Alcaldes de Honduras reciben primeras 17,000 vacunas de Nayib Bukele y despiertan un conflicto geopolítico

El fenómeno Nayib Bukele azota con fuerza a Honduras después de que recibiera en su país a siete alcaldes hondureños, que habían suplicado a través de videos en redes sociales que les donaran vacunas para inmunizar a sus poblaciones. Los alcaldes recibieron las primeras 17,000 dosis  de una entrega de  34,000. Estas son parte de las vacunas que el mecanismo Covax donó a El Salvador.

Texto: Eva Galeas
Fotografías: Martín Cálix

Mientras el mundo ve con preocupación cómo los diputados del partido Nuevas Ideas, impulsado por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, destituyeron inconstitucionalmente a cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y al fiscal general de ese país —ahora encaminado a ser un gobierno de corte dictatorial—, en Honduras siete alcaldes y miles de hondureños hacen apología al presidente del país vecino. 

La casi nula gestión del Estado de Honduras, junto a la mala imagen del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, para conseguir inmunizar a su población en medio de la pandemia, provocó que siete alcaldes hondureños imploraran por vacunas contra la COVID-19 al presidente Nayib Bukele. Los jefes edilicios recibieron el pasado jueves en el punto fronterizo de El Poy las primeras 17,000 dosis con el apoyo de las autoridades del Ministerio de Salud de El Salvador para trasladarlas a sus comunidades.

En Honduras la vacunación se está realizando a cuenta gotas. En lo que va de mayo, menos del 1 % de la población hondureña había sido inmunizada, de una población de 9,5 millones de habitantes.

El 25 de febrero llegaron 6000 unidades de vacunas Moderna, donadas por el Gobierno de Israel; el 16 de marzo arribaron 48,000 dosis de AstraZeneca, donadas por el mecanismo Covax, que también hizo llegar 189,600 el 4 de mayo. En tanto, Rusia envió un primer lote de 6000 dosis de Sputnik V de las 4,2 millones de vacunas compradas y días después realizó otro envío de 40,000 dosis de Sputnik V que llegaron el pasado viernes. 

Hasta la fecha, Honduras registra 5898 muertes por la COVID-19 y la situación, según el Colegio Médico de Honduras (CMH), es cada día más alarmante porque la cantidad de muertes y contagios en 2021 es mayor que la del año anterior, según informes oficiales del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

Las relaciones entre Bukele y EE. UU. no atraviesan su mejor momento, al contrario, el pasado miércoles, Bukele dejó claro que las destituciones de jueces y del fiscal general son irreversibles, ignorando la petición realizada por el enviado especial de Washington, Ricardo Zúñiga.

Pero la donación de vacunas por parte del Gobierno de Bukele no es visto internacionalmente como un mero acto de solidaridad, sino que ha despertado posturas encontradas entre los gobiernos de EE. UU. y China Continental, que han aprovechado la coyuntura para expresar sus posiciones geopolíticas sobre Honduras. Y es que esta no es la primera vez que el mandatario salvadoreño ayuda a Honduras, lo hizo días después de los huracanes que azotaron al país en noviembre de 2020. Lo que ha generado enormes simpatías por la imagen de Bukele en el pueblo hondureño.

Donación de vacuna contra el Covid-19 al municipio de Ojojona.

Los alcaldes llegaron temprano a El Poy con una pancarta en la que destacaban las banderas de Honduras y El Salvador, y una leyenda: «Presidente Nayib Bukele, Honduras le agradece». Se tomaron una foto con la pancarta que publicaron en redes sociales, mientras el equipo de comunicaciones del presidente comenzó una cobertura en redes sociales que duró hasta la madrugada del día siguiente.

Por su parte, el presidente Hernández, cuestionado internacionalmente por asuntos de corrupción y narcotráfico, ha manifestado que la acción de El Salvador obedece a un asunto de reciprocidad, ya que su administración ha dotado de insumos al país vecino: «Quiero agradecer esa gestión de los alcaldes y la respuesta que ha tenido el Gobierno de El Salvador, porque, así como en medio de esta pandemia hemos apoyado a El Salvador con medicamentos, con otro tipo de equipo, donándolo, hoy recíprocamente estamos recibiendo noticias que nos pueden atender para adquirir una vacuna que por razones diplomáticas no está disponible para nosotros», dijo Hernández en una comparecencia pública.

