No hay acuerdo en conflicto entre Alcaldía y lavadores de carros en San Pedro Sula

El alcalde de San Pedro Sula, Roberto Contreras, propuso multar a las personas que lleven a lavar sus carros a los carwash ubicados en el bulevar rumbo a la aldea Armenta, pues a su juicio estos negocios causan un daño ecológico al Río Blanco. Los lavadores de carros creen que la medida es provocada por presiones de universidades y empresas.


Texto: Allan Bu
Fotografías: Archivo CC

Jobeb trabaja como lavador de carros en un carwash ubicado en la orilla del Río Blanco, donde vino hace dos años desde Santa Bárbara, en el ociddente de Honduras. Diariamente Jobeb lava entre cinco y seis carros. Pero desde hace dos semanas, dice Jobeb, los clientes han dejado de llegar. 

Ahora, el muchacho de 22 años trabaja en uno o dos vehículos que solo le dejan aproximadamente 100 lempiras (5 dólares) diarios de ganancia. 

El pasado 21 de julio, el alcalde Roberto Contreras manifestó a medios de comunicación que establecería, a través de una orden municipal, una multa a todas las personas que laven los vehículos en uno de los 42 puestos de lavado que se ubican en la orilla del bulevar que lleva a la comunidad de Armenta. La acción está justificada, según el jefe edilicio, en lo que considera «un grave daño ecológico al Río Blanco».

Contreras aseguró que él no se meterá con quienes tengan sus puestos de trabajo a la orilla de la calzada mencionada, pero que multará a quien lleve sus carros a lavar con ellos. La sola amenaza ha provocado una reducción del 70 % de los clientes, asegura Luis Tejeda, dueño de un carwash en la zona. Si antes lavaban 10 vehículos, ahora solo consiguen lavar 3. «Don Roberto dice que no se mete con nosotros, que podemos seguir ejerciendo nuestra labor, pero no podemos porque él tiene amenazado al pueblo, a nuestros clientes», manifestó Tejada, un hombre de piel trigueña, curtido por el sol. 

Tras las declaraciones del alcalde, el 27 de julio del 2022 trabajadores y dueños de los carwash se tomaron por unas cuatro horas el bulevar que lleva a la Universidad Tecnológica de Honduras y al centro de negocios Altia. Exigían la presencia del alcalde Contreras para dialogar sobre la medida que pretende tomar y que afectaría directamente a unas 400 personas que laboran diariamente en el lugar. Uno de ellos es Jobeb, que antes de lo dicho por el alcalde, en una buena semana podía ganarse unos 2,000 lempiras. «Ahorita no se hace nada», se queja.

Este no es el primer intento por desalojar a los lavadores de carros de la orilla del bulevar rumbo a Armenta. En diciembre de 2020, el exalcalde Armando Calidonio –ahora regidor de la Alcaldía– pretendió usar la fuerza para desalojarlos. El intento terminó con una persona asesinada. En aquella ocasión, se informó que el motivo del violento desalojo era que «estas personas ubicadas en este bordo están causando contaminación ambiental en la zona y que cada día se expanden más». Más de un año después, el razonamiento del nuevo alcalde –que logró el triunfo con una bandera populista de apoyo a los pobres– usa el mismo razonamiento, pero busca implementar otra estrategia: castigar a los potenciales clientes de los lavadores de carros con exorbitantes multas. 

Cuando ocurrió el asesinato del lavador de carros en diciembre de 2020, el actual vicealcalde sampedrano Omar Menjívar era candidato a Alcalde de San Pedro Sula. Menjívar dijo en ese momento que a las entonces autoridades municipales lideradas por Armando Calidonio veían a los lavadores de carros como «un paisaje feo para su gusto, que seguramente incomodaba a los propietario o la universidad, esta que está acá al lado, o al centro comercial que está más adelante, Altia y Altara. Es probable que esas sean las intenciones de la Alcaldía, lo cual, por supuesto es reprochable, porque la Alcaldía tiene que pensar en los seres humanos, no en ataques criminales como lo que hizo hoy». Después de las protestas del 27 de julio de 2022, Contracorriente contactó a Menjívar, pero este no respondió los mensajes de solicitud de entrevista. 

