Música, playa y pandemia

Todos los días, Víctor y Domingo recorren la playa de Trujillo buscando clientes que quieran pagar por escucharles ejecutar alguna canción. Juntos son el Dúo Trujillano, y cantan rancheras a los turistas para poder vivir. Cuando el Gobierno declaró el estado de emergencia por la expansión de la COVID-19, el dúo sufrió la ausencia de los turistas debido a las restricciones sanitarias. La playa donde trabajan cerró y ellos debieron optar por buscar otras formas de sostener a sus familias: limpiando solares, como ayudantes de Albañil o haciendo algún trabajo de carpintería.

Víctor de 63 años (originario de Catacamas, en el departamento de Olancho) y Domingo de 62 años (originario de Sonaguera, en el departamento de Colón) se conocieron en la adolescencia cuando les presentaron como primos y juntos aprendieron a ejecutar distintos instrumentos musicales. Pero Víctor no se dedicó a la música hasta después de los treinta años, cuando decidió mudarse a Ceiba para unirse a su primo en el oficio de cantar canciones. Con el tiempo el dúo decidió radicarse en Trujillo, y es ahí —donde a pesar del riesgo a contagiarse de COVID-19— que han regresado a la playa buscando entre los pocos turistas que ahora llegan a alguien que quiera pagar por escucharles cantar.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.