No obstante, el congresista salvadoreño Walter Alemán consultó en sus redes sociales sobre el medicamento y otro tipo de equipo que donó a El Salvador, lo que trajo la respuesta de la Secretaría de Relaciones exteriores de Honduras que comunicó: «nos han preguntado sobre la reciprocidad en relación a las donaciones de decenas de miles de dosis de medicamentos que Honduras dio a El Salvador el año pasado durante la pandemia. Si hay interés, los registros estarán disponibles».

Horas después de esta discusión en redes sociales, se filtró una serie de documentos oficiales que presuntamente demuestran que Honduras, durante la pandemia, prestó a El Salvador un total de 200,000 jeringas, 1000 frascos de Tenofovir, 180 frascos de Efavirenz y 100 frascos de Nevirapina.

Por su parte, Juan Orlando Hernández, en su cuenta de Twitter, catalogó como importante que los siete alcaldes hondureños gestionaran, por medio de una carta que le entregaron a Bukele, para que Honduras pueda acceder a vacunas de la China Continental: «Adelanto que esa gestión en nombre de los 298 municipios tendrá todo el respaldo del Gobierno para pagar la compra de las vacunas. Hay que poner la salud y la vida por encima de los cálculos geopolíticos sobre la pandemia», dijo Hernández.

El Estado de Honduras no tiene relaciones diplomáticas con China pero sí acepta a Taiwán, catalogada como una provincia por Pekín, mientras que El Salvador, en agosto de 2018 rompió sus relaciones con China Taiwán y estableció relaciones diplomáticas con la República Continental de China.

Honduras recibió de Taiwán 2,414,300 de dólares, los cuales fueron utilizados para la compra de material de bioseguridad, como mascarillas N95, batas descartables, gafas, gorros, protectores faciales y equipos como cámaras termográficas, oxigenadores de pulso y tabletas de hidroxicloroquina para los hospitales.

Según datos oficiales del Sistema Nacional de Riesgos (Sinager), Honduras supera los 225,000 contagios por COVID-19. Tegucigalpa, 14 de mayor de 2021. Foto: Martín Calix.

Con esta acción quedó claro que Honduras busca que El Salvador sirva de enlace para obtener vacunas chinas, sin embargo, Honduras recibió una advertencia de Patrick Ventrell, director para Centroamérica de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental de EE. UU., quien señaló esta semana que Honduras debe mantener las relaciones diplomáticas con Taiwán: «En la pandemia vino mucha ayuda desde Taiwán y eso hay que tomar en cuenta. Por nuestra parte la relación entre Honduras y Taiwán ha sido muy importante y debería seguir así», dijo Ventrell, según recoge el sitio ElPaís.cr

La donación de vacunas, por parte de Bukele, hizo despertar el juego de ajedrez geopolítico regional, porque China Continental aclaró que Honduras en realidad rechazó la donación de unas 250,000 dosis de la vacuna china Sinovac. «En su momento el Gobierno estaba apostando a traer las vacunas por medio de la OMS y desistieron porque no querían ningún compromiso geopolítico con China Continental respetando los vínculos y alianzas con Taiwán», expresó el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias China, Hondu-Centroamericana, Alejandro Young, según una publicación de Radio América.

Bukele se mostró contento por las personas que portaban banderas salvadoreñas y hondureñas en la frontera y publicó la foto en un Twitter con un mensaje que decía: «Algunos no ven lo histórico de esta foto. Estos momentos serán recordados por nuestros pueblos en el futuro. Estamos sembrando un árbol que tardará en crecer y del que probablemente nunca disfrutemos su sombra. Pero estoy seguro que la disfrutarán nuestros hijos».

La Secretaría de Comunicaciones de El Salvador también posteó en un Twitter: «Somos un solo pueblo y para nosotros es un honor ayudar a nuestros hermanos hondureños».