El joven asesinado en diciembre de 2020 fue identificado como Rafael Flores Hernández, de 24 años de edad, quien murióa balazos cuando la Policía Municipal de San Pedro Sula, acompañada por militares, ejecutaron una resolución de desalojo ordenada por la Alcaldía presidida por el nacionalista Armando Calidonio. La víctima era dueño de un pequeño carwash ubicado en la orilla del río. Según los vecinos, Flores Hernández intentó defender su negocio para que no fuera destruido por los tractores municipales que llegaron al sitio. 

LEA:Un muerto durante un desalojo reabre heridas en los bordos de un río en San Pedro Sula

Un trabajador del car wash Mi Fortaleza atiende a uno de los pocos clientes que ha llegado a buscar el servicio.

El lunes 1 de agosto de 2022, los lavadores de carros hicieron un plantón frente a la Municipalidad de San Pedro Sula para intentar hablar con el jefe municipal, pero se negó a recibir a la comisión que ellos habían nombrado. «No hemos llegado a ningún acuerdo porque en ningún momento nos ha querido escuchar. Lo hemos llamado públicamente a través de los medios de comunicación, nos hemos manifestado y el señor de ninguna manera nos ha querido escuchar», dice Luis Tejada. 

Hubo cuatro representantes del movimiento de los lavadores quienes lograron hablar con Contreras. Lo abordaron de imprevisto, dicen, después de esperar a la salida de la Municipalidad. En primera instancia, el alcalde les mencionó que ellos no tienen que estar ahí (en la orilla del río), pero que le presentaran un plan para evitar que las aguas grises que se producen por lavar carros lleguen al río. El plan solicitado tiene que ser desarrollado por un ingeniero en infraestructura. «Cuatro muchachos hablaron con él y dijeron que les propuso que hicieran filtros, pero todos sabemos que es una estrategia porque él sabe que no tenemos dinero para eso, sabe que somos luchadores», sostiene Tejada. 

Y ahora, con la ausencia de clientes tendrán menos recursos, dice Óscar, otro de los dueños de carwash, quien nos cuenta que en su improvisado negocio llegaban a diario de 12 a 15 carros; pero que en las últimas dos semanas solo han llegado cuatro o cinco. La gente no llega pese a que las multas propuestas por el alcalde –que van de 1,500 a 5,000 lempiras– ni siquiera han entrado en vigencia, pero la moción será evaluada por el pleno de la corporación del 11 de agosto. 

El 27 de julio a Óscar le derribaron la rústica construcción de zinc y madera donde recibía a los clientes. Además, le fue arrancada una fundición de cemento en la que se lavaban los vehículos. Asegura que su inversión era de unos 35,000 lempiras. El día que máquinas municipales arrancaron su construcción, sus amigos detuvieron vehículos y pedían ayuda económica para reconstruir el negocio. 

En declaraciones realizadas el 1 de agosto de 2022 por el alcalde Roberto Contreras, reiteró que él no tiene nada contra los lavadores; pero también dejó claro, aunque no explícitamente, que los dejará sin ese trabajo: «No tenemos nada en contra de las personas que lavan vehículos ahí, el asunto es que vamos a regular a las personas que llevan a lavar los carros a ese lugar porque no es un lugar donde se deben lavar carros. Es una contaminación enorme el daño que se le ha causado a Río Blanco», manifestó. 

Los lavadores de carros comentan que hay residenciales, un centro turístico y una empresa recicladora que también afectan las aguas del Río Blanco, pero que sobre esto no se ha dicho nada: «Hay aguas negras de la colonia Río Blanco que desembocan ahí. ¿Cómo nos va a decir a nosotros que contaminamos el río?», se pregunta Luis Tejada. 

Luis nos dijo que la intención de acabar con los carwash obedece a la presión de gente que no los quiere ver ahí más que al daño ecológico que menciona el alcalde: «Es una presión por la forma de vivir de nosotros, tenemos a los empresarios que les molesta. Ahí está la UTH que tiene visitas de muchos turistas y les preguntan ¿qué pasa con esta gente? Cualquier alcalde que venga tendrá esa presión porque a ellos les incomoda que estemos aquí, pero no hacen nada para que salgamos de la pobreza», dijo.

