El Chele

Juan Ramon Molina | cuentos de honduras

Texto: Juan Ramón Molina
Ilustración: Candy Carvajal

Cuando ella le llevó el almuerzo —un plato de cocido hecho de prisa— aguardaba él a la reja, agarradas las manos a los barrotes. Era un mocetón membrudo, tirando a rojo, de mandíbulas fuertes, velloso como un perro de aguas, de barba viril. Un macho como pocos.

La hembra se acercó, rimando con las caderas, de amplio paréntesis, la estrofa del amor carnal. Era de mediana estatura, trigueña, rica de carnes, fresca como una sandía. Terciado el pañolón café, haciendo chillar los botines, pasó entre los soldados, despidiendo de su enagua una brisa ardiente y perturbadora, impregnada de perfumes baratos.

–Chico –dijo ronroneando la voz como gata–, aquí está el almuerzo.

–¿Por qué has venido tan tarde? –replicó el reo con una voz entre áspera y dulzona.

–No pude estar antes. Tengo mucho que hacer.

–¡Mentiras! Es que vivís entretenida con ese tinterillo. Ya sé que me seguís engañando. Pero ve, por Dios –e hizo una cruz con la diestra y la besó– que te doy una lección cuando salga de este enchute. Y lo que es a él…

Aquí la cara del Chele hizo un gesto feroz, enarcándose las pobladas cejas de sus ojos atigrados.

–A él –siguió iracundo– lo degüello con éste–. Y a hurtadillas de los soldados sacó un cuchillo, no se sabe de dónde, terriblemente afilado –. Lo degüello, ya lo sabés.

En la faz de la mujer se pintó una mezcla de miedo y de odio. Ésta, de repente, tiró al suelo el almuerzo, alejándose de la reja.

–Oíme, Negra –gimió él, arañando los barrotes–; oíme un momento.

Mas ella, caminando precipitadamente, como a pequeños saltos, ganó la entrada de la guardia.

–Oíme, Negra, oíme, te lo suplico. Parate un poco.

Ella iba a desaparecer, zangoloteando la pulpa de las redondas posaderas; mas de pronto se volvió, gritando con voz irritada, escupiendo las palabras.

–¡No, no vuelvo, entendelo! Quedate en la jeruza para siempre. Ya no quiero más guazangas con reos… ¿Lo oís? Con reos, porque tengo hombre que me dé. Y me da aritos: ¡Velos! Y pañolón: ¡Velo! –y descubrió el busto, agitando al aire el trapo, mientras sus ubres, sudorosas por la emoción, temblaban en la camisa como si fuesen de gelatina–. Y botines… ¡Miralos! –y enseñó el calzado amarillo, sobre el que caía la media azul, mostrando al mismo tiempo algo de la carnosa pantorrilla, con una suave vellosidad de durazno. Luego, volviéndose el fuste desdeñosamente, desapareció.

–¡Templada la Negra! –dijo el cabo cuando se fue, entre las carcajadas de los soldados.– Y qué… –e hizo una seña de masonería indecente, que produjo otra explosión de risas.

Chico Ramírez, alias El Chele, volvióse más taciturno desde entonces. Arregló su manutención con la mujer de otro presidiario, pasándose las horas fumando cigarrillos de tusa, o viendo obstinadamente al suelo. No pensaba más que en Tomasa, en La Negra, acordándose del día en que se la trajo robada, como dicen, de Cedros.

La muchacha, que era más ardiente que una cabra, cedió a sus primeras proposiciones, viniéndose a Tegucigalpa con él, donde sentó plaza de inspector de policía. Luego lo echaron del puesto, porque un día que estaba de malas pulgas, con la clava le abrió la cabeza a un borracho que le echaba mueras al gobierno, sin querer caminar. Así se encontró sin empleo, viviendo con la amasia en un cuartucho de La Plazuela.

Pero la quería, a pesar de las sopapinas que le daba en sus jumas, antes de sumergirse en sus letargos comatosos, y concibió el plan de llevársela a la Costa Norte, a probar fortuna. Ella, al saberlo, dijo que no, que no y que no.

–¡Ah! –exclamó Chico, furioso–; es que estás emberrinchada con ese maldito estudiante. Pues sabé una cosa: si los hallo juntos, por estas cruces, que los mato a los dos: por éstas. Y me largo en seguida a rodar tierra, mientras te podrís.

