Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

“La institucionalidad no existe y nunca existió en el país”: Eduardo Martell, Partido Liberal

Eduardo Martell es el presidente del Comité Central Ejecutivo del Partido Liberal. Él fue el contrincante de Luis Zelaya en las elecciones internas en la disputa de la candidatura a presidente. Martell no es cara visible,  pero está apropiado de lo que sucede en este partido que cayó en su peor crisis tras el golpe de Estado: limpiar el partido y apostar por construir la institucionalidad en el país, que según Martell nunca ha existido ni siquiera cuando los liberales gobernaron y no existirá si un presidente que no fue electo por el pueblo toma de nuevo el poder.

Luis Zelaya y Martell representan la nueva ola del Partido Liberal y ambos felicitaron a Salvador Nasralla por el triunfo que el Tribunal Supremo Electoral -donde su partido tiene representación- no reconoce. Lo felicitaron una, dos, tres veces, en conferencias de prensa y en twitter. Han solicitado la nulidad del proceso electoral y que se repitan las elecciones pero también reconocen que esto va de la mano con la movilización social en las calles de manera pacífica.

Ahora Martell asegura que si la Alianza gobierna tiene retos como construir esa institucionalidad que no existe ni siquiera en su partido político y quizá así tengan oportunidad de ganar unas próximas elecciones. Pero si Hernández queda en el poder, la democracia habrá quedado totalmente destruida.

“El primer acto de corrupción de una democracia empieza en las elecciones y hoy estamos ante uno de los mayores fraudes electorales de la historia de nuestro país. Que no se malinterpreten mis palabras, David Matamoros Batson (magistrado presidente del Tribunal Supremo Electoral) ya pasará a la historia del país por lo que es y no digo más. Aquí hay que pensar en nuestro país, si no se toman los correctivos del caso, acuérdense de mí, los próximos años serán conflictivos”; dijo Martell en una entrevista a Contra Corriente.

CC: ¿Cómo ve la situación de crisis política en la que ha caído Honduras tras las elecciones del 26 de noviembre?

CM: La veo como la ve todo el pueblo hondureño, con tristeza, frustración. Nosotros como partido certificamos hace meses que esto iba a pasar, que no había garantías para que este proceso fuese transparente y confiable, señalamos a la empresa Mapa Soluciones como responsable del sistema de transmisión. Se reían de nosotros, no hacían caso y allí están las evidencias. Segundo, señalamos la poca autonomía del TSE como ente público, es un ente cooptado por el actual partido de gobierno y allí está la muestra, no hay independencia por lo tanto no hay confiabilidad.

A estas alturas el resultado que emane el TSE da igual, nadie le va a creer, no le va a creer el pueblo y tampoco la comunidad internacional, que tal vez ha tenido un comportamiento más diplomático, para decirlo de alguna manera. Ese ente público fracasó, se invirtieron más de 45 millones de dólares que prácticamente sirvieron para nada. Estamos muy preocupados, el país transita por el camino de la inestabilidad y eso perjudica a los sectores vulnerables de Honduras.

CC: Pero ustedes como partido tienen representante dentro del Tribunal…

CM: Nosotros dijimos, o politizamos el TSE o lo despolitizamos. El magistrado Erik Rodríguez fue electo hace 3 años, no fue electo por nuestro Central Ejecutivo, responde a otro mandato. Nosotros tomamos posesión en mayo de 2017 por lo tanto podemos decir que no tenemos representación en el TSE y podemos afirmar que las actuaciones que ha tenido el pleno de magistrados no nos representa como partido, creo que hoy el fracaso más que evidente del TSE amerita una discusión profunda para darle un giro a ese órgano, no es confiable y no garantiza transparencia.

CC: ¿No se sienten representados como Partido Liberal o como la nueva línea del partido?

CM: Hablar del partido es hablar de algo abstracto, hay una nueva visión de un nuevo liderazgo que lo encabeza Luis Zelaya en quien confiamos y que lo ha demostrado desde antes del 26 de noviembre, no todos le creían, pero después del 27 de noviembre ha quedado plasmado que sí representa una nueva forma de hacer política. En ese sentido no nos sentimos representados nosotros, el nuevo liderazgo por el magistrado supuestamente liberal. Que no se confunda esto, nosotros nunca pedimos que se nos favoreciera desde un punto de vista sectario, nosotros solo pedimos transparencia y que se tomaran las medidas correspondientes para que el 26 de noviembre ganara el que tuviera mayor cantidad de votos.

