En la FIL de San Pedro Sula también se discutió sobre la baja ejecución presupuestaria de la Secapph y el anticipo de una Ley de Cultura

Del 17 al 19 de noviembre se celebró la tercera edición de la —ahora internacional— Feria del Libro de San Pedro Sula (FIL SPS), que contó con la participación de 25 editoriales, 15 librerías, 54 autores hondureños y 16 de otros países invitados. En sus conversatorios acercó a actores políticos a debatir el papel institucional en el desarrollo artístico y cultural para la población hondureña y se anticipó la creación de una Ley de Cultura en el Congreso Nacional, pero también se señaló la baja ejecución presupuestaria del actual Gobierno en la secretaría que se ocupa del arte en Honduras.

 

Texto: Persy Cabrera

Fotografías: Amílcar Izaguirre

 

En el marco de la Feria Internacional del Libro de San Pedro Sula (FIL SPS) se realizó el conversatorio «Política y cultura en un país llamado Honduras», en el que participaron Mario Mejía, titular de la Dirección de Cultura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), José Balaguer, director del Centro Cultural de España en Tegucigalpa (CCET), y en representación del Congreso Nacional, la diputada Fátima Mena del Partido Salvador de Honduras (PSH) y el diputado Ramón Barrios del Partido Libertad y Refundación (Libre).

 

Hace un año, en la FIL SPS celebrada en 2022 en las instalaciones de la Plaza de las Banderas, Salvador Madrid, poeta y gestor cultural, señaló las necesidades no solo de las editoriales, sino también del pueblo hondureño: «queremos que se desarrolle infraestructura cultural, que se fortalezca la Secretaría de Cultura, que se recupere la red de bibliotecas del país, que era extraordinaria y que los últimos años de narcogobierno la borraron, la eliminaron totalmente», dijo. Ahora en 2023, la FIL SPS trajo ese señalamiento a la mesa de discusión.

«Hay políticos que creen que [la cultura] es una pérdida de tiempo» dijo la diputada Fátima Mena, del Partido Salvador de Honduras, en el conversatorio «Política y cultura en un país llamado Honduras». Foto CC/Amílcar Izaguirre

La diputada Fátima Mena cuestionó en este conversatorio que la Secretaría de las Culturas, las Artes y los Patrimonios de los Pueblos de Honduras (Secapph) solo ha ejecutado un 45.5 %, unos 164 millones de lempiras, de su presupuesto vigente de acuerdo a la plataforma Honduras Inversiones. De acuerdo al Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), hasta julio del 2023 la administración central ejecutó apenas un 35 % del presupuesto aprobado para este año.

 

Recomendamos leer: Baja ejecución de fondos y presupuesto 2024 contradicen la promesa de «refundar Honduras»

 

Mena también apuntó al poder legislativo: «Hay que ser más conscientes sobre qué representa la agenda cultural; para muchos políticos la agenda cultural es el cuadro de danza del 15 de septiembre». La legisladora por el PSH además añadió «miro que hay una oportunidad en la cultura de utilizar herramientas, presupuestos ciudadanos para proyectos específicos», refiriéndose a proyectos culturales como la Feria Internacional del Libro de San Pedro Sula.

En el marco de la FIL SPS se realizaron talleres, charlas, lecturas de cuentos para la niñez. Foto CC/Amilcar Izaguirre

José Balaguer, director del CCET, expresó la necesidad de una Ley de Cultura, y también la de descentralizar la cultura, pues considera que «solo está en Tegucigalpa», ciudad en la que desde hace nueve años el CCET organiza una Feria del Libro en el marco del Día del Idioma y del Libro.

 

En ese sentido el abogado y diputado por Libre, Ramón Barrios, adelantó la creación de una Ley de Cultura, y añadió: «Tenemos que entender la realidad del país; en este presupuesto [General de la República], de cada 100 lempiras, 52 van a pago de deudas». Barrios también señaló que, ante los altos índices de pobreza en el país, el desarrollo cultural no es una prioridad.

 

Ante esta afirmación del diputado Barrios, el director de la Dirección de Cultura de la UNAH, Mario Mejía, replicó con una pregunta «¿Qué pasa con el desarrollo simbólico? ¿Eso quiere decir que las personas no van a tener desarrollo cultural porque no tienen qué comer?». 

 

Fátima Mena expresó a Contracorriente que una iniciativa como la Ley de Cultura se quedaría «estancada», pues el Congreso Nacional se encuentra en una «situación realmente atípica, una crisis institucional profunda», y también dijo que en este conversatorio es la primera vez que escuchó acerca de una posible Ley de Cultura.

