La oposición de Honduras no logra acuerdos y acudirá dividida a elecciones generales

Texto: Eva Galeas
Fotografías: Martín Cálix

 

Tras no lograr acuerdos, los tres candidatos opositores a nivel presidencial más fuertes de Honduras acudirán a elecciones generales sin establecer alianzas entre sí. 

Con la nueva ley electoral aprobada, el pasado jueves 27 de mayo, en horas de la noche, los magistrados del Consejo Nacional Electoral  (CNE) dieron el banderillazo inicial convocando a elecciones a los catorce partidos políticos que están legalmente inscritos para participar en la próxima contienda electoral a nivel presidencial, municipal y del legislativo.

En esta ocasión, los hondureños elegirán a un presidente, a 3 designados presidenciales, a 128 diputados propietarios, 128 parlamentarios suplentes, 20 diputados al Parlamento Centroamericano y a 298 alcaldes con sus respectivos regidores.

En conferencia de prensa dada la semana pasada, la  consejera presidenta del CNE, Ana Paola Hall, hizo el llamado a los partidos partidos políticos y aclaró que los once partidos políticos legalmente inscritos que no participaron en elecciones primarias tienen hasta el 14 de junio para inscribir a sus candidatos y candidatas a cargos de elección, mientras que las candidaturas independientes deberán presentar su solicitud dentro de los próximos diez días, que comenzaron a correr desde el día de la declaratoria.

Los candidatos de nivel presidencial  que participarán en las elecciones generales son: Yani Rosenthal por el Partido Liberal (PL),  Nasry Juan Asfura por el Partido Nacional (PN),  Olga Alvarado por el Partido Democracia Cristiana de Honduras (DC), Alfonzo Díaz Narváez por el Partido Unificación Democrática de Honduras (UD), Marlen Alvarenga por el Partido Anticorrupción de Honduras (PAC), Romeo Vásquez Velásquez por el Partido Alianza Patriótica Hondureña, Xiomara Castro por el Partido Libertad y Refundación (Libre), Andrés Pavón por el Partido Frente Amplio,  Augusto Crúz Ascencio por el Partido Movimiento Solidario (Vamos), Esdras Amado López del Partido Nueva Ruta de Honduras (PNRH), Salvador Nasralla por la Alianza Unión Nacional Opositora de Honduras (UNOH), y el actual diputado  Jorge Yllescas por el Partido Todos Somos Honduras (TSH).

Hasta la fecha solo se ha consolidado la alianza de nivel presidencial que tiene por nombre  UNOH, conformada por el PSH, de Salvador Nasralla, y el partido Innovación Nacional y Unidad Social Demócrata  (Pinu-sd), que lidera la diputada Doris Gutiérrez.

El presidenciable Salvador Nasralla decidió hacer una alianza con un sector político minoritario y se desligó del Partido Libre, con el que había hecho una alianza en las pasadas elecciones. El PL —que forma parte del bipartidismo histórico y que ahora está relegado a un papel menos protagónico— tampoco pudo lograr acuerdos con ningún sector a nivel presidencial. El PN, en cambio, mantiene un voto unificado.

El PN recibió esta semana la noticia de que su presidenciable, el alcalde de Tegucigalpa Nasry «Tito» Asfura no será investigado por el Ministerio Público, institución que había presentado dos antejuicios para retirarle la inmunidad y de esa forma presentar una acusación por actos de corrupción y lavado de activos. La Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó detener las investigaciones contra el candidato nacionalista, debido a una reforma que delega la investigación en el Tribunal Superior de Cuentas (TSC). Esta reforma fue llamada popularmente como el «Pacto de Impunidad» que quitó al Ministerio Público la potestad de investigar a los funcionarios.

Leer el siguiente reportaje:
Reportajes
Vienna Herrera

La billetera del precandidato a la presidencia «Tito» Asfura

Nasry «Tito» Asfura, alcalde de Tegucigalpa y precandidato a la presidencia por el Partido Nacional, enfrenta un proceso de antejuicio por malversación de 28 millones de lempiras. De acuerdo con información del caso a la que Contracorriente tuvo acceso, Asfura utilizó fondos de la alcaldía para cubrir operaciones de empresas, pagar tarjetas de crédito y hacer transferencias de dinero a sus hijas en Estados Unidos.