Al respecto, Contreras ha confirmado que existen múltiples quejas ante la Alcaldía por «problemas» generados por la actividades de los lavadores, y que estas son de las múltiples quejas de vecinos de colonias aledañas, universidades y los call center que les reclaman a las autoridades que hay hasta talleres de mecánica funcionando ahí: «Incluso el aceite quemado que sacan de las rastras lo tiran al río. No vamos a permitir la contaminación del río», dijo el jefe edilicio.

Las aguas del Río Blanco son utilizadas por los lavadores de autos para realizar su trabajo. En la época de verano, esta fuente de agua prácticamente se seca. Río Blanco, 3 de agosto del 2022/Foto CC

En el sector del río Blanco, la línea entre la pobreza y la abundancia es apenas una carretera de dos vías. El asfalto es la frontera entre el Bordo de Río Blanco, su hacinamiento y sus pobrezas, en contraste con una zona de alta plusvalía en la que se ubica la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH), Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), Altia Business Park y colonias exclusivas, como Villas Matilda y Los Alamos. Estos contrastes no son extraños en un país con un 73 % de su población en pobreza. 

El 27 de julio de 2022, cuando los dueños y trabajadores de carwash hicieron una protesta y quemaron llantas, también fueron acompañados por muchos pobladores del bordo de Río Blanco, que también se sintieron amenazados con la determinación de Roberto Contreras de acabar el lavado de carros a orillas del río. «Que nos dé donde vivir y nos vamos», gritaba indignada una mujer con el cabello pintado de rojo.

Samuel Cubas es pastor evangélico en la comunidad y también es el presidente del patronato, y él no cree que haya ninguna intención de moverlos. Cuenta que tiene 20 años de vivir en el bordo y hace unos 10 años comenzaron los rumores que los van a desalojar: «No son cinco casas; y como está el país no lo creo conveniente (el desalojo), en el bordo viven aproximadamente 1,500 familias», dice. 

No obstante, la campaña realizada contra los lavadores de carros la calificó como «injusta», pues son muchas las personas que sobreviven de ese ingreso, que aunque sea precario les ha cambiado la vida: «Mire aquí hay montón de muchachos que andaban perdidos y ahora tienen su trabajito, pero si lo pierden pueden volver a caer».

Para el pastor Cubas no todo lo propuesto por el alcalde es malo, pues no tirar sucio al río lo ve conveniente y también quitar las cantinas, «pero hay que dejarlos trabajar –dice–, aquí hay bastante gente que se mantiene de eso».

El religioso hace una mirada retrospectiva a las elecciones de noviembre de 2021, cuando Contreras ganó las elecciones, y asegura que «muchos querían el cambio y ahora se está dando vuelta». 

Ante la pregunta de si los lavadores de carros votaron por Contreras en las elecciones pasadas, Luis Tejada esboza una sonrisa picaresca y dice: «Todos, todos votamos por Roberto Contreras –dice, y sigue riendo–; porque él nos vino a engañar y vino a decir: “San Pedro Sula, Ciudad de Emprendedores”». 

En las elecciones pasadas, Contreras logró una abultada victoria con el 63 % sobre Armando Calidonio, quien buscaba un tercer período al frente de la comuna sampedrana. El triunfo le otorgó a la alianza conformada por Contreras y el Partido Libertad y Refundación seis regidores, que le permiten tener la mayoría en las sesiones de corporación, que es la instancia que aprueba o desaprueba asuntos como las eventuales multas por llevar los vehículos a lavar al Río Blanco. 

Tejada recuerda que, en campaña, Contreras les prometió que bajo su gobierno «no pasaría lo que vino a hacer Armando Calidonio». El trabajador hace referencia a un hecho ocurrido en diciembre del 2020, cuando un lavador de carros del sector murió herido de bala en un violento desalojo. «Entonces todos votamos por él y ahora nos salió peor que Armando Calidonio. Creo que en San Pedro Sula fue el lugar (bordo de Río Blanco) donde más sacó votos», dice Luis. Y sigue sonriendo. 

  • Publicaciones
Sobre
Periodista y libre pensador.
Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.