CC: ¿Han sido atacados por esta postura?

CM: Absolutamente. Confunden nuestras decisiones. Nosotros no estamos de lado de nadie, solo estamos reflejando la manifestación del soberano, esa fue la intención del pueblo hondureño que gobernase Salvador Nasralla, no se trata de que hayamos hecho alianza, o que hayamos pactado un cogobierno, se trata de que hay una verdad reflejada en nuestras actas, el presidente electo se llama Salvador Nasralla y lo único que hemos hecho es manifestarlo. Nos guste o no es lo que decidió el pueblo hondureño.

Esos acuerdos bajo la mesa para repartirse pedazos del pastel del poder, esas canonjías esos pactos de distribución de instituciones nos tiene en una crisis como partido y allí están los resultados electorales, no es Luis Zelaya ni esta administración del partido los responsables de los resultados del proceso electoral, nosotros asumimos el costo político  de estar en este momento histórico pero creo que han sido los errores que se han cometido en el pasado reciente que nos tienen en el sitial donde estamos, y lo respetamos pero asumimos el reto para cambiar esa dinámica, que lo entiendan quienes hicieron daño al partido, hay una nueva visión.

CC: Luis Zelaya habla de un lado oscuro…

CM: Nosotros estamos en una etapa de transición y es normal que haya reacciones de disgusto, malestar de quienes se sienten desplazados, los que ya estuvieron en el pasado reciente y los que han estado gobernando de manera directa o indirecta al PL en los últimos 10 a 15 años. Pero es respetable, nosotros no queremos desatar una cacería de brujas diciendo solo los culpables, lo que estamos diciendo es que creemos que se equivocaron, que sus decisiones nos pasaron factura y que miremos hacia adelante para construir un genuino PL. Yo no le digo lado oscuro porque la noche me gusta mucho, yo le digo que hay un bajo mundo del PL que no le gusta que actuemos con decencia, con firmeza, honorabilidad. Fuimos a un ajuste electoral, perdimos, no pasa nada, esa es la grandeza de la democracia, respetar al pueblo hondureño.

CC: ¿Es Carlos Flores quien juega un papel importante allí?

CM: Yo no sé si lo está jugando, todos debemos jugar un papel y que sean los liberales que valoren, premien o castiguen ese accionar, lo que quiero decir es que más allá de Carlos Flores, Gabriela Núñez, Elvin Santos, Luis Zelaya, Carlos Martell,  lo que sí les puedo garantizar es que en este nuevo liderazgo no nos vamos a prestar a acuerdos que vayan en contra de Honduras. Respetamos lo que cada quien haga individualmente o dentro de sus grupos políticos.

Nos sirvió para presentar el escrito de nulidad, en nuestras actas hemos hecho análisis ha habido manipulación respecto a lo que se está publicando, nos ha servido el análisis para reiterar lo que dijimos el 27 y para presentar la petición para la única salida que tiene este problema: la repetición del proceso electoral a nivel presidencial. No hay otra salida.-Eduardo Martell

CC: ¿Ustedes están seguros que hubo fraude en estas elecciones?

CM: Nosotros presentamos el viernes pasado una demanda de nulidad por los evidentes y manifiestos vicios del proceso, no hubo transparencia, nosotros hemos presentado actas adulteradas donde sí aparecen los mismos nombres de delegados de mesa pero con diferente letra de quienes firmaban. Lo que hubo fue una clonación de actas en muchos departamentos por ejemplo de Intibucá, Lempira. Desde el principio hubo un mal manejo del proceso con los traslados, allí empieza el esquema de manipulación de la voluntad soberana: traslados fraudulentos, la entrega de las tarjetas de identidad muy mal manejado por el Registro Nacional de las Personas (RNP), el tráfico de credenciales de partidos políticos, se les entregan 36 mil credenciales a los partidos que no obtuvieron ni 2 mil votos, abrieron tarde muchos centros de votación y cerrando centros de votación a tempranas horas.

