Libros para la pandemia

La pandemia por el COVID-19, nos ha mostrado una realidad que nos ha costado asimilar. Han pasado varios meses y aún anhelamos la normalidad anterior al confinamiento, no nos hacemos a la idea de una nueva forma de vida. Pero no todo es tristeza, desolación y muerte. Con la pandemia también han aparecido algunos elementos que provocan esperanza, en este artículo me propondré hablar sobre algunos de ellos.

Poemas de la cuarentena

El sábado 18 de julio, el poeta y exministro de cultura de Guatemala, Miguel Ángel Sandoval, me hizo llegar vía redes sociales su más reciente libro intitulado Poemas de la Cuarentena, publicado por la editorial F&G editores. El tema, como es de esperar, es la situación social provocada por el COVID-19. Es un libro pequeño (no más de setenta páginas), que recoge el sentir de una sociedad sufriente, demandante de una solución física ante esta pandemia, pero que necesita un equilibrio psicológico. 

Partiendo de esta situación, estos poemas muy cortos y punzantes, como es el estilo de Sandoval, enfatizan la esperanza común como solución primordial: «Aprendí a vivir lleno de dudas/ todo por causa o culpa/ de un virus planetario; /de todas las certezas/ solo una y con dificultad conservo,/ pues vivo todavía,/ el resto es lo desconocido».

La propuesta de Poemas de la cuarentena, es conservar la esperanza de la vida, incluso en tiempos difíciles, porque «El amor en los tiempos del/ coronavirus/ es la versión local del cólera macondiano/ en tiempo real, infelizmente real». Por tanto, adaptarnos a la situación es el primer paso para la sobrevivencia, lo demás, lo determinará el camino.

Honduras como epicentro

El 1 de junio, se hizo público por parte de ATEA Editorial, el libro Antología mundial de escritores en cuarentena: Honduras como epicentro, compilado por el poeta hondureño Héctor Flores (Chaco). Esta propuesta nació como un reclamo a la situación de descalabro, casi generalizado, provocado por el gobierno hondureño, pero que se repite en muchos países del mundo. Cerca de ciento cincuenta páginas que incuban veintiún narraciones (cuentos) y sesenta y cuatro poemas en idioma español, inglés, kurdo, portugués y turco.

En esta antología se hizo presente la voz de hombres y mujeres de los cuatro puntos del planeta, no solo para mantener viva la llama de la alegría, sino también, para elevar una canción de protesta contra el desfalco que algunos gobiernos del mundo han hecho a sus propios pueblos. Algunas de las voces más reconocidas de esta antología son las de Julio Escoto, Armando García, Eduardo Bähr, Padre Melo, Martín Cálix y otros por Honduras; Hussein Habasch de Kurdistán; Jorge Canales y Santiago Vásquez de El Salvador; Miguel Ángel Sandoval y Karina Guerra de Guatemala; Julio Chamorro y María Leónvera de Colombia; Simón Carlos y Julia Cabalé de Cuba; y varias decenas de jóvenes más que suman esfuerzos diariamente para sobrevivir al COVID-19 y a la corrupción globalizada que es un mal peor.

La espera infinita II

La antología poético-narrativa Honduras como epicentro, sirvió de antesala a otro evento de gran importancia para las letras hondureñas: el encuentro de la Espera Infinita II. Ya en 2019 se había celebrado la primera edición de este encuentro de poetas, narradores y músicos de todo el mundo, en la ciudad de El Progreso. 

Para el 2020, la segunda edición de La Espera Infinita se dio de manera virtual. Así que del jueves 11 al domingo 14 de junio se presentó, mediante redes sociales, aproximadamente a setenta y tres escritores y músicos del mundo. Este evento se realizó buscando fortalecer la sobrevivencia del Teatro La Fragua (de El Progreso) en tiempos de pandemia. Pero más allá de eso, el encuentro afirmó la necesidad de adaptarnos a esta situación compleja para toda la sociedad empobrecida, que come lo que produce en el instante. Nuevamente voces de gran recorrido literario dijeron sí a la invitación, como una entrega desinteresada de sus propuestas para que el mundo sea más llevadero. De este encuentro se editó el libro con el mismo nombre, publicado el recién pasado 20 de julio.

Estos tres libros (que no son los únicos producidos durante esta pandemia) son la contracara de la desolación provocada por el COVID-19. En una situación de estrés, desesperación y desgaste colectivo, es importante voltear la vista a las luces que nos van surgiendo en el camino, porque ellas nos darán la pauta para sobrevivir. No todo se ha perdido, aún hay cosas y personas por las que luchar y para las que escribir. Aún hay sonrisas que compartir, aún están ustedes y merecen más que el llanto de la muerte, aún están ustedes y merecen buenas noticias. Y aún nacen libros incluso en tiempos de pandemia. El resto, lo determinará el camino.

Anacleto Soriano Contributor
Sobre
(1990) Estudiante de Sociología en UNAH-VS. Autor del libro de poesías ECOS, que, junto a Sinestesia de Alexandra Prudencio, conforma la primera publicación de la serie poética Viceversa. Cofundador del grupo musical Son de Pueblo, en El Progreso. Agricultor por vocación.
Correctora de estilo
Total Posts: 18
Pianista y filóloga hondureña. Máster en estudios avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Licenciada en Arte por la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, misma institución en la que se desempeña como docente. Es autora de numerosos ensayos sobre poesía y literatura. Correctora de estilo y editora de la sección Cronistas de la cotidianidad en Contracorriente.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.