Tinta contra el dolor

 Texto y Fotografía: Jorge Cabrera

Nora Padilla,de 55 años, fue diagnosticada con cáncer de mama en enero de 2019. Después de largos tratamientos, problemas económicos y mucho miedo, hoy ha decidido tatuarse un pezón en el lugar de su cicatriz. «Luego de seis quimioterapias y veinticinco radiaciones con el acompañamiento del Centro Contra el Cáncer Emma Romero de Callejas, hoy estoy viva», dice, mientras se dispone a comenzar el proceso de su tatuaje, que ella ve como un agradecimiento a la vida. 

Durante dos días, un grupo de mujeres que vencieron al cáncer se realizaron tatuajes en el Centro Contra el Cáncer Emma Romero de Callejas. Los tatuajes son obra de Diego Staropoli, un trotamundo argentino que viaja en una casa rodante junto con su familia. «Hemos realizado, hasta el día de hoy, 1,890 tatuajes a mujeres que quieren reencontrarse con su cuerpo», cuenta. Honduras es su décimo país, después seguirá por Guatemala y México, donde intenta fomentar a los tatuadores a que se sumen a su proyecto y que «brinden un poco de amor con su tinta». Staropoli tatúa mujeres sobrevivientes del cáncer, pero también sobrevivientes de violencia que quieren transformar sus cicatrices en algo nuevo, en la transición a una nueva vida. 

Nora cuenta que cuando estuvo más desamparada y vulnerable, en el Centro Contra el Cáncer le abrieron las puertas y le dieron «armas para seguir luchando». Sobre su tatuaje, explica que «esta cicatriz es recordatorio de lo que pasamos, y hacer esto es el resurgimiento a una nueva etapa, mentalmente me motiva, es algo positivo», dice. 

Hoy, además de Nora, Laura Pacheco sonríe al saber que, después de dos años buscando un tatuador, tiene la oportunidad de rehacer sus dos pezones gracias al tatuaje. «Mi mamá pasó por el proceso y es sobreviviente de cáncer también; yo desde hace 4 años estoy limpia de la enfermedad», cuenta Laura, y asegura que la visita de Diego ha sido oportuna ya que «Honduras actualmente no cuenta con tatuadores que se especialicen como Diego, el acabado es realista».

La doctora Flora Duarte, directora del Centro, dice que «el evento es muy especial para Honduras y cambiará la idea sobre los tatuajes que han sido vinculados solo al crimen organizado; y hoy, con la visita de Diego, queremos cambiar la mentalidad y que nuestras pacientes tengan un poco de alegría al ver su nuevo pezón».

Honduras reporta aproximadamente 10,628 casos nuevos de cáncer cada año y 6,378 personas fallecidas por la enfermedad; el cáncer de mama representa la neoplasia más común en las mujeres, con estimaciones de 1,285 nuevos casos diagnosticados en el 2020, según Globocan, y 508 fallecimientos debido a esta misma patología para el mismo año.

Sobre
De nacionalidad nicaragüense y hondureña. Fotoperiodista con 20 años de experiencia en coberturas de contenido internacional. “El fotoperiodismo está presente en mi vida desde hace más de dos década y continúa siéndolo día tras día. “
Comparte este artículo

1 comentario en “Tinta contra el dolor”

  1. El cancer de mamas es una emfermedad tan agresiva , todo el proceso para quienes lo padecen y logran sobrevivir y después quedan sus mamas sin la areola es en esta etapa que la noble labor que viene realizando Diego es tan importante , el volver a mirarse al espejo y recobrar la autoestima es algo que va mas allá de todo , sin duda es una huella imborrable a su paso , digno de imitar y compartir , han sido en Honduras muy amables con este hermoso grupo familiar , inolvidable exepriencia de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.