El sistema se cayó, aunque dice el presidente que lo empujaron. El sistema no se cae, el sistema lo hacen caer, había ingresado un 57% de actas electorales que marcaban una tendencia clara, esa oscuridad de más de 4 o 5 días de no transmisión de resultados haciendo uso del sistema, eso sirvió para que la gente del Partido Nacional no abandonara sus mesas, numero dos sirvió para maquilar votos y actas de MER. Eso es lo que estamos viendo, votos sin doblar, que después cuando les avisaron empezaron enfrente de las cámaras a doblar, el sistema no se cae, lo hacen caer. Luego cambian el servidor, resetean para borrar rastros, es un burdo acto de fraude, aunque en la realidad hubiese ganado Juan Orlando, después de lo que hizo el activista nacionalista David Matamoros Batson, nadie le va a creer, cuántos días han pasado y no tenemos presidente de este país.

CC: ¿Estuvieron en el escrutinio especial?

CM: El TSE casi siempre se negó a darnos la cuota de funcionarios que debían estar en él, al final nos acreditaron unos observadores pero no fuimos a los escrutinio especial porque es extemporáneo, hubiéramos ido si se hubiera hecho cuando ingresaron las maletas electorales. Pasaron 15 días, hay un espacio de tiempo, lo dice el informe de la OEA, no se respetó el orden de llegaba de los camiones, fueron selectivos en ir descargando dependiendo del origen, lo que nos parece es que usaron este tiempo para cambiar actas, urnas, la voluntad del pueblo hondureño.

CC: ¿Qué análisis han hecho con las actas que ustedes tienen?

CM: Las actas nos sirvieron para tomar la decisión de felicitar a Salvador Nasralla como presidente electo, en físico teníamos el viernes pasado 86%  y él gana, esa tendencia es irreversible desde un punto de vista estadístico, tendría que sacar 0 votos Nasralla y la totalidad de votos Juan Orlando Hernández. Nos sirvió para presentar el escrito de nulidad, en nuestras actas hemos hecho análisis ha habido manipulación respecto a lo que se está publicando, nos ha servido el análisis para reiterar lo que dijimos el 27 y para presentar la petición para la única salida que tiene este problema: la repetición del proceso electoral a nivel presidencial. No hay otra salida. Si hoy dicen que ganó SN, no lo va a aceptar el PN y si gana JOH no lo va a aceptar el resto de sectores.

CC: Pero si repiten las elecciones con el mismo Tribunal ¿qué va a pasar?

CM: Nosotros hemos pedido que se repita el proceso como dice la Ley Electoral y que se tomen las medidas pertinentes para blindar el proceso, se lo dijimos a la OEA, al G16, a los países latinoamericanos y del Caribe, al centro Carter a la Unión Europea, y no hicieron caso en el momento, hoy no me cabe la menor duda que habrá ojos y manos dispuestos a meterse en el proceso. Desde el punto de vista personal yo sugeriría que los actuales magistrados den un paso al costado, no pueden seguir administrando un proceso que no hicieron bien, cabría la urgencia de nombrar un nuevo tribunal con nuevos representantes pero sobre todo con el acompañamiento de instituciones de primer nivel.

CC: Eso llevaría tiempo…

CM: El tiempo que se lleve, es peor tener que aguantar a alguien que no ha ganado las elecciones. Nosotros tenemos que saber que lo que está a punto de suceder puede representar una puñalada mortal para la democracia del país, si dejamos pasar esta manipulación de la voluntad soberana como si nada y asume un presidente en contra de lo que expresó el 65% de  la voluntad soberana estamos jugando con la estabilidad del país. Yo llamo a la cordura pero este pueblo está cansado de haber sido engañado en los últimos tiempos, más promesas y menos salud, seguridad, menos oportunidades. Que se lleve el tiempo prudente que se tenga que llevar, o aceptamos ese tiempo o vamos a tener que aguantar a alguien que posiblemente no haya ganado las elecciones.

CC: ¿A quién se le deducen responsabilidades si hablamos de repetir elecciones, la responsabilidad del fracaso de este proceso electoral? ¿Sería borrón y cuenta nueva?

CM: La institucionalidad no existe en este país…

CC: ¿Desde cuándo?

