulante de especias y recados, Comayagüela, 9 de junio de 2020. Foto: Martín Cálix.

Fotógrafo
  • Publicaciones
Sobre
Escritor hondureño. Autor de los libros “Partiendo a la locura” (Ñ Editores, 2011 segunda edición para Casasola Editores, 2012) “45” (Ñ Editores 2013), “Lecciones para monstruos” (90s Plaquettes 2014) y “El año del armadillo” (Difácil 2016).
9 junio, 2020
Las premisas de mi abuelo Roberto y mi abuela Elvia
12 junio, 2020
De la incertidumbre al miedo: Un mapa de violencia por COVID-19

Comentarios

  • Chaco de la Pitoreta
    REPLY

    Bueno tengo mis dudas si abrir la economía en la curvatura más peligrosa de la pandemia es un acto inteligente de un gobierno que ha demostrado no tener nada de inteligencia. Pero es gracias a tu nota periodística y las perfectas fotografías que tomas que nos damos cuenta que el caos, para el final de junio, será inevitable.

    Buen trabajo Martín, absolutamente maravilloso lo que hacen con ContraCorriente.

    Chaco de la Pitoreta

    9 junio, 2020

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.