El municipio de Ojojona ha sido uno de los siete municipios beneficiados con la donación de vacunas contra la COVID-19: 197 frascos de la vacuna de AstraZeneca que contienen un total de 1970 dosis. Ojojona, Francisco Morazán, 14 de mayo de 2021. Foto: Martín Cálix.

Las vacunas salieron a las siete de la mañana, en siete camiones desde la periferia de San Salvador y mientras se cumplían los trámites aduaneros, el ministro salvadoreño de Salud, Francisco Alabí, hizo la entrega oficial a los alcaldes en una breve ceremonia.

Durante el recorrido desde El Poy al interior del país, la gente salía de sus casas a aplaudir a los conductores de los camiones, que tenían la leyenda COVID-19, en agradecimiento al presidente Bukele.

Los alcaldes —quienes pertenecen a diferentes instituciones políticas— que pidieron ayuda son: Carlos Galeano, del municipio de Santa María del Real, departamento de Olancho (Partido Libre); José Armando García, de Ojojona, Francisco Morazán (Partido Liberal); José Luis Chirinos, de Manto, Olancho (Partido Liberal); Efraín Guadalupe Muñoz, de San Marcos de Caiquín, Lempira (Partido Libre); Arnold Avelar, Arada, Santa Bárbara (Partido Libre), Amable de Jesús Hernández, Colinas, Santa Bárbara (Partido Libre); y David Castro, Cedros, Francisco Morazán (Partido Liberal). La petición se basa en que El Salvador es uno de los países centroamericanos que más vacunas ha recibido para su población.

Inicialmente, luego de una reunión con Bukele, los alcaldes habían anunciado una donación de 34,000 dosis, pero la Secretaría de Prensa de El Salvador publicó en otro Twitter que el ministro de Salud, Francisco Alabí aseguró «que se está brindando la primera dosis de las vacunas, y que luego se pondrá a disposición la segunda».

El alcalde Colinas, Santa Bárbara, Amable de Jesús Hernández informó que las vacunas pasan al Programa Ampliado de inmunización (PAI), de la Secretaría de Salud para seguir el protocolo necesario para aplicarlas a la población conforme a las normas definidas por esa secretaría: «Esta vacuna es fundamentalmente para la población vulnerable, adultos mayores, los elementos de la policía, bomberos, personal de primera línea de salud, personas con capacidades especiales y el cuadro de morbilidad que son las personas que tienen enfermedades crónicas», afirmó, y además agregó que las cantidades serán definidas conforme al número de habitantes y población vulnerable en cada uno de los municipios.

El viernes 14 de mayo, las vacunas llegaron a los municipios que hicieron la petición a Bukele, el entusiasmo de los pobladores no se hizo esperar, tal es el caso del municipio de Ojojona, ubicado al sur del departamento de Francisco Morazán, donde los habitantes de este pintoresco pueblo bajaron desde las aldeas a tempranas horas para poder ser testigos del tan esperado donativo.

El alcalde del municipio de Ojojona, Armando García, se dirige a la prensa que hizo la cobertura de la llegada de las vacunas a su municipio. Ojojona, Francisco Morazán, 14 de mayo de 2021. Foto: Martín Cálix.

El alcalde de este municipio José Armando García Andino, expresó a Contracorriente: «no lloro porque tengo un corazón duro, pero mi corazón está débil al saber que una persona me dio la mano para ayudar a mi pueblo». García explicó que el viernes llegaron las primeras 17,000 dosis de las 34,000 aprobadas y en las próximas semanas llegarán las 17,000 restantes.

En algunos medios hubo críticas en el sentido de que las vacunas donadas por El Salvador se vencen el 1 de junio, pero el alcalde García aclaró que la fecha de vencimiento es el 30 de junio. Ante esto, la jefa de Neumonología del Instituto Nacional Cardiopulmonar, Suyapa Sosa, se preguntó en un Twitter: «¿Qué es lo que critican? aún no se vencen hay que ponerlas ya. Nuestra gente las necesita (…) si dieron pastillas de harina y de azistin».