Leer reportaje >>

División entre la oposición

Con el apoyo de la totalidad de las bancadas de los partidos tradicionales se aprobó la nueva Ley Electoral el pasado 26 de mayo en el Congreso Nacional de Honduras, con esta normativa se regirán las próximas elecciones del 28 de noviembre del presente año.

Salvador  Nasralla dijo a Contracorriente  que Honduras está gobernado por gente mala: «No voy a permitir que presidentes narcos o relacionados con el crimen organizado le quiten los derechos a un partido como el mío», aseguró.

Mientras se pronunciaba en una manifestación vehicular que él mismo convocó a través de redes sociales el pasado  jueves 27 en  Tegucigalpa, con el fin de protestar en contra de las reformas electorales, Salvador Nasralla dijo: «Mi partido  representa un millón de votos, el Congreso no puede quitarme  el derecho». 

«Nosotros somos la fuerza política más grande en Honduras», dijo Nasralla, quien afirma que en su primer contienda en 2013, cuando encabezaba la candidatura a presidente por el PAC, sacó «un millón de votos» y, asegura, que posteriormente sacó «otro millón de votos» en 2017 cuando encabezó una alianza junto a   Xiomara Castro. 

No obstante, en los datos oficiales del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), en medio de caídas del sistema y denuncias de fraude, fue el PN quien superó el millón de votos, lo que provocó protestas en las calles y represión de parte de las fuerzas de seguridad del Estado que dejaron al menos una veintena de manifestantes muertos.

Nasralla cree que el PN no puede reformar la ley y decir que los partidos emergentes no son importantes: «Todo esto lo hicieron a escondidas de los partidos que participaron en primarias, no avisaron a los otros partidos», sostiene

La alianza UNOH llevará como primer designado presidencial a Noé Ortiz; la diputada Doris Gutiérrez irá también como designada presidencial e Hilda Pacheco será la tercer designada presidencial; la doctora Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), se posiciona como la primera diputada por Francisco Morazán; finalmente, Iroshka Elvir, esposa de Nasralla, fue designada como la representante del  Instituto de la Juventud del partido, aunque este último no es un cargo de elección popular.

Nasralla expresó a Contracorriente: «El propósito de esta alianza es reconquistar Honduras, recuperar el estado de derecho y darle una oportunidad de trabajo a la gente, pero sobre todo reivindicar a la mujer hondureña que ha sido olvidada tradicionalmente».

Salvador Nasralla firma el documento que acredita frente al CNE la alianza de su partido Salvador de Honduras, con el Partido Innovación y Unidad (PINU). Tegucigalpa, 27 de mayo de 2021. Foto: Martín Cálix.

No obstante, para el coordinador del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Marco Tinoco, el candidato de la alianza UNOH tiene mucha popularidad, pero tiene una debilidad: «no tiene fuerza ni estructura organizativa y además hizo alianza con un partido minoritario como es el partido Pinu que ya tiene varias décadas, pero que su caudal electoral es bastante reducido», sostuvo.

«En realidad esta alianza no pesa de cara a enfrentar su máximo oponente que es el PN que tiene una fuerte estructura organizativa y que cuenta con recursos del Estado de Honduras para enfrentar una contienda electoral y que todavía tienen posibilidades de salir triunfando en una elección», aseguró Marco Tinoco.

Tinoco agrega que el discurso político de la persona que encabeza esa alianza no es un discurso convincente porque es «bastante cambiante, volátil y en algunos momentos no tiene coherencia para convencer a un electorado que no cree en cualquier propuesta política, porque la ciudadanía busca que se le resuelvan las necesidades más sentidas, las necesidades básicas, y esas necesidades básicas no se ven resueltas con las propuestas políticas de estos candidatos».

El artículo número 146 de la nueva ley electoral, publicado en La Gaceta la semana pasada, establece que las condiciones de las alianzas totales o parciales entre los partidos políticos, deben pactarse por escrito, indicándose el tipo de alianza, el nombre con que actuará la alianza, su emblema, ideario, plan de acción política y programa de Gobierno en el nivel presidencial o municipal en su caso, diputados del Congreso Nacional, diputados al Parlacen el que debe ser respetado por los integrantes de la alianza.

