Hijos (y esclavos) del cañaveral

-Crecimos, pero pa’ que otro se aproveche
Somos un pueblo con dientes de leche
Los hijos del trabajo sin merienda
La limonada para el capataz de la hacienda-

Hijos del cañaveral, Residente.

La zafra -esos meses en que hay cosecha de caña de azúcar- pone el cielo más gris, el calor más intenso. En El Progreso, Yoro, La Lima y San Pedro Sula en Cortés, la contaminación que esto genera, los camiones gigantes cargando la caña deteriorando las calles y el movimiento de trabajadores en precarias condiciones es algo a lo que nos hemos acostumbrado.

En Honduras 77,484 hectáreas están cultivadas con caña de azúcar, según la Asociación de Productores de Azucar (APAH). La agroindustria azucarera aporta 25 mil empleos directos y 200 mil indirectos en el contexto del ciclo 2017/18 que tiene como meta cosechar 12.3 millones de quintales para abastecer el mercado interno y la generación de 85 millones de dólares en divisas en concepto de exportaciones.

Un 68 por ciento de la producción nacional se queda en el país y el 32 por ciento restante, se exporta a diferentes mercados, sobre todo al norteamericano y al chino. Allí, estos trabajadores aportan a la economía hondureña, nos abastecen de azúcar y además de energía porque la industria cañera también vende energía renovable al Estado de Honduras.

En el intenso calor del cañaveral, trabajan sin alguna protección muchos hombres, jóvenes y viejos que se ganan el día trabajando desde las 4 de la mañana, sus rostros se esconden en el carbón de la caña quemada.

 

Lissandro Agurcia Contributor
Sobre
Fotógrafo
Comparte este artículo

2 comentarios en “Hijos (y esclavos) del cañaveral”

  1. Mariano Mendieta

    Insisto, consigan un corrector de estilo. Hay errores usando comas:

    En El Progreso, Yoro, La Lima y San Pedro Sula en Cortés; la contaminación que esto genera, etc.

    La coma original después de “Cortés” genera ambigüedad entre esa enumeración y lo que sigue. Uso de punto y coma como resumen es lo que corresponde. “En Cortés” se puede prescindir por redundante y así… y el artículo… bueeeenoooo… A veces publican cosas de ver; otras, cosas realmente insustanciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.