Eduardo Facussé: «Ninguna empresa seria invertiría en una ZEDE»

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Cortés, Eduardo Facussé, conversó con Contracorriente sobre el panorama político del país de cara a las elecciones de noviembre 2021, y también externó su opinión sobre las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE).

Por: Allan Bu
Fotografía: Cortesía de CCIC

Honduras se encuentra a menos de tres meses de elegir un nuevo presidente, pero en lugar de esperanzas, esto genera —en la mayoría de su población— un clima de incertidumbre. La clase política no ha tomado las medidas para garantizar que las elecciones presidenciales de noviembre 2021 sean un proceso transparente. 

Además, el Gobierno de Juan Orlando Hernández ha impulsado el polémico proyecto de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) que son una especie de ciudades con  soberanía  para que empresarios inviertan con beneficios fiscales. Este proyecto ha sido presentado por el Gobierno actual como una solución al desempleo del país, pero diferentes sectores lo tildan de inconstitucional. En la recta final para las elecciones, este tema se ha vuelto más mediático a pesar de que el proyecto data de 2013. 

El presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Eduardo Facussé, es una de las voces críticas que se han escuchado en contra del proyecto de las ZEDE y otras actuaciones del actual Gobierno. A las antes conocidas como «Ciudades modelo», las califica como una «chabacanada».  

Facussé sostiene que para generar empleos hay que crear las condiciones, pero aquí se cree que con un show de feria se generarán: «El Gobierno no crea empleos, pero si este no genera las condiciones al sector privado no hay manera que venga la inversión. Han destruido la credibilidad del país porque no hay respeto por la ley». 

Contracorriente habló con Eduardo Facussé sobre el panorama actual de Honduras y su visión como líder empresarial de la zona norte con respecto a este.

Contracorriente (CC):  ¿Qué pasaría en el país si el grupo que gobierna actualmente gana las elecciones?
Eduardo Facussé (EF): Creo que sería triste en dos vías. Una es que si siguen gobernando los mismos, el país caerá en mayor deterioro, eso por un lado, pero estoy optimista y no creo que eso vaya a suceder, tengo esperanza que la gente razone adecuadamente su voto y genere cambio por la vía democrática y política que es la que corresponde. 
Por  otro lado, que se reelijan los mismos me entristecería mucho, ver que nuestro pueblo no tiene un razonamiento correcto de su voto, esa es la parte más triste, que a pesar que lo atropellan y lo pisotean de forma repetida siguen votando por la misma gente. Si es así, el país está lejos de un remedio. Ojalá nuestra población reaccione y vea la maldad que hay en la clase política y le dé la oportunidad a una generación nueva de políticos, porque estos que tenemos son una vergüenza para Honduras. Son parásitos del Estado y solo succionan la vida del país.

CC: Usted es un hombre de pensamiento crítico. 
EF: No es que soy de pensamiento crítico, es que las cosas no han funcionado, el país no está bien, no podemos estar aplaudiendo algo que no está bien, eso sería ser hipócritas o hacer un daño a nuestro país. Dentro de las gremiales uno tiene la obligación de hablar con claridad, señalar lo que está mal y bien. No todo está mal, pero hay una gran cantidad de cosas importantes que están mal y la siguen haciendo mal. Uno no puede llamarse al silencio estando en una gremial.

CC: ¿Cómo toman las posiciones asumidas por la CICC otros sectores del gremio empresarial?
EF: Uno tiene una obligación, en el momento que sale electo para una gremial. Habrá que preguntarles a ellos, pero yo creo que en general las cosas han ido bastante mal, es obvio que están mal. No creo que el país esté gozando de bonanza, creo que la población está sufriendo en muchos aspectos, no reconocerlo es faltar a la verdad. Lo correcto es proponer cambios, no solamente críticas, que es fácil, para que el país pueda encontrar su camino.

CC: ¿Y sus opiniones sobre los diversos temas de realidad nacional están apoyados por la gente que usted representa?
EF: Siento que sí, siento que el empresariado de San Pedro Sula es más de vanguardia, la gente que tiene (en San Pedro Sula) un capital habitualmente ha sido a base de trabajo y esfuerzo, aquí no hay gente que ha estado haciendo contratos con el Gobierno, es una diferencia bien grande. Allá en Tegucigalpa se vive, duerme y come pensando en cuál contrato de Gobierno se va a conseguir, es otro ambiente. Aquí en San Pedro Sula el empresariado es más sano, es a base de su trabajo y tesón. Hay una diferencia bien marcada, ojalá en Tegucigalpa entiendan el esfuerzo que hace la zona productiva y que lo valoren correctamente porque siento que el Valle de Sula está abandonado.