La normativa establece que se deben respetar los principios de integración, la distribución de los candidatos a cargos de elección popular respetando en su postulación, la paridad y alternancia de género y la forma de distribución del financiamiento del Estado.

«Esta es una alianza únicamente a nivel presidencial, esto quiere decir que el PINU va presentar sus diputados, el Partido Salvador de Honduras va presentar sus diputados, esperamos que a nivel de alcaldías también haya una alianza, aunque estas son alianzas de hecho que posiblemente se van a dar más adelante», aclaró Nasralla.

Una candidatura independiente que ha generado opiniones es la del sociólogo y conductor del programa «El Perro Amarillo», Milton Benítez. El analista Tinoco dijo que las candidaturas independientes están llamadas a no tener muchas posibilidades, porque son candidaturas que solo compiten por el nivel de elección presidencial, pero «no le veo posibilidad de obtener un triunfo, porque obviamente el efecto político ya lo manejan las otras cuatro fuerzas políticas, que ya sabemos, tendría que suceder algo muy extraordinario para que una candidatura independiente puede tener un resultado exitoso».

Sobre una posible alianza con Benítez —quien también se muestra como un opositor del gobierno actual— Nasralla dijo que Benítez era cercano a él «pero ahora no sé quién le dijo que me empezara a atacar, infortunadamente él se dedica  a atacarme ahora, no sé con qué intenciones, yo le tenía aprecio», aseguró.

La diputada Doris  Gutiérrez, del Pinu-sd, quien va en fórmula de alianza con Nasralla expresó que «en su alianza nadie anda buscando protagonismo, ni nadie quiere ser mejor, tampoco ganarse el primer lugar, nosotros hacemos un trabajo en equipo en los diferentes instancias y niveles donde nos toque desempeñar».

Gutiérrez agregó que la doctora Suyapa Figueroa, presidenta del CMH, integrará una planilla por Francisco Morazán como primera diputada en la planilla Salvador de Honduras, el diputado Luis Redondo por Cortés, David Reyes por Choluteca, Tomás Ramírez por Atlántida y otros que se irán sumando.

Con respecto a la alianza con Xiomara Castro, la diputada Gutiérrez comentó que «no se dio, sin embargo, tienen una buena relación».

Por otra parte, expresó que Xiomara Castro informaba que su partido tenía que avalar cualquier alianza y ya no había tiempo de convocar a una asamblea: «yo deseo realmente que las mujeres podamos salir en este proceso electoral y llegar a ocupar cargos relevantes. Nosotras somos realistas y sabemos en realidad los perfiles que se necesitan para una candidatura presidencial implican un alto grado de popularidad, conocimiento de los medios y hay que ser objetivos en estas cosas y aunque yo me hubiera ido con Libre, tampoco hubiera encabezado», expresó.  

Gutiérrez asegura que los consensos están determinados en la ley electoral, hay que ponerse de acuerdo en la deuda política, en los diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacen), en el plan de gobierno y demás aspectos que menciona la ley electoral.

La diputada al Congreso Nacional, Doris Gutiérrez, candidata a designada presidencial por la Unidad Nacional Opositora por Honduras (UNOH), en representación del Partido Innovación y Unidad (PINU), durante la firma y entrega de los documentos que acreditan la alianza con el Partidos Salvador de Honduras ante el CNE. Tegucigalpa, 27 de mayo de 2021. Foto: Martín Cálix.

Por su  parte, la candidata a la presidencia por el Partido  Libre en declaraciones al medio de  UneTV dijo: «a mi no me interesa que Estados Unidos me apoye, a mi me interesa el respaldo del pueblo. Yo lo que quiero es que este pueblo sienta que esta mujer, Xiomara Castro —que no tengo apellidos turcos— está buscando la unidad con el pueblo no la bendición de los Estados Unidos».

«Yo no tengo compromisos con nadie más que con el pueblo, lo más importante en este momento es Honduras y el pueblo hondureño», enfatizó.

