El banano: nostalgia y supervivencia

A orillas del majestuoso río Ulúa, uno de los más importantes del país, a la altura de El Progreso, Yoro hay una comunidad que se llama El Banano. Su nombre ya cuenta una historia bastante conocida, la historia de cómo fuimos y en cierta medida seguimos siendo una república bananera. La nostalgia de la compañía que forjó y diseñó la forma en que este país se organizó, pero que nunca trajo el desarrollo que la gente soñó. En El Banano aun no hay acceso a una educación de calidad. Jóvenes maestros del Instituto Hondureño de Educación Radiofónica hacen horas de voluntariado para llegar a esta comunidad viajando a veces a jalón y a veces en mototaxi durante una hora en calles de tierra. El paisaje ya no solamente es banano, ahora también es palma africana. La vida en los campos sigue siendo olvidada, ignorada. Aquí una visita pequeña de los campos bananeros, pequeñas muestras de un país.
  • Publicaciones
Sobre
Licenciada en Informática Administrativa, graduada en la Universidad Nacional Autónoma del Valle de Sula(UNAH-VS). Fotógrafa, disidente, amante al arte y diseño. Feminista. Emprendedora creativa.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.