Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

Hijos (y esclavos) del cañaveral

-Crecimos, pero pa’ que otro se aproveche
Somos un pueblo con dientes de leche
Los hijos del trabajo sin merienda
La limonada para el capataz de la hacienda-

Hijos del cañaveral, Residente.

La zafra -esos meses en que hay cosecha de caña de azúcar- pone el cielo más gris, el calor más intenso. En El Progreso, Yoro, La Lima y San Pedro Sula en Cortés, la contaminación que esto genera, los camiones gigantes cargando la caña deteriorando las calles y el movimiento de trabajadores en precarias condiciones es algo a lo que nos hemos acostumbrado.

En Honduras 77,484 hectáreas están cultivadas con caña de azúcar, según la Asociación de Productores de Azucar (APAH). La agroindustria azucarera aporta 25 mil empleos directos y 200 mil indirectos en el contexto del ciclo 2017/18 que tiene como meta cosechar 12.3 millones de quintales para abastecer el mercado interno y la generación de 85 millones de dólares en divisas en concepto de exportaciones.

Un 68 por ciento de la producción nacional se queda en el país y el 32 por ciento restante, se exporta a diferentes mercados, sobre todo al norteamericano y al chino. Allí, estos trabajadores aportan a la economía hondureña, nos abastecen de azúcar y además de energía porque la industria cañera también vende energía renovable al Estado de Honduras.

En el intenso calor del cañaveral, trabajan sin alguna protección muchos hombres, jóvenes y viejos que se ganan el día trabajando desde las 4 de la mañana, sus rostros se esconden en el carbón de la caña quemada.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

9 marzo, 2018
En Honduras las mujeres no paran, solo resisten
24 marzo, 2018
El páramo nicaragüense
Escrito por:

Fotógrafo

Comentarios

  • Mariano Mendieta
    REPLY

    Insisto, consigan un corrector de estilo. Hay errores usando comas:

    En El Progreso, Yoro, La Lima y San Pedro Sula en Cortés; la contaminación que esto genera, etc.

    La coma original después de “Cortés” genera ambigüedad entre esa enumeración y lo que sigue. Uso de punto y coma como resumen es lo que corresponde. “En Cortés” se puede prescindir por redundante y así… y el artículo… bueeeenoooo… A veces publican cosas de ver; otras, cosas realmente insustanciales.

    13 marzo, 2018
    • Gracias Mariano por leer nuestros contenidos y hacer sus aportes. Saludos.

      21 marzo, 2018

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.