Castro manifestó que «la alianza que debemos de construir es con el pueblo hondureño, mi alianza el campesino, con la campesina, con el obrero, con la ama de casa, con el maestro y la maestra que durante el tiempo que fuimos gobierno les mostramos cómo se pueden hacer las cosas diferentes, no soy palabras, somos hechos». 

Por su parte la  empresaria Juliette Handal, quien es la coordinadora  de la Plataforma Amplia Nacional Liberadora (Panal), expresó que se unió a la alianza UNOH porque esta es ciudadana y pluralista.

Según Handal a la alianza UNOH se estarán uniendo varias organizaciones,  iglesias evangélicas de la costa norte y una organización que se llama Transformar Honduras y «varias organizaciones han escrito mostrando interés, ellos quieren unirse a través de la plataforma porque Panal genera confianza», aseguró .

Alianzas municipales

Libre y el PL sellaron alianzas a nivel de alcaldías. Una de estas se dio en la alcaldía de San José de Colinas, en el departamento de Santa Bárbara, que será liderada por el actual alcalde Amable de Jesús Hernández y otra alianza es por la alcaldía del Distrito Central, la capital de Honduras.

En declaraciones emitidas al medio de comunicación UneTV, el dirigente liberal Cecilio Cruz, de la corriente de Yani Rosenthal, dijo que han  «decidido apoyar a Jorge Aldana (candidato a alcalde de Libre) porque representa la posibilidad de competir por ganar la alcaldía de Tegucigalpa. Mientras tanto, criticó a su correligionario Eduardo Martell (candidato a alcalde del PL) y lo acusó de haber traicionado al PL y a las bases liberales: «Vamos a sellar una alianza municipal de hecho con Aldana».

En declaraciones a HCH, el candidato a la presidencia por el PL,  Yani Rosenthal (quien estuvo tres años preso en EE. UU. cumpliendo una pena por participar en un esquema de lavado de activos del narcotráfico), dijo  que hay una alianza con el partido Libre, y que es alianza de derecho a nivel local. Manifestó que en muchas de esas alcaldías ha gobernado el PN por mucho tiempo y es por eso que los alcaldes decidieron unirse para poder sacar del poder a los alcaldes nacionalistas.

Yani lamentó que a nivel presidencial no se haya consolidado una alianza con el Partido Libre, puesto que hay un esquema de compromisos diferentes con la candidata Xiomara Castro.

«El partido liberal respalda las  25 alianzas que se han consolidado a nivel local, también hay un equipo de abogados para respaldarlos», puntualizó Rosenthal. 

Un anciano ejerce el sufragio durante las elecciones primarias. Tegucigalpa, 14 de marzo de 2021. Foto: Martín Cálix.

Integración de Juntas Receptoras

Salvador Nasralla asegura que la principal exigencia por parte de su alianza, es tener representantes en todas las mesas para que las elecciones sean legítimas.

Doris Gutiérrez agregó que a esta alianza se le debe entregar la totalidad de credenciales o un porcentaje, el  artículo 46 de la nueva ley dice que las alianzas tienen derecho a un representante en las mesas electorales, «esperamos que ahora no vayan aparecer diciendo que las alianzas no tenemos derecho».

El artículo número 46 aprobado en la nueva reforma electoral especifica que  las Juntas Receptoras de Votos en las elecciones generales estarán integradas por cinco miembros propietarios con voz y voto, y sus respectivos suplentes, designados por los Partidos Políticos. 

La asignación de cada uno de los cargos de la Junta Receptora se determinará de la siguiente manera: un presidente, un secretario, un escrutador, asignados de manera equitativa a los tres partidos políticos más votados en el nivel presidencial en la última elección primaria, en base a la propuesta de ellos mismos; y dos  vocales nombrados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) a propuesta  de los demás partidos políticos por rotación iniciando con los partidos de mayor antigüedad, en la totalidad de las Juntas Receptoras de Votos del país.

«Nosotros vamos a  luchar por tener representantes y creo que a estos tres partidos les conviene que haya representantes en las mesas porque así nadie puede alegar que hubo fraude sino que todo se dio con transparencia», expresó Gutiérrez. 