CM: Nunca ha existido.

CC: ¿Ni siquiera en los gobiernos liberales?

CM: No, no no… lo que habla de un buen gobierno son las cifras, los índices, vivimos en un país con niveles altos de pobreza, somos el sexto país más desigual del mundo, un país donde al año se van 100 mil personas en busca de oportunidades, esos índices nos muestran que ha habido una falta de eficiencia de distintos gobiernos, en distintos niveles, como la actualidad nunca, nunca habíamos visto niveles tan bajos de institucionalidad.

Los causales de nulidad están en la Ley Electoral en el artículo 202, ese es el primer paso para intentar utilizar parte de esa institucionalidad. ¿A quién se le deducen responsabilidades? a quienes hayan cometido delitos, sí hay causales de nulidad, por lo tanto procede a que se repita el proceso eso manda la ley electoral. Habrá tiempo también para tomar las sanciones que correspondan, pero ¿a quién le toca hacer esas sanciones? A la Corte Suprema de Justicia en la que no confiamos, la misma Corte que le permitió al actual presidente optar a una candidatura prohibida por la Constitución. Yo creo que debemos entender más que de buscar culpas, construir institucionalidad, ya habrá tiempo. No basta el borrón y cuenta nueva como dice usted, porque eso invita a la impunidad y a volver a cometer vicios sabiendo que difícilmente pasará algo. Pero, le voy a decir, a mí ya me da igual David Matamoros Batson…

CC: Pero no le puede dar igual porque él preside el TSE que ha creado el problema.

CM: Yo prefiero mil veces que David Matamoros Batson se vaya del país y nos olvidemos de él de por vida a que caiga Honduras a un nivel de ingobernabilidad que nos lleve a una convulsión civil donde habrá muertos muchos más de los que ha habido ahora, tenemos el ejemplo de Guatemala, El Salvador y Nicaragua, llega un momento en que las personas trascienden. El TSE, la CSJ, el MP nunca han hecho su trabajo, ya deberían haber hecho algo pero no funciona.

CC: ¿La MACCIH debería jugar un papel aquí?

CM: Yo tenía una percepción errada de la MACCIH, desconfiaba y no le daba crédito pero he tenido comunicación con dos personas de mi entera confianza que saben lo que se maneja allí adentro y le voy a dar el beneficio de la duda. Lo más triste es que la existencia de la Maccih secunda lo que les digo, es una misión de la OEA ante el fracaso de nuestras instituciones. Mucho trabajo queda en nuestro país, hay que modificar el sistema de selección de fiscal, la Corte, el TSE, el RNP, tantas cosas que hay que hacer. El primer acto de corrupción de una democracia empieza en las elecciones y hoy estamos ante uno de los mayores fraudes electorales de la historia de nuestro país. Que no se malinterpreten mis palabras, David Matamoros Batson ya pasará a la historia del país por lo que es y no digo más, aquí hay que pensar en nuestro país, si no se toman los correctivos del caso. Acuérdense de mi los próximos años serán conflictivos.

CC: Estados Unidos ya tiene su posición al respecto…

CM: Yo le voy a decir algo, los problemas de su casa los resuelve usted no usted y el vecino, nosotros queremos a veces que el vecino nos resuelva los problemas. Estados Unidos tendrá una postura de acuerdo a sus intereses y es normal pero al final la inestabilidad la estamos sufriendo nosotros. Hoy lo dijo la Cámara de Comercio de Tegucigalpa que el 60% de las ventas ha bajado en esta época aquí y las cosas van a ir a peor, por lo tanto más allá de la posición que puedan tener EEUU y otros países nos debe preocupar como país, como sociedad y partidos políticos qué salida hay para una transición para lograr lo que anhelamos un país en paz y dedicados al trabajo

Yo prefiero mil veces que David Matamoros Batson se vaya del país y nos olvidemos de él de por vida a que caiga Honduras a un nivel de ingobernabilidad que nos lleve a una convulsión civil donde habrá muertos muchos más de los que ha habido ahora, tenemos el ejemplo de Guatemala, El Salvador y Nicaragua, llega un momento en que las personas trascienden. El TSE, la CSJ, el MP nunca han hecho su trabajo, ya deberían haber hecho algo pero no funciona.-Eduardo Martell.

