Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

El territorio libre de Vallecito

La comunidad de Vallecito, considerada el último santuario garífuna, es también pensada como el primer territorio libre de un pueblo que debe enfrentarse todos los días a las amenazas que implica coexistir en una zona fértil para el monocultivo de palma aceitera y el narcotráfico.

Ubicada en el municipio de Limón, este territorio ancestral garífuna fue ocupado durante un tiempo por Reinaldo Villalobos, un terrateniente que había construido la finca «El Dorado» donde una pista de aterrizaje, que según pobladores de la zona, era usada para el narcotráfico. Hoy, esa pista es la plantación de cocos y yuca de la comunidad. Villalobos, —cuenta Miriam Miranda, coordinadora de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH)— murió mientras iba a recoger un cargamento de droga a mar abierto, su embarcación naufragó y del susto murió de un paro cardíaco, y no fue hasta después de su muerte que llegaron los militares a dinamitar la pista del narco.

En 1991 se reinicia el proceso de ocupación, y no es hasta 1994 que la comunidad conquista la titulación de sus tierras. En aquel primer momento, Miriam Miranda fue la única mujer del grupo que volvía a este territorio, con el tiempo, otras mujeres siguieron su ejemplo, en la actualidad se construyen viviendas para más de 50 familias y son las mujeres las beneficiarias directas de este proyecto, son ellas a quienes la comunidad les adjudica las casas. Vallecito es la comunidad donde muchos garífunas —y algunos mestizos y algunos indígenas— tienen un lugar donde vivir.

Vallecito se ha construido desde la solidaridad, pero sobre todo desde la sororidad de sus mujeres. Sus habitantes, hoy sueñan con proyectos necesarios, urgentes, tanto como los que hicieron de Vallecito una comunidad fuerte, proyectos como el acceso a la salud integral, una que tenga un vínculo estrecho y respeto de los conocimientos ancestrales de la medicina garífuna, también sueña este pueblo con una universidad garífuna, donde la educación no esté regida por “preconcepciones eurocentristas” pero que construya un vínculo con otros saberes y formas de pensamiento.

Como una especie de verso que rima con el anterior, a Miriam Miranda, quien en la actualidad es el rostro visible del pueblo garífuna, se le ha otorgado el Premio de Derechos Humanos de la Fundación Friedrich Ebert 2019 en Alemania, la comparación con el Premio Goldman a Berta Cáceres quizá se vuelva imposible de evitar, ambas se consideraban hermanas, y a Miranda se le quiebra la voz cada que habla de ella.

Miriam es custodiada por cuatro militares, cuatro jóvenes que no superan los 20 años pero que visten de militar y cargan armas de grueso calibre para resguardar a una mujer que solo sueña con el día en que su vida y la de su pueblo no corra el peligro que corre en la actualidad. En 2014, a Miriam la secuestró un grupo de hombres armados en medio de la disputa con narcotraficantes, ahora esos grupos criminales no acechan de cerca Vallecito pero Honduras es un país controlado por carteles de narcotráfico, solo en lo que va de 2019 al menos 6 líderes garífunas han sido asesinados, muertes que si bien se vinculan a la defensa de sus territorios ancestrales, tienen que ver con la violencia del contexto. Miranda prefiere no decir un dato exacto de esta situación que agrava aún más las ya precarias condiciones en las que vive el pueblo garífuna.

La danza es vital para la comunidad de Vallecito, es uno de los elementos culturales más fuertes de la vida cotidiana de las comunidades garífunas, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Dos hombres pasan en motocicleta frente al Centro comunitario de Vallecito, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Un hombre trabaja en el vivero de cocos que la comunidad de Vallecito ha elaborado, luego los cocos son transplantados, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Un grupo de niños junto a su maestra de la escuela primaria de la comunidad de Vallecito, siembran cocos en tierras que antes fueron una narco pista, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Con la leyenda «Universidad Garífuna Faya» escrita en su puerta, la universidad garífuna aún es un sueño, el edificio aún no se utiliza para la educación superior que sueña la comunidad garífuna de Vallecito, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Un niño toma apuntes de la pizarra en la escuela primaria de Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Aurelia Arzú “Patrona” una de las líderes de la comunidad de Vallecito, revisa su teléfono celular en el porche de una casa construida en el primer asentamiento de la comunidad, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Una mujer camina frente a los baños comunitarios de la comunidad de Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Un grupo de mujeres camina por una calle en medio de la comunidad de Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Miriam Miranda, coordinadora general de la OFRANEH, canta, baila y danza frente a dos jóvenes que tocan los tambores, Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Una mujer se sienta en medio de una calle que atraviesa una plantación de palma aceitera, la tierra donde está la palma africana es una tierra que la comunidad de Vallecito aún tiene que defender de una cooperativa que ha invadido el territorio colectivo de los habitantes de la comunidad, 22 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Una joven cuida el fuego encendido encima del horno donde la comunidad cocina el pan de coco para la cena, Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Cocina comunitaria de la comunidad de Vallecito, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Una joven atiza el fuego de una hornilla de barro en la cocina comunitaria de Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Miriam Miranda camina de regreso de la playa de Vallecito luego de dar una caminata matutina, por razones de seguridad, la líder garífuna explica que es algo que hace muy poco, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Junto a uno de sus cuatro custodios militares y hombres de la comunidad, Miriam Miranda, atraviesa en una balsa la laguna que separa la playa de la comunidad, Vallecito 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Un grupo de mujeres escucha atentas mientras Miriam Miranda habla para ellas, Vallecito, 21 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Patrona, retratada en el interior de su casa en la comunidad de Vallecito, 22 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

En el campo de fútbol de la comunidad de Vallecito, un niño corre tras el balón con los últimos rayos de luz del día, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Atardecer en la comunidad garífuna de Vallecito, 20 de octubre de 2019. Foto: Martín Cálix.

Fotógrafo
  • Publicaciones
Sobre
Escritor hondureño. Autor de los libros “Partiendo a la locura” (Ñ Editores, 2011 segunda edición para Casasola Editores, 2012) “45” (Ñ Editores 2013), “Lecciones para monstruos” (90s Plaquettes 2014) y “El año del armadillo” (Difácil 2016).
18 noviembre, 2019
Violencia sexual en organizaciones de sociedad civil, más allá del discurso
26 noviembre, 2019
Todos contra la MACCIH: corrupción organizada en el Congreso Nacional

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.