Carolina Echeverria: El asesinato de una candidata cercana a la familia Rosenthal

Carolina Echeverria, candidata a diputada por el Partido Liberal de Honduras para el departamento de Gracias a Dios, fue asesinada en su casa, ubicada a dos cuadras de Casa Presidencial en Tegucigalpa, la noche del domingo 25 de julio Este crimen oscurece el panorama electoral por la gran influencia que ejercía Echeverría, y por ser alguien que incluso llegó a ser considerada parte de la familia de Yani Rosenthal, actual aspirante a la presidencia por los liberales.

Texto: Fernando Silva
Fotos: Martín Cálix


La abogada Carolina Echeverría Haylook (60 años) había ocupado entre 2006 y 2010 el único puesto de representación que tiene el departamento de Gracias a Dios en el Congreso Nacional, y ahora tenía posibilidades de volver a ocuparlo como parte del movimiento de Yani Rosenthal, empresario y exconvicto por delitos relacionados con narcotráfico en Estados Unidos, a quien ella consideraba su propia familia.

Esas aspiraciones terminaron aproximadamente a las siete de la noche del pasado domingo, en su casa de la colonia Lomas del Mayab en Tegucigalpa, ubicada a unas cuadras de distancia de la Casa Presidencial. Echeverria abrió la puerta a una comitiva de cinco personas vestidas como personal médico, que supuestamente acudían para observar a su esposo —el abogado Andrés Urtecho, excomisionado de Policía y paciente positivo por COVID-19—, sin embargo, resultaron impostores criminales. Ahora Urtecho, quien sobrevivió al ataque escondiéndose tras una puerta y quedó con algunas heridas de bala, asegura que fue un crimen planificado que concluyó en un disparo en la sien izquierda de su esposa.

El pasado lunes durante su velatorio en el salón principal del Comité Central Ejecutivo del Partido Liberal de Honduras (CCEPL), Yani Rosenthal (candidato a la presidencia) recordó que esa misma semana se había reunido con la exdiputada que formaba parte activa de la dirigencia del partido.

Rosenthal abrazó y secó las lágrimas de la familia de Echeverria e hizo guardia frente al féretro durante varios minutos, concluyó con un discurso de despedida en el que aseguró: «Hemos perdido una amiga, una persona que era casi parte de mi familia, ella misma se autodenominaba hija de Jaime Rosenthal, me decía “mi hermanito”, era miembro de las etnias, una líder nacional del partido, una pérdida irreparable para el país y nuestra institución. Descansa en paz querida Carolina, que Dios te bendiga y que ojalá, mi padre te reciba allá arriba en el cielo donde van a estar juntos».

La sombra de la violencia política

Tan solo entre diciembre de 2020 y mayo de 2021 un total de 35 personas ligadas a la política, entre ellos 12 candidatos a elección, fueron víctimas de la violencia política en Honduras, y 12 de esos casos resultaron en homicidios, según datos del Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (ONV-UNAH).

Según el mismo informe 5 casos son del Partido Liberal del que formaba parte Echeverria, 8 del Partido Libertad y Refundación (Libre) y 21 del Partido Nacional, y concluye que la violencia política contra candidatos a cargos de elección popular y sus militantes, ha aumentado en su letalidad, pese a las medidas de restricción impuestas por el Gobierno debido a la COVID-19.

En ese contexto, Migdonia Ayestas, directora del ONV-UNAH, en una entrevista con Radio América dijo que «es lamentable la muerte violenta de una excongresista, candidata a diputada y mujer» y aseguró que los casos de violencia política evitan que otras mujeres participen en búsqueda de cargos de elección popular. En total son 6 mujeres las que han sido víctimas de este tipo de violencia en el contexto electoral desde diciembre.

En el caso de Carolina Echeverría, los principales lideres del Partido Liberal no se atreven a suponer que su asesinato fue producto de sus aspiraciones políticas, sin embargo, Yani Rosenthal comentó que «varios candidatos han fallecido por culpa de la inseguridad de este país —y aprovechó para apuntar a la actual administración— por tanto, es importante que las autoridades reduzcan los niveles de inseguridad, es lo que más prometió el Gobierno cachureco y no lo ha logrado para nada».

partido liberal
La bandera del Partido Liberal ondea a media asta en señal de luto luego del asesinato de la exdiputada liberal Carolina Echeverría. Tegucigalpa, 26 de julio de 2021. Foto: Martín Cálix.