CC: O sea que la presión social es determinante ante las decisiones de los grupos de poder…

CM: Yo tengo una tesis, llevamos unos 500 años de agachar la cabeza desde la llegada de los españoles, la oligarquía criolla, los enclaves mineros y bananeros, las estructuras caducas de los partidos que impusieron sistemas que prácticamente atropellaban los intereses de las mayorías y lo que hizo el pueblo de manera permanente: agachar la cabeza, no estamos invitando a la anarquía, a la violencia, estamos invitando a ser ciudadanos, no simplemente habitantes de este país. Aquí no hay ejercicio ciudadano, salir a las calles pacíficamente como muestra de rechazo a una imposición es lo que le hace falta a este país, o no  convertimos en ciudadanos o no nos quejemos el día de mañana cuando el sistema nos atropelle o nos orille a tomar la decisión como la mayor parte del pueblo hondureño de migrar en busca de oportunidades.

CC: ¿Fue un error que el PL no se uniera a la Alianza?

CM: Nosotros no estamos a favor del PN o  la Alianza, nosotros estamos diciendo lo que pasó en este país, nosotros seguimos sin coincidir en puntos torales con sectores de la Alianza. El punto no es sacar a unos y meter a otros y se acabó violentando los principios, los valores, visiones de país. Desde el punto de vista electoral podría decirse que sí fue un error porque si nos hubiéramos unido hubiéramos ganado, hacer análisis después de ocurridos los hechos es muy fácil, nosotros tomamos una decisión de acuerdo a nuestros principios. Por ejemplo el PL no cree en una Asamblea Nacional Constituyente en este momento porque no hay condiciones para ello. Tampoco cree en una reelección ilegal, la Alianza pregona el socialismo y nosotros somos liberales, no pasa nada, respetamos a los socialistas, los de derecha, los liberales. Nosotros mantuvimos nuestra postura y al final hubo un veredicto. Desde el punto de vista electoral estamos seguros que hubo voto útil, había un sentimiento AntiJOH y eso primó a la hora de tomar la decisión y vieron en Nasralla la opción para derrotarlo. No lo miraría como un error porque fue una decisión analizada concienzudamente.

CC: Salvador Nasralla ha dicho que no es socialista ni comunista, la Alianza es PINU y LIBRE ninguno de los partidos tiene esas características como usted lo menciona…

CM: Nosotros no criticamos… aquí hay varios matices, en nuestro país ser socialista es sinónimo, sobre todo fue en los 80, de terrorista, yo que he tenido la oportunidad de vivir fuera del país porque mi papá fue diplomático de carrera, no pasa nada, usted puede ser derecha, de centro, socialista, siempre que se enmarque en los parámetros democráticos. Cuando nosotros vimos el documento de constitución de la Alianza de oposición hubo elementos con los que no coincidíamos.

CC: ¿No cree usted que los problemas del país van más allá de las discusiones ideológicas?

CM: Por eso le digo, a la hora de gobernar lo que se pone en práctica son políticas públicas de acuerdo a una visión. ¿Cuál es la visión liberal de la educación?: una educación pública de calidad, de un sistema fiscal progresivo que pague más quien más gane, si nos ponemos en ese análisis cada ideología tiene una variante, allí vemos como actúa el PN en su política fiscal más impuesto, más trancazos. Sí tienen implicación las visiones de donde pueden haber contradicciones, no se descarta que las fuerzas políticas lleguen a un acuerdo, en Chile lo han hecho y ha sido exitoso en ese país.

CC: ¿Este Partido Liberal es distinto al del golpe de Estado?

CM: A raíz de la crisis surge un nuevo partido político, allí hay un drenaje de la fuerza electoral del PL hacia LIBRE. Llegamos a esa crisis ante la incapacidad de los gobernantes de ponerse de acuerdo, si no se puede dialogar ya se fracasó la democracia. El tema efectivamente de esas decisiones que se tomaron en su momento, no solo fue el reflejo de una división de criterios, desde 2005 en campaña Micheletti le envió una carta a Mel en la que decía que le tenía que cumplir como presidente del CN y que se dio cuenta que tuvo otras negociaciones, parecía una disputa de grupos.