Y un día les halló, en el quicio de una puerta, sobiqueándose y besuqueándose. Sacó el cuchillo, echando más jotas que un carretero; pero solo logró darle al mozalbete un rasguño, así de un jeme, porque el tal huyó con piernas de venado. Capturó la policía al Chele, y como el otro sabía de intríngulis de Derecho, dio con él en la penitenciaría, condenado a dos años y meses de cárcel. Más de un año no supo de la Tomasa, de La Negra.

–Ya se endamó con otro– decían los reos, hurgándole, sin que dijese nada, porque sabía que era ciertísimo. –Las mujeres así, Chele, no pueden vivir sin hombre– le soltaba un veterano del crimen, encanecido en la cárcel, que tenía un rayón desde un ojo hasta el hocico, donde no faltaba la magalla apestosa.

–No pensés en esa gallina –seguía mansamente–; no pensés y consolate. Por cada peso falso, hay cien mujeres que solo falta que les digás: «¡Adiós, cosita!», para llevárselas uno.

Pero el Chele, ni por esas. La amada de un modo animal, a lo bestia en celo, aumentando su pasión la forzosa castidad de la cárcel. La quería siempre, acordándose de todo lo que le había hecho sufrir y gozar. Cuando cumpliese su condena iría a verla, perdonándola. ¿Cómo perder aquel cuerpo que le había hecho vibrar como una guitarra? «Mía o de nadie», pensaba Chico, contando los reales ahorrados.

El día en que cumplió su condena, lloró de gozo. Diéronle la libertad a otros dos reos, y celebraron el acontecimiento en un estanco de La Ronda, bebiéndose la cuarta parte de un garrafón. Iba a salir, dando traspiés, cuando pasó frente a él un joven, en el que reconoció a la luz del farol, a su odiado rival.

¿A dónde iba? A verla, seguramente. Pidió una botella de aguardiente, bebiósela en seis tragos, y, haciendo eses, golpeándose contra las paredes, trató de dar alcance al muchacho. Caminaba frenético, embrutecido. Le alcanzó a los pocos minutos. Sí, era él. ¿Conque la Tomasa –iba pensando, en su cabeza sudorosa, llena de alcohol– prefiere a este tipo amujerado, a este chancletudo sinvergüenza, y desprecia a un hombre como el Chele? Ya vería esta tal; ya vería. Los mato, por Dios que los mato. No lo despacho ya, porque quiero acabar con los dos. Sí, con los dos.

Diluviaba ligeramente. El estudiante, sintiéndose seguido, apresuró el paso; mas El Chele, aunque completamente beodo, le seguía a grandes zancadas. El otro echó a correr, ganando media cuadra, y se metió al cuarto de la Tomasa, de la Negra, que aplanchaba una camisa.

–¿Qué es?– dijo ella con susto.

–Un hombre me viene siguiendo: está bien bolo. Cerrá. (La puerta cerrose violentamente, en los momentos en que llegaba Chico).

–Abran –rugió empujando–. Abrí, maldita, ya te voy a enseñar. Decile a ese maricón que salga, si es hombre. ¡Abrí! ¡Aquí estoy, sinvergüenza! –y vociferaba insultos horribles.

La puerta, débil y carcomida, estaba para ceder a los esfuerzos del borracho, cuando éste, perdiendo la cabeza, rodó pesadamente sobre el empedrado, resbaloso a causa de la lluvia. A la media noche pasó una ronda, y el oficial, viendo aquel hombre tendido, encendió un fósforo. Tenía el rostro horriblemente desencajado, las uñas clavadas en las palmas de las manos, y en la boca medio oculta en la maleza de su barba rojiza, un copo de espuma sanguinolenta. Lo movió enérgicamente. ¡Estaba muerto!

Sobre

Juan Ramón Molina (Tegucigalpa, 17 de abril de 1875 - San Salvador, 2 de noviembre de 1908) fue un poeta, cuentista, diplomático y militar hondureño (alcanzó el grado de capitán en el Ejército de Honduras). Fue el primer poeta de Honduras que salió de Centroamérica para embeberse en las corrientes culturales de otras latitudes. Es uno de los grandes exponentes del modernismo en Centroamérica y su obra de gran calidad literaria lo consagra como el escritor hondureño más universal.

Total Posts: 0
Candy Alexandra Carvajal Pastrana, Tegucigalpa 20 de junio de 1990. Retratista e ilustradora. Egresada de bachiller en Artes Plásticas (2010), estudiante de la carrera de letras con orientación a la literatura en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Miembro del colectivo Apolión, impartiendo cursos de dibujo y pintura.
Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.