Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

¿Y si hablamos de comida?

Hola, soy el Chefcito y estoy enamorado de la comida preparada con amor, entrega y dedicación.

Cuando recibí la invitación de formar parte de los columnistas y las columnistas de este innovador proyecto me alegré pero también me asusté, porque ¿cómo tomaría la gente artículos de referencia y crítica gastronómica en un país donde no suele hacerse?

Honduras tiene una cocina variada, colorida y hasta sensual. Es también muy popular, no hay rincón o acera por donde uno pase que no huela a comida.

Basta con esperar la noche, en cualquier pueblo o ciudad para ver cómo comienza el desfile gastronómico: ollas, estufas y principalmente mujeres moviéndose a un lugar estratégico para hacer y vender, baleadas, los famosos pollos chucos, los pastelitos de “perro”, carne asada, nachos, tacos, pupusas y muchos platillos, incluso inventados para sorprende al paladar.

Este espacio será compartido y espero que ustedes me acompañena en esta azaña que nadie se ha atrevido a hacer.

Hablaremos de la sexualidad de la comida, de esos colores que se ven tan sexys en un plato y que muchos restaurantes lo están haciendo ¿o no?Averigüémoslo.

Además espero todas tus recomendaciones de lugares, sin obviar alguno. No hay etiquetas de lugares “finos”, si crees que en ese sitio están haciendo travesuras en el paladar debes decirme.

Puede sonar un poco pretencioso y arrogante como el personaje antagónico de la película de Disney Ratatouille, “EGO” pero pretendo ser más como el “Chefcito” amante de la cocina que un crítico que destruya.

¿Por qué uso un seudónimo y no mi nombre real? Sencillo, quiero tener un comentario transparente sin que nadie sepa quién soy, que nadie me trate diferente al momento de comer, ser un comensal más donde sea que me presente.

En este espacio te platicaré un poco de los restaurantes y rinconcitos que andan de boca en boca por gente que los recomienda y a descubrir porqué es popular, también de esos lugares que no conocías para hacerte un poquito más fácil el momento de decidir donde comer el fin de semana.

Además de degustar los platillos y hacerles unas buenas observaciones para que se pueda mejorar el lugar, jamás con el objetivo de molestar o tratar de desprestigiar el negocio.

Tengo experiencia y conocimiento en el trabajo de los meseros, bartenders, baristas, cocina y soy chef, pero lo más importante de todo me encanta la comida, puedo decir que la comida para mí es como el corazón de mi vida, por eso pienso que nos merecemos lugares, restaurantes, cafeterías, y cafés que cumplan los estándares.

Te puedo recomendar lugares hasta que los visito y le doy mordida a sus platillos. Me encantan los sabores fuertes y también los sutiles. En todo este tiempo que he andado de lugar en lugar he comprobado que la comida te da sorpresas, además que tiene su tono así como la música y que depende de nuestro estado de animo como la degustaremos.

Hay ocasiones en que la comida te sabrá tan rica pero es por la sorpresa de la innovación o porque tu cerebro lo único que está esperando es un bocado de cambio, esa bomba en el paladar y además esa sensualidad que denota un plato bien montado, cada parte que se pone en él. Una crujiente ensalada, la carne tierna y jugosa, unos vegetales crocantes, papas fritas con el punto de sal exacto, una hamburguesa con la que gritas ¡Ay que rico! Y que todos piensen que estás loca, que estás poseído por algún demonio del placer.

Sentís que con cada bocado que pasa por tu garganta, se detiene unos segundos en el paladar, en cada parte de la lengua para hacer el amor en toda tu boca, suena extraño y atrevido, pero eso sucede si te tomas unos segundos y haces una verdadera degustación.

Te invito a que cada vez que comas algo nuevo hagas esto, cierra los ojos, come un bocado pequeño, mastica con ternura, así como que estás comiendo maná del cielo y traga y espera un momento ¿Qué sentiste? Pues todas esas emociones las plasmaré en este espacio.

Me fijaré minuciosamente en el servicio, el trato a la gente, me encanta que me reciban un trato amable y sincero porque estás pagando por un servicio que tiene que ser completo, la falsedad se reconoce a tres cuadras y sin telescopio.

La higiene y distribución del lugar, ¿de que me sirve recomendarte un lugar si te tratan mal y te ven de menos? te lo voy a contar y daré siempre mi opinión y valoración con los siguientes puntos:
1.- Atención al cliente.
2.- servicio y entrega: Vas con hambre y se tardan horas o es demasiado rápido y sospechoso o el tiempo adecuado.
3.- Calidad vrs precios: ¿Vale la pena invertir aquí? ¿Hay o no hay sentimientos en el paladar?
4.- Precios: claro que vamos a hablar de precios, si no ¿en qué estamos? Hasta te voy a recomendar las versiones económicas, por si me fui a meter a algún lugar “pipirisnais” y recordando que el precio depende de muchos factores.

Y claro que te voy a dejar una que otra foto, la dirección exacta del lugar y una prueba que de verdad estuve allí. Ahorao estoy pensando, si la factura o una foto de la entrada o no sé, cuando me decida lo verás.

Espero que te guste y te atrevas a probar nuevos sabores y si sos dueño de algún negocio de comida podas anotar las recomendaciones y observaciones que con mucho cariño y respeto dejaremos colgadas en este sitio.

Disfruta la comida y recuerda: comer no es lo mismo que degustar.

 

20 julio, 2017
Literatura hondureña con voz de mujer
21 julio, 2017
La mañana comenzó pintada

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.