Por su parte, la consejera titular del CNE, Rixi Moncada, a través de una conferencia de prensa manifestó que  la conformación de las mesas electorales receptoras, ahora juntas receptoras de votos, con cinco miembros propietarios y sus respectivos suplentes, constituye un cambio incuestionable que refleja de manera justa y razonable la correlación y el equilibrio de fuerzas políticas y será un factor fundamental para derrotar a quienes pretende continuar con prácticas fraudulentas.  

«La comprobación de la huella dactilar mediante lectores electrónicos para garantizar y verificar la identidad de los ciudadanos inscritos en los cuadernos de votación nos dará la certeza de que los fallecidos y los ausentes no votarán», aseguró Moncada.

A criterio del sociólogo Eugenio Sosa, quien es investigador y  catedrático de Unah,  las reformas electorales con las que se convocó a elecciones no son profundas sino «ajustes» para consolidar el tripartidismo (PN, PL y Libre) en el que Salvador Nasralla resultó  perdedor. Sosa piensa que la ley derogada «funcionaba muy bien para el bipartidismo», pero estas reformas vienen a ser «un cambio para la estabilidad del país».

El sociólogo Eugenio Sosa, reconoce que Salvador Nasralla, contrario a otros partidos minoritarios, sí resultó perjudicado, «porque si somos honestos, él tiene un caudal importante de votos, muy diferente a los partidos de maletín», puntualizó. 

Sosa considera que la ley recién aprobada deja a Salvador Nasralla con apenas el 25 % de probabilidades de tener representación en la mesa y, en ese sentido, «la ley no es totalmente democrática, excluye a las otras fuerzas, porque detrás de estas reformas lo que hay son acuerdos, una nueva forma de estabilidad en el país que favorece a los tres partidos políticos».

Violación de derechos

A la inscripción de partidos políticos también acudió Romeo Vásquez Velásquez —autor material del golpe de Estado de 2009 contra el expresidente Manuel Zelaya—, quien es el candidato a la presidencia por el partido Alianza Patriótica Hondureña.

Vásquez llegó a  oponerse al «llamamiento ilegal a elecciones generales» y aseguró que van a poner una denuncia porque se le están violando los derechos a once partidos políticos. 

«Venimos a poner una denuncia en contra de un proceso excluyente con las medidas que tomaron ante la nueva ley, ellos van a llamar a convocatoria aunque nosotros nos opongamos», sostuvo.  

Por su parte Marlen Alvarenga, candidata a la presidencia por el PAC —fundado originalmente por Salvador Nasralla quien posteriormente fue expulsado de ese partido—  habló sobre las nuevas reformas a la ley electoral y dijo que «esto es un llamamiento arbitrario e ilegal y venimos a hacer reclamos de nuestros derechos que están siendo violentados por los congresistas del tripartidismo».

«Fuimos convocados con la ley anterior o ley vieja y ahora salen con una nueva ley que es inconstitucional», aseguró.

Por otro lado, Juliette Handal de Panal considera que la aprobación de las reformas electorales fue una violación a la constitución y específicamente viola el artículo 96 de la constitución porque lo hicieron a  mitad de un proceso iniciado, un proceso eleccionario, que inició el 2019, después de elecciones internas, ahora quieren hacer las elecciones generales con otra ley «y eso es inaudito». 

«Nosotros el pasado 31 de mayo entregamos documentación oficial pidiendo  que el congreso revierta esta gravedad que han hecho y que el CNE revoque la convocatoria a elecciones con esta nueva ley», expresa Handal.

Handal aclaró que en este momento no está optando por ninguna candidatura a cargos de elección popular y que simplemente sigue actuando como lo ha hecho a lo largo  de su vida.

La democracia en Honduras apunta a una crisis por la falta de consensos y acuerdos entre los distintos actores de la oposición política. Además, las elecciones generales se desarrollarán con la ausencia de reformas profundas, como la segunda vuelta electoral.

Eva Galeas Author
Sobre
Eva Angelina Galeas es licenciada en periodismo, graduada en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
Fotógrafo
Total Posts: 77
Escritor y fotoperiodista. Actualmente director de fotografía en Contracorriente.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.