Imagínese las inversiones que ha hecho el Gobierno en el aeropuerto de Palmerola y el Centro Cívico Gubernamental, son obras muy lindas, pero me pregunto si eran prioridad nacional, yo pienso que se podría haber vivido sin ellas. En el orden de importancia han tirado al sector productivo en la cola y quieren andar con camisa nueva. No es correcto. Después de las represas, podemos hablar de hospitales y escuelas.

CC: ¿Desde su perspectiva cuál es la finalidad de las ZEDE?
EF: No, eso no va a suceder, al final no vendrá ninguna inversión seria, es un esquema que carece de legalidad. Las empresas serias tienen su protocolo de inversión, no vendrá una empresa grande de Estados Unidos a decir: «Vean, aquí hay una ley piruja, vamos a adueñarnos del territorio». Hasta este día no hay ninguna empresa seria invirtiendo porque es una chabacanada y ninguna empresa seria vendrá a invertir en una chabacanada. Esto es una promesa política. 

El 14 de octubre, el presidente Hernández dijo en Santa Bárbara que con la ZEDE habría empleo, ¿y qué es lo que hay hoy?, más desempleo. Esa vez dijo que pondrían una carretera de cuatro carriles en la salida de occidente y mirá lo que hay. Es mentira, no es con base en un decreto que vas a crear empleo, no es con base en una ZEDE. Si no existen las condiciones de seguridad jurídica, la inversión aquí no se asomará. Las empresas serias se deben reír de nosotros.

CC: En redes sociales se ha expresado la indignación por el tema de las ZEDE, pero esto no parece traducirse en acciones de protesta en la calle.
EF: Es que el hondureño no es una persona conflictiva, es una persona de buen corazón y lejos de meterse a un conflicto de estos, agarra sus maletas y se va a probar suerte a otro lado, por eso ves ese éxodo que habla solo del fracaso de la sociedad, no solo el Gobierno, todos somos responsables de no crear las oportunidades que necesitan nuestras jóvenes  para tener una vida digna. Ese éxodo habla y no lo queremos escuchar. Los políticos son tan cínicos que esa gente que se vio obligada a salir le niegan el voto. Ni siquiera reconocen el esfuerzo que hace esa gente para sostener la economía. Ahí ves la maldad de los políticos, me sorprende la profundidad de esa maldad.

CC: ¿Qué podría provocar una irrupción de la gente, algo parecido al movimiento de indignados en 2015?
EF: Creo que la gente está cansada y están esperando que se dé el proceso de elección, lo que sí te puedo asegurar es que si por cualquier motivo o razón se quiere boicotear el proceso, que Dios nos agarre confesados porque creo que eso no lo tolerará la gente, eso sería la causa de una irrupción nacional muy grande. 

Tenemos que asegurar que existan las elecciones y que haya transparencia y tengamos esto como un proceso de oportunidad de cambio. Creo que también hay mucha irresponsabilidad como ciudadanos, ya que creemos que nuestro deber solo es ir a depositar el voto y no es así, si realmente estamos conscientes de nuestro deber tenemos que sentarnos en esa mesa hasta que se cuenten los votos, se eleve el acta y se pueda verificar que realmente es el resultado. Esta vez nos toca cuidar la democracia y respetar a quien salga electo, si es transparentemente no hay problema y creo que en ese momento todos los sectores tienen que dejar sus diferencias y decir «ganó fulano o mengano y le vamos a apoyar con toda la convicción, porque el país está tan destruido que va a requerir la ayuda de todos».

CC: ¿Hay garantías de esa transparencia?
EF: Depende de los ciudadanos, por eso hago un llamado a los ciudadanos, porque a un observador lo pueden comprar, pero si llegamos veinte no nos pueden comprar. Todos tenemos que estar en el conteo de la mesa que nos corresponde y si todos hacemos eso en todo el país, te aseguro que nadie podrá hacer trampa y se va a respetar la voluntad popular. Invitemos a todos quedarse al final de la fiesta, no se vaya temprano, quédese hasta que amanezca. No son los partidos los llamados a cuidar la democracia, somos los ciudadanos.

Allan Bu Author
  • Publicaciones
Sobre
Periodista y libre pensador.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.