El candidato presidencial aseguró que la depuración de la Policía Nacional no ha llegado hasta la optimización de esa fuerza de seguridad y que ahora se necesita depurar a la fiscalía del Ministerio Público con el objetivo de «encontrar fiscales que realmente tengan voluntad para resolver los casos», y apuntó que es importante la independencia de los poderes del Estado, ya que la acumulación del poder en la figura de Juan Orlando Hernández ha llevado a la pérdida de seguridad jurídica y personal en el país.

Yani Rosenthal es parte y líder de una de las familias con mayor poder político y económico en el país, pero que también estuvo ligada a delitos relacionados con el narcotráfico en investigaciones del Gobierno estadounidense. Jaime Rosenthal, el patriarca de la familia, junto a su hijo Yani y su sobrino Yankel, fueron acusados por «proveer servicios de lavado de dinero para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales», según un comunicado de la embajada de Estados Unidos en Honduras. 

En ese contexto, en julio de 2017, Yani Rosenthal se declaró culpable por lavar dinero del narcotráfico para el cartel de Los Cachiros, por lo cual se le impuso una sentencia de tres años de cárcel en Estados Unidos. Finalmente regresó a Honduras el 7 de agosto del año pasado, y allí en la pista de aterrizaje para recibirle se encontraba Carolina Echeverria Haylook que, además, en años anteriores había visitado constantemente a Jaime Rosenthal hasta su muerte en 2019.

Mejía apuntó a Echeverría como una «de las líderes más importantes, quizá la más importante del sector femenino en nuestro partido» y mencionó que esperan que el tiempo de lugar a que las investigaciones revelen el trasfondo del crimen, y asegura que si fuese político «va a enturbiar totalmente estas elecciones».

Sobre el proceso de investigación, Yani Rosenthal apuntó en declaraciones a medios de comunicación: «Queremos exigirles a las autoridades que aceleren el proceso de investigación, sentimos que es un área de la ciudad que está bien protegida, con muchas cámaras del 911, por lo que la policía debería tener suficiente evidencia para encontrar a los culpables y presentar a los fiscales».

Además, aseguró que es importante que se aclare el crimen para saber de dónde proviene, y descartar que haya sido el factor político. «Justamente su muerte nos duele porque usaron los métodos que ella siempre rechazó, porque recurrieron contra una mujer valiente que usó las palabras para defenderse y defender a Honduras, especialmente a sus queridos miskitos y miskitas», concluyó.

Familiares de Carolina Echeverría, exdiputada del Partido Liberal por el departamento de Gracias a Dios, quien fue asesinada la noche del 25 de julio en su casa ubicada en la colonia Lomas del Mayab de la capital hondureña. Tegucigalpa, 26 de julio de 2021. Foto: Martín Cálix.

Echeverria era originaria de la comunidad de Cauquira en el departamento de Gracias a Dios (territorio del pueblo indígena miskito), donde fue sepultada según sus deseos previos. Gracias a Dios fue apuntado en septiembre de 2018 por el Gobierno de Estados Unidos en una alerta para sus ciudadanos como «un área aislada con altos niveles de actividad criminal y tráfico de drogas. La infraestructura es débil, los servicios del Gobierno son limitados y la presencia policial y militar es escasa».

Yuam Pravia, periodista local en el departamento de Gracias a Dios, dijo —refiriéndose a Echeverría— a Contracorriente: «Su imagen representa muchísimo, no solo como figura política, sino como una mujer emprendedora, luchadora, profesional, era compañera de todos los pobladores de la Moskita hondureña».

Yuam aseguró que esta pérdida es una tragedia y que la Moskitia no volverá a tener una hija igual a Carolina Echeverria Haylook.  

La noche del crimen

Este crimen tiene como principal testigo y sobreviviente al abogado Andrés Urtecho (68 años), esposo de la candidata a diputada, quien en una entrevista con Radio América dio detalles de lo que ocurrió la noche del domingo cuando tocaron a su puerta.

«Eran cinco, vestidos como médicos completamente, cuatro hombres y una mujer. Llegaron a mi casa buscando mi casa, no fue aleatorio», dijo Andrés Urtecho, y añade que está seguro que ellos tenían información desde dentro de su familia porque sabían que él estaba recibiendo tratamiento por ser un caso positivo de COVID-19, y sabían dónde estaba ubicada el área de habitaciones donde él estaba, ya que uno de ellos subió directamente para buscarlo.