 

«Asumo que es con la Secretaría [Secapph], o que lo están trabajando de forma individual y que no se han tomado en cuenta ni las bancadas, ni las comisiones porque realmente no hemos escuchado mayor socialización» concluyó Mena.

 

Tras el conversatorio, Armando Maldonado, de Ediciones Malpaso, expresó que estas políticas culturales deben ir acompañadas de políticas educativas, pues «dentro del pensum académico de las escuelas, institutos y universidades no hay herramientas que se le den a los muchachos para poder fomentar esta sensibilidad hacia los lenguajes culturales». Sumado a una reestructuración curricular en la educación, Maldonado agregó que las políticas culturales deben verse como un «proyecto de nación» y que no sean «políticas que vayan a funcionar solo estos cuatro años y que el siguiente gobierno que venga las bote».

 

 

La labor de las editoriales independientes

 

Giovanni Rodríguez, uno de los fundadores de la Feria Internacional del Libro de San Pedro Sula (FIL SPS), expresó que este evento cultural «va creciendo año con año» y que no solo está mejorando en aspecto, sino que también en organización y número de expositores. En su tercera edición logró la participación de 25 editoriales, 15 librerías, y la asistencia de 54 autores hondureños y 16 de otros países. 

 

En los stands de la FIL SPS se apreció la incansable labor de las editoriales independientes de Honduras, que estuvieron el año pasado en este evento y que en esta tercera edición volvieron a mostrar las expresiones literarias de autoría hondureña.

 

Giovanni Rodríguez, director de la editorial Mimalapalabra, afirmó que su labor se orienta en dos direcciones: la primera, «el rescate de la mejor literatura que ha tenido Honduras, tanto con autores ya fallecidos como también autores contemporáneos», mientras que la segunda «tiene que ver con la producción de los jóvenes escritores en Honduras; tenemos algunos unos tres o cuatro nuevos narradores por los que estamos apostando con con la intención de darlos a conocer y que se sepa que hay buena narrativa joven en Honduras».

 

Armando Maldonado de Ediciones Malpaso, con sede en Tegucigalpa, expresó que esta editorial sigue creciendo gracias a «la generosidad del público y de los autores que confían en nuestro trabajo». Maldonado detalló que Malpaso tiene unos 35 poetas publicados en sus colecciones físicas, y más de 200 en colecciones virtuales en alianza con el Festival Internacional de Poesía de Los Confines.

Agustín Montes, autor de literatura infantil y director de la Librería Navarro, conversa con el escritor Giovanni Rodríguez en el marco de la FIL SPS. Foto CC/Amílcar Izaguirre.

En la FIL SPS también se expuso el catálogo de otras editoriales independientes: Proyecto Editorial La Chifurnia, Editorial Efímera, Sofos, Ixchel, entre otras. Salvador Madrid, de la Editorial Efímera, expresó durante la segunda edición de la FIL SPS, en 2022, cómo este evento brinda sustanciales oportunidades a la «pequeña industria del libro» que las editoriales independientes están forjando.

 

No obstante, la participación de mujeres fue baja en condición de protagonistas en la FIL SPS; solo la diputada Fátima Mena participó como panelista en el conversatorio «Política y cultura en un país llamado Honduras», y al menos dieciséis mujeres participaron en presentaciones de libros como autoras o moderadoras. En contraparte, la participación masculina llegó al menos hasta cuarenta, tomando en cuenta conversatorios y presentaciones de libros.

 

En la conferencia inaugural de la Feria Internacional del Libro de San Pedro Sula 2023, Giovanni Rodríguez dijo que «hacía falta una feria del libro que tuviera resonancia internacional». A continuación, el escritor salvadoreño Horacio Castellanos Moya expresó que son estos eventos los que mitigan la «falta de presencia» de literatura centroamericana en el mundo y son ese impulso interno y escaparate para mostrar un libro».

Sobre

Persy Cabrera nació en Tegucigalpa en 1997. Es graduado de bachiller técnico en electricidad del Instituto Técnico Saúl Zelaya Jiménez y cursó media ingeniería eléctrica en la UNAH antes de pasarse a estudiar periodismo. Actualmente es periodista cultural en Contracorriente. Le gusta el cine, las series, el anime, el manga y los libros. Practica fútbol y es entusiasta del deporte en general.

Total Posts: 31
Nació en 1985 en el municipio de Trojes, El Paraíso. Es licenciado en Periodismo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula. Ha trabajado 15 Años como reportero gráfico en distintos temas y medios escritos en Honduras.
Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.