«La idea de la petición de las vacunas me surge de la pura desesperación, es doloroso para mí ver que mi gente se está muriendo y que no tiene un tratamiento, a mí me duele haber perdido amigos por esa enfermedad, hemos hecho una labor maratónica bendecida hasta el día de hoy», puntualizó José Armando García, y además agregó: «Vimos cómo el presidente Bukele nos ayudó en los huracanes Eta y Iota, entonces tomamos la iniciativa quince alcaldes, al final solo quedamos siete y gracias al señor fuimos escuchados, Dios le tocó el corazón al presidente Bukele y ahora puedo decirle a mi pueblo que tenemos 1970 vacunas distribuidas en 197 frascos y que de cada frasco salen 10 dosis, vamos a vacunar sin distingos políticos, a los más necesitados, a los adultos mayores y a los que tienen problemas de base». 

Incertidumbre

El día transcurría y las horas pasaban, los rumores iban creciendo de gente en gente y la Secretaría de salud hondureña no quería aprobar la jornada de vacunación, sino hasta el próximo lunes, a lo que el alcalde se refirió: «me dolería no iniciar el proceso de vacunación de inmediato, pero les prometo que si no se puede hoy viernes, lo vamos a hacer mañana».

Ana Lubis Velásquez, jefa regional de Salud de Francisco Morazán, aseguraba que la jornada de vacunación iniciaría hasta el día lunes, por protocolo y normas a seguir con el cuidado de la vacuna contra la COVID-19.

Los pobladores del municipio y el mismo jefe edilicio demostraron inconformidad y descontento por un par de horas, situación que los llevó a convocar a reunión de emergencia entre las diferentes autoridades.

El alcalde de Ojojona brindó declaraciones ante los medios de comunicación que estaban presentes y dijo que después de que la Secretaría de Salud no quería autorizar la jornada de vacunación por un problema de jeringas llegaron a un acuerdo: «Yo les dije que si el problema eran las jeringas yo las podía pagar, pero que las vacunas no salían para ningún lado. El sábado a partir de las ocho de la mañana estaremos dando inicio a la gran jornada de vacunación contra la COVID-19, esta bendición  viene a mejorar y sanar la calidad de vida de nuestros ciudadanos, iniciaremos en el casco urbano y posteriormente a eso nos dirigimos a las aldeas donde más lo necesitan», agregó.

Por otra parte, el alcalde García denunció que el triaje de su municipio está funcionando con fondos municipales y que no tienen fondos del Gobierno: «Desgraciadamente dependemos de la secretaría de Salud, pero yo nunca he recibido llamadas ni del presidente ni de la secretaría», denunció el edil. Agregó que su municipio se localiza a 242 km de la capital (Tegucigalpa), y que apenas tienen una población de 11,167  habitantes. «No merecemos estar desprotegidos, voy a luchar y seguiré luchando por ustedes», manifestó a los pobladores.

Este servidor municipal adelantó  que van a tener más acercamientos con el presidente Bukele porque este ya les confirmó que les donará la segunda dosis: «Sinceramente no tenemos cómo pagarles», expresó.

Esperanza

Maura Núñez es una mujer de 75 años, quien andaba acompañada de su hija María Juana Núñez, de 54 años, ambas oriundas y residentes en el municipio de Ojojona, ellas dijeron a Contracorriente que lo que más desean es que esta esta enfermedad se termine al menos en su municipio, pues sus pequeñas ventas se han venido abajo desde que inició la pandemia de la COVID-19. Se dedican a la venta de tortillas, pero todo este tiempo no han salido a vender porque temen contagiarse.

María Juana Núñez de 75 años y su hija Maura Núñez de 54 años, llevaron carteles hasta el centro de salud de Ojojona para mostrar su apoyo y agradecimiento por la donación de vacunas contra la COVID-19. Antes de la pandemia, María Juana vivía de vender tortillas, y Maura, que es vendedora de dulces. Tienen un año de no poder trabajar por el miedo al contagio. Ojojona, Francisco Morazán, 14 de mayo de 2021. Foto: Martín Cálix.

«Con esta enfermedad he  tenido que vivir con poquitos que me dan mis hijos, de lo poco que ellos ganan trabajando de ayudantes de  albañil», comentó doña Julia.