Momento en que el abogado y excoronel de policía Andrés Urtecho Jamborde, esposo de la exdiputada Carolina Echeverría, era ingresado a su casa en la colonia Lomas del Mayab por el personal médico que lo trasladó desde el Hospital Militar en una ambulancia policial. Tegucigalpa, 26 de julio de 2021. Foto: Martín Cálix.

Agregó que la investigación no debe descartar ninguna hipótesis, y que él mismo maneja algunas, pero que las mantendrá en secreto hasta que pueda recuperarse de las heridas de bala en el brazo y la rodilla para incorporarse activamente en la investigación.

Urtecho fue director de la Policía Nacional en los años 90, ahora en condición de retiro es defensor legal del exdiputado Fredy Nájera y del exoficial Jorge Barralaga, ambos imputados en Estados Unidos por delitos relacionados con el narcotráfico.

Urtecho ha asegurado que él y su esposa no habían recibido amenazas y tampoco habían considerado la necesidad de seguridad. Cuenta que su esposa tenía grandes posibilidades de ser diputada, y que en el pasado la única situación fuera de lo normal fue cuando le ofrecieron 10 millones de lempiras para retirarse de la contienda política, los que ella rechazó.

«No quiero que sea algo político porque sería nefasto matar a candidatos para obtener diputaciones o la presidencia, sería lo peor para el país. Igual, matar a mi esposa fue un hecho sin sentido, la persona que la mató fue un asesino nato, porque acabó con alguien que no le estaba amenazando», aseguró.

El candidato a la presidencia del país por el Partido Liberal, Yani Rosenthal, saluda a familiares de la exdiputada Carolina Echeverría, durante su velatoria en la sede del Comité Ejecutivo Central del Partido Liberal en la capital hondureña. Tegucigalpa, 26 de julio de 2021. Foto: Martín Cálix.

En una conferencia de prensa el comisionado de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Rommel Martínez aseguró que ya se han establecido algunas líneas de investigaciones y que ya se había recogido el testimonio de algunos de los testigos del crimen, principalmente con el abogado Urtecho.

Sobre la acción de la Policía Nacional, Urtecho se mostró inconforme asegurando que el asalto a su casa duró unos 20 minutos, que hubo múltiples disparos y que, aunque estaban a dos cuadras de Casa Presidencial los agentes de la policía llegaron mucho tiempo después.

Honduras cerró 2020 como el país más violento de Centroamérica y el tercer país más violento de América Latina, según datos de InSight Crime, y proyecciones locales indican que seguirá ese mismo curso con un aumento significativo en el primer semestre del año que pasó de 1614 homicidios a 1875. En este contexto, los profesionales del derecho, como Urtecho y Echeverría, son uno de los grupos más vulnerables.

El pasado miércoles el Colegio de Abogados de Honduras (CAH), a través de su presidente Fredis Cerrato, anunció que se reunirán para analizar su retiro del Mecanismo de Protección a defensores de derechos humanos, periodistas, comunicadores sociales y operadores de justicia, al considerarlo «una burocracia absolutamente inútil que no ha servido en lo más mínimo para garantizar protección y defensa a nuestro gremio».

Rafael Antonio Canales, exvicepresidente del colegio de abogados y miembro de su tribunal de honor, informó que en los últimos 6 años han sido asesinados 166 profesionales del derecho y que casi un 90 % de esos crímenes no han sido esclarecidos.

Canales era amigo personal de Carolina Echeverría, habían sido compañeros de maestría y hablaron el sábado previo al crimen, comentó que la pareja no tenía seguridad personal y visitaban muchas ciudades del país sin problema. Nunca le comentó sobre alguna amenaza.

«Después queda flotando la dignidad de estos profesionales especulando que fue por tales y tales circunstancias que nada tienen que ver con los hechos reales», dijo Canales y añadió que él no cree que sea una acción dirigida a los políticos, sino que es una situación de inseguridad generalizada. «Yo la considero una de las diez mujeres más beligerantes que ha tenido el país en las últimas décadas, siempre veló por la defensa de los intereses del país, de su partido liberal que lo amaba, y sobre todo de su pueblo de la Moskitia», concluyó.

  • Últimas publicaciones
Sobre
Reportero y productor audiovisual. Cubre estructuras de poder, migración y corrupción.
Fotógrafo
Total Posts: 77
Escritor y fotoperiodista. Actualmente director de fotografía en Contracorriente.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.