Nicaragua se va a vaciar «como Venezuela», advierten migrantes que van en caravana huyendo de Centroamérica

El 15 de enero, desde la terminal de buses de San Pedro Sula en Honduras, salió la primera caravana migrante de 2022 . Es un grupo de 600 migrantes. Casi la mitad son nicaragüenses huyendo del régimen de Daniel Ortega.

Texto: Allan Bu
Fotografías: Antonio Gutiérrez


Es viernes y son más de las 10:00 p.m. Están acostados en el pasto de la Gran Terminal de Buses en San Pedro Sula, norte de Honduras. Parecen cómodos, pero cuando nos acercamos a preguntar a qué hora tiene planeado salir la caravana, inmediatamente se activa el instinto de supervivencia y preguntan: «¿Dónde está su credencial de medios?». 

Son ciudadanos nicaragüenses huyendo del Gobierno autoritario de Daniel Ortega. Ayer por la noche se unieron a la primera Caravana Migrante de 2022, que está conformada por un grupo de al menos 600 personas y que partió este sábado 15 de enero en horas de la madrugada hacia Corinto, frontera con Guatemala.

«Nosotros sabemos que si te damos una declaración tenemos menos oportunidades de regresar si no logramos pasar», nos dice un hombre fornido, quien parece ser la voz del éxodo nicaragüense. Pero no son solo nicaragüenses, aunque son la mayoría: el viaje cuenta con migrantes haitianos, hondureños, venezolanos y hasta africanos.

Esta caravana se registra cinco días después de que Daniel Ortega tomase posesión como presidente de Nicaragua después de reelegirse por cuarta vez consecutiva en unas cuestionadas elecciones desarrolladas en noviembre pasado. A dicho acto únicamente acudieron tres presidentes: el de Honduras, Juan Orlando Hernández; el de Venezuela, Nicolás Maduro y el de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Leer: Presencia de Juan Orlando Hernández en toma de posesión de Daniel Ortega obedece a reciprocidad y conveniencia, coinciden analistas

«A quienes están en contra del Gobierno (de Daniel Ortega) los están secuestrando o metiendo a la cárcel», dice otro hombre, quien agrega una frase que deja claro el miedo al régimen nicaragüense: «No podemos dar nuestros nombres porque nuestras familias están allá, nos pueden fregar. Estamos con un gobierno que es capaz de todo».

Este otro hombre cuenta que él y sus dos hijos estuvieron presos y que está viajando con ellos rumbo a Estados Unidos porque en Nicaragua, quienes protestan, son perseguidos. Interviene un tercer hombre, alto y de camisa roja, que dice huir porque su padre fue detenido y ejecutado de un balazo en la cabeza y que él, también, estuvo detenido en una cárcel de Nicaragua.

Nicaragua fue escenario de protestas en 2018 en contra del régimen de Daniel Ortega. Se reportaron fuertes manifestaciones y actos de violencia que iniciaron en abril de 2018 por iniciativas de reformas al sistema de seguro social de ese país. Hubo centenares de muertes durante dicho periodo. Según El País de España, a julio de 2018 se contabilizaban más de 300 muertos.

Recomendamos: Disparaban con precisión: ¡a matar!

Este 2022, para salir de Nicaragua, los migrantes tuvieron que utilizar puntos ciegos e incluso pagar para que los cruzaran de la frontera centroamericana. Uno de ellos explica: «Por la frontera no puede salir nadie. Tiene (Daniel Ortega) el ejército por todos lados. Pagamos para que nos pasaran».

También nos cuenta que hay mucha gente saliendo en excursiones desde el vecino país, pagando 250 dólares (6,131 L) para llegar a Guatemala donde, según él, hay muchos compatriotas suyos esperando el paso de la caravana.

Leer: De regreso de la caravana con los sueños golpeados

Muchas de las familias migrantes que planeaban salir del país junto con sus hijos menores de edad, no pudieron cruzar la frontera de forma regular al no contar con el pasaporte de los niños. La mayoría avanzaron por puntos ciegos. Frontera de Corinto entre Honduras y Guatemala. 15 de enero de 2022. Foto: Antonio Gutierrez.

Según referencia de algunos migrantes que han pagado, para cruzar hasta Estados Unidos, la mafia de la trata de personas cobra entre 7,000 y 11,000 dólares por persona; pero la mayoría de los integrantes de la caravana viajan con lo que llevan puesto, acompañados de su fe y la esperanza de un futuro mejor.

«Hay que pedirle a Dios que la caravana avance.  Mire si usted presenta opciones como las que estamos pasando en Nicaragua, no creo que no nos dejen pasar, explicando que no podemos regresarnos a Nicaragua», nos dice uno de ellos.

En territorio hondureño, el grupo de nicaragüenses fue retenido por varios minutos, pero, aunque no les permitieron cruzar la frontera de forma oficial porque estos no presentaron la documentación requerida, no se les impidió que cruzaran la frontera por puntos ciegos. Incluso, más de algún oficial les señaló por dónde podían cruzar. 

La mayoría de nicaragüenses en la caravana vio la convocatoria a través de las redes sociales. Muchos piensan que en Nicaragua puede presentarse un éxodo masivo. «Nicaragua, se va a volver como Maduro en Venezuela, que todo mundo emigró», nos dice una voz de entre el grupo.

«En Nicaragua usted ve esos reportajes que no pasa nada, pero la mayoría de personas que trabajan son personas que están agarrando de la teta (trabajan con el gobierno) y están amenazados».

¿Qué posibilidades tiene de pasar esta caravana?

En la caravana, que la conforman unas 600 personas, también viajan hondureños como Nery Paz. Es un hombre de 51 años, un jornalero que pretende llegar a Estados Unidos. Es oriundo de San Marcos,  Santa Bárbara, zona occidente de Honduras. Este es su segundo intento.

«Me voy con la caravana. Aquí se trabaja y no le pagan a uno. Si el Señor permite que yo llegue, quiero mejorar», nos dice. 

Más adelante nos encontramos a Javier. Hará su cuarto intento de llegar a Estados Unidos. Nos dice que tiene cuatro años sin un trabajo formal. Es padre de dos hijos y necesita ver por su futuro.

La mayoría de personas en la caravana provienen de Nicaragua y Honduras. Alrededor de unas 600 personas caminaron a la frontera, la mayoría ingresó a territorio guatemalteco. Corinto entre Honduras y Guatemala. 15 de enero de 2022. Foto: Antonio Gutierrez.

«Aquí no hay nada. Quizás el país mejore, pero eso no será inmediato. Cuando alguien está bien enfermo mejora lentamente. Y Honduras está enfermo», sostiene.

En enero de 2021, un grupo de más de 7,000 hondureños salió de la misma forma desde San Pedro Sula en la primera caravana migrante de ese año. Los migrantes pretendían llegar a Estados Unidos, pero en Guatemala fueron rodeados y después dispersados con gases y garrotazos.

Según datos del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigho), 52,968 hondureños fueron retornados desde enero a diciembre de 2021. La mayoría, desde la frontera sur de Estados Unidos con México. Y otros, desde el territorio estadounidense.

  • Publicaciones
Sobre
Periodista y libre pensador.
Fotógrafo
Total Posts: 84
Escritor y fotoperiodista. Actualmente director de fotografía en Contracorriente.
Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.