«Le doy gracias a Dios, al presidente de El Salvador y al alcalde de Ojojona por preocuparse por nuestro pueblo», expresó, por su parte, doña Maura, quien se siente feliz porque le han prometido que será vacunada. «Aunque me vacunen yo siempre me voy a cuidar porque esta enfermedad es muy peligrosa», agregó.

Doña María comentó que ella sale corriendo a comprar su despensa para poder comer, aunque con miedo porque piensa que cada vez que sale puede llevar la enfermedad a la casa y allá la espera su mamá: «hemos tenido mucho miedo la verdad es que Dios nos ha cuidado», manifestó.

Por otra parte, la doctora del triaje del municipio de Ojona, Catherine Henríquez, comentó a Contracorriente sentirse inmensamente feliz, ya que este municipio ha reportado veinte fallecidos en lo que va de la pandemia, esto sin contar los que no registran o que por alguna razón  no van al triaje.

Dijo que desde el año pasado hasta la fecha  tiene un registro de 1500 atenciones médicas y que al menos en ese lugar la población ha cumplido con las normas y protocolos de bioseguridad, que desde el mes de septiembre pasado son 700 casos positivos y que este dato se ha mantenido hasta la fecha.

Cuando se le preguntó cómo han manejado la pandemia la médica denunció que solo tienen apoyo del alcalde: «hasta para la compra de pruebas tenemos que pedirle, porque no tenemos apoyo del gobierno central solo trabajamos con ingreso municipal», aseguró Henríquez.

Amenazas

Por otra parte, el alcalde del municipio de Cedros, Francisco Morazán, David Castro, denunció amenazas del canciller de Relaciones Exteriores Lisandro Rosales, y publicó unas capturas de pantalla de Whatsapp que supuestamente le envió Rosales: «Me imagino que esos siete alcaldes van a ser los primeros en ir a recibir a Bukele cuando se quiera meter a Conejo. Pero sordos los van a dejar los F5», se leía en la supuesta amenaza.

El Salvador reclama la propiedad sobre la Isla Conejo, en el Golfo de Fonseca, que fue reconocida como hondureña en el fallo de la Corte Internacional de Justicia.

Antes de que las capturas se hicieran públicas, en su defensa, el canciller Rosales posteó en su Twitter que él nunca amenazó a nadie y en especial contra aquellos que hacen labor por sus comunidades. No obstante, Rosales advirtió al alcalde que si presentaba esas capturas de pantalla, procedería judicialmente.

El pasado siete de mayo, mediante un video publicado en redes sociales, los alcaldes hicieron una desesperada petición de la vacuna contra la COVID-19 al presidente Bukele, con el afán por inmunizar y detener la ola de contagios y muertes en  sus municipios.

Ante la desesperación, la impotencia  y la falta de apoyo por el gobierno central de Honduras la primera petición la hizo pública y viral Carlos Galeano, alcalde de Santa María del Real, del departamento de Olancho. En cuestión de días, alcaldes de diferentes municipios se sumaron a la lista, cada uno lo hizo a su manera, unos se valieron del auge de las redes sociales y otros por medio de cartas dirigidas a la Embajada de El Salvador, en Tegucigalpa.

El presidente Bukele publicó su respuesta en un tuit: «contacten a estos siete alcaldes hondureños, díganles que el ministro de Salud de El Salvador, @Francisco Alabi, los recibirá este martes, a las 2 p. m. Nuestro país los ayudará con vacunas contra el Covid-19 para inmunizar a la población con mayor riesgo de sus municipios», apuntó Bukele, quien también dijo: «las dosis que donaremos no afectarán en lo absoluto el ritmo de vacunación en El Salvador (que está al máximo de nuestra capacidad humana), los cargamentos programados de vacunas que recibiremos nos dejan un margen suficientemente amplio para donar algunas».

Eva Galeas Author
Sobre
Eva Angelina Galeas es licenciada en periodismo, graduada en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
Fotógrafo
Total Posts: 77
Escritor y fotoperiodista. Actualmente director de fotografía en Contracorriente.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.