En 2006 como miembros de la juventud liberal lo fuimos a buscar a Manuel Zelaya, iba Jorge Aldana con nosotros, y dijo una frase Mel que a mí nunca se me olvidó: no pierdan su tiempo, el PL solo sirve para ganar elecciones, mejor dedíquense a trabajar en el gobierno. Al final nuestros partidos han sido maquinarias electorales más que verdaderas instituciones o partidos consolidados como el PSOE, PP, Liberación Nacional, PRI, PAN. Fuimos maquinarias electorales que se dedicaban a prepararse como prepararse para jugar una potra, seis meses antes de las elecciones se aceita la maquinaria, si perdía se olvidaba 2 años y medio del partido, igual si ganaba, esas son lecciones que debemos aprender. Luis Zelaya apareció un día después de la derrota, no se ocultó porque el partido debe seguir funcionando. Hoy vemos como hemos recuperado cierta confianza por el rol de Luis Zelaya y el PL, el 2009 nos pasó como partido una gran factura.

CC: ¿No le genera incertidumbre un gobierno de la Alianza?

CM: Yo le digo ciertas limitaciones que tuvimos para tomar esa decisión, además del corto tiempo, nosotros como auténticamente liberales somos abiertos, tolerantes, nosotros respetamos la ideología, vamos a respetar si le toca gobernar a la Alianza siempre y cuando se enmarque en la democracia.

 

CC: ¿Cómo queda el PL si gobierna JOH los próximos 4 años?

CM: El PL tendrá que hacer lo propio independientemente de quien gobierne, la realidad es que tenemos un tercer lugar, debemos tener un rol de real oposición al gobierno que sirva para mejorar la democracia. Debemos hacer correctivos internos. El único objetivo de un partido político es ganar elecciones, llevamos 3 periodos que no ganamos, las cosas no se están haciendo bien, pero en un ambiente de poca confiabilidad del elector no descarto que las próximas elecciones las ganemos, dependerá de lo que hagamos, de quienes nos representen, quienes son nuestros candidatos, el rol de diputados y alcaldes, asi que independientemente que gobierno hacer una oposición seria constructiva, mejorar internamente nuestra institución. A mi juicio somos un partido anquilosado en el tiempo, un partido de inicio de la primera mitad del siglo XX, allí nos quedamos, fue cambiando el electorado y la cultura política, vino un momento de crisis y cuando se tenía que actuar hasta la propia institucionalidad del partido no existía cuando teníamos que hacer uso de ella.

CC: ¿Y si gobierna la Alianza cómo queda el PL, habrá algún pacto?

CM: Nosotros hemos dicho que como partido somos responsables, si el PL puede servir a que Honduras avance, incluso no habiendo ganado las elecciones, vamos a ser categóricos- y aquí esto queda grabado-, aquí no nos estamos distribuyendo chambas como sucedió en 2010 que se distribuyeron 2 o 3 ministerios para repartirse chambas. Tampoco estamos hablando de 2014 del supuesto pacto de gobernabilidad que nadie conoce porque dicen que solo hay una copia pero que nadie conoce y sirvió para distribuirse magistrados y parte de las instituciones de nuestro país. Eso no es lo que buscamos. Nosotros hablamos de un pacto de nación, si no entendemos como fuerzas políticas que debemos buscar ir en una sola dirección porque todas las demás nos llevan al abismo estamos perdidos. Con el acompañamiento de las fuerzas sociales, políticas y económicas debemos blindar un gobierno para que se dedique a gobernar y no se dedique a potenciar proyectos políticos continuistas o de grupo para hacer uso y beneficio del poder.

Honduras cada vez tiene menos tiempo, las cifras de nuestro país son poco alentadoras, se deben alrededor de 16 mil millones de dólares, según el Foro Social para la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) y el PIB ronda los 10 millones, debemos 4 de cada 10 lempiras que tenemos. Allí están los paquetazos que mencionamos antes, el déficit del país es extraordinariamente alto, el que gane y no entienda que hay que olvidarse de la política para gobernar esto, está en serios problemas. Nosotros somos un pueblo noble pero no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

12 diciembre, 2017
Honduras: entre la injerencia y la autonomía popular
14 diciembre, 2017
Descodificando el fraude electoral

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.