Muerte lenta

Las consecuencias del clientelismo político en un país como Honduras son graves y no permiten el desarrollo de la democracia. El clientelismo se convierte en una esperanza pasajera para quienes buscan sobrevivir a través de dádivas. Sin embargo, esta esperanza pasajera, esta luz desaparece, pero el voto y la decisión de la política permanece, los votantes caminan a una muerte lenta pero segura.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.