«Murió haciendo lo que quería, sin importar qué…»

Texto: Persy Cabrera
Ilustración: @anniechromes


El título de este texto es una dedicatoria mía, lectores y admiradores de Kentaro Miura. La cita está tomada de uno de los diálogos de su obra maestra, un manga titulado Berserk. En el primer aniversario de la muerte de Kentaro Miura, dibujante y guionista, quisiera recordar qué hace a Berserk tan especial, única y por qué resuena en el corazón del que está dispuesto a luchar a pesar de las adversidades.

La historia de Guts, personaje de Kentaro Miura y protagonista de Berserk, es la de un niño nacido en la miseria después de una guerra que se busca la vida como mercenario. Su único talento y forma de sobrevivir es empuñando una espada. Pareciera que el destino (configurado por su autor) estaba empeñado en ponerle obstáculos y adversarios más fuertes a cada paso. 

Por recomendación de un amigo inicié este viaje, su historia me envolvió y no podía dejar de leerla. Entendí lo que se hablaba de Berserk, había algo diferente en sus personajes y en medio de la fantasía sentía su compleja humanidad. Ver crecer a Guts es una odisea; pero con cada capítulo, yo deseaba cada vez más poder verlo feliz, reencontrarse con el amor de su vida y cerrar el ciclo de dolor y tristeza que se encontraba donde sea que iba.

Esta pieza de arte es un manga, que no es más que la palabra japonesa para referirnos a los cómics o historietas y que, a diferencia de los cómics estadounidenses, sus dibujos se presentan en blanco y negro. También, aunque no sea una regla general, en el manga no hay separación de autores en la línea estética y la de guion. Aunque hay casos en los que sí, dibujo y guion fueron, en su mayoría, autoría de la imaginación de Miura para Berserk.

A pesar de haber iniciado en 1989 y tras 364 capítulos, recopilados en más o menos 40 volúmenes, la historia de Guts quedó huérfana tras el deceso de su autor. Su repentina muerte también dejó huérfanos de un final a miles de lectores alrededor del mundo que, en muchos casos, siguieron una historia por más de veinte años, por más de la mitad de su vida. La muerte de Miura un 6 de mayo de 2021 fue una noticia que impactó al mundo entero, tanto por su calidad artística como por su influencia en otros autores. Pero también por lo que significó para sus lectores, para mí, que no decae por quedar inconclusa. Quisiera un final, me gustaría ver una viñeta de Guts en la que alcance la felicidad absoluta –si esa utopía existe–. No importa, podemos imaginarlo. Puedo. Pues lo que quedó en su obra seguirá inspirándome a mí y a otros. 

Los fanáticos de Berserk recibimos mucho, una trama con corazón. Es por eso que cuando se supo la noticia de Miura, los mensajes de tristeza no faltaron. Aunque no los tenga a mano, recuerdo leer testimonios de personas que sobrevivieron a la depresión u otros problemas gracias a Berserk, que fue más que una historieta. Por eso sus admiradores son tan pasionales. Por eso, aunque sea una obra escrita por alguien que no logremos conocer, su obra habla de una forma íntima. Regaló sufrimiento y dolor, sí, pero también un mensaje que da fuerzas al que cree que no merece vivir y ser feliz. 

Mangas como Dragon Ball o Caballeros del Zodíaco, reconocidos por la generación pasada y parte de la actual en nuestro país, tienen como atractivo la acción, enfrentarse a los villanos y salvar el día. Son grandísimas obras. Visto de forma superficial, Berserk hace lo mismo pero lo lleva a la agonía, es morir poco a poco junto a Guts. Miura plantea sus batallas con el sufrimiento más doloroso, y aunque el protagonista no tenga razones para levantarse y empuñar la «plancha de hierro» que tiene por espada, lo vi dejar hasta lo último por seguir atado a este mundo y recuperar lo que perdió.

No se le podría tildar de motivador, inspirador, romántico o ser catalogado únicamente como una historia sobre no rendirnos. Es un mensaje que se puede intuir, pero que nunca se lanza a la cara, no hay un discurso de Guts sobre la vida, siempre nos habla a través de sus acciones. Sumado a su espíritu de lucha, Berserk no sólo pone a sus personajes detrás de una espada y entretiene con sus batallas, lleva todo a un plano filosófico y cuestiona la razón de ser de los individuos de su historia: les pregunta por qué luchan, por qué están ahí, y qué buscan en sus lúgubres paisajes.

Berserk pertenece al subgénero demográfico seinen, uno que aborda temas orientados a una población adulta y por lo que generalmente se ve encasillado a tener desnudos explícitos, violencia y gore en su dibujado. En Berserk  hay eso, pero no la define, ni mucho menos la resume. Su autor la utiliza para sentar el tono de su mundo, lo duro y cruel que es, y por eso al colocar a Guts en su trama es casi imposible no simpatizar con él. 

Por otra parte, la parte estética, Berserk brilló por la calidad artística en su dibujo. Miura construyó un mundo de fantasía oscura que moldeó el imaginario creativo de otros autores del manga y que trascendió a otros medios como el videojuego. Títulos como Demon Slayer, Black Clover o Vagabond en el anime/manga o la saga «Souls» de Fromsoftware, Final Fantasy o Devil May Cry en los videojuegos continuaron el legado artístico de Miura y celebraron el mundo que creó.

Lo que llamamos anime se refiere a la adaptación animada de un manga; si este es lo suficientemente popular, los estudios animadores se proponen amoldar la historia del manga en un formato televisivo. Berserk no tuvo mucha suerte con sus adaptaciones, pero si pudiera recomendar una sería la de 1997;es imperfecta, no cubre en totalidad la historia y se salta algunos eventos del manga; sumado a esto, los elementos sexuales y de violencia explícita fueron censurados. Aún así, con todo esto que la restringe, lo que construyó Miura esplende y te atrapa lo suficiente para decidir saltar al manga y seguir disfrutando.

Debido al fallecimiento de Miura, Guts y Berserk no pudieron tener una conclusión al viaje que inició en 1989. Pero elijo quedarme con el viaje y no con el destino. Me quedo con la fortaleza de Guts para continuar, hecho pedazos, traumado hasta la médula, perseguido pero con la capacidad de disfrutar el silencio, de encontrar nuevas amistades y luchar por el amor.

Sobre

Persy Cabrera nació en Tegucigalpa en 1997. Es graduado de bachiller técnico en electricidad del Instituto Técnico Saúl Zelaya Jiménez y cursó media ingeniería eléctrica en la UNAH antes de pasarse a estudiar periodismo. Actualmente es practicante como periodista cultural en Contracorriente. Le gusta el cine, las series, el anime, el manga y los libros. Practica fútbol y es entusiasta del deporte en general.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.