Contra Corriente

Familias en Chamelecón regresan a sus casas entre el lodo y la desidia de las autoridades

Chamelecón es uno de los sectores más densamente poblados de San Pedro Sula, y uno de los más afectados en el municipio debido al paso de Eta. El agua comenzó a subir en horas de la madrugada del 4 de noviembre y tomó por sorpresa a casi la mayor parte de los vecinos.

El sector está conformado por 66 barrios y colonias y cuenta con una población que supera los 180 000 habitantes. Por otro lado, más del 60 % de la zona resultó afectada por las torrenciales lluvias y el desbordamiento del río Chamelecón, el agua con su fuerza descomunal arrasó con su paso a decenas de viviendas, derribó muros, dañó vías de comunicación y dejó una ola de desolación.

Los vecinos ya comenzaron las labores de limpieza de sus hogares y a medida que van quitando los escombros se va descubriendo la magnitud de las pérdidas, las calles en su gran mayoría aún lucen anegadas por un espeso lodo que dificulta el paso de vehículos y personas, los interiores de las casas igualmente están llenas de lodo y agua, muebles y enseres domésticos en su mayoría, inservibles.

Otro problema serio al que se enfrentan los habitantes de Chamelecón es la contaminación, se sienten olores nauseabundos por doquier, al pasar por el cementerio general los pobladores no soportan el mal olor y se ven obligados a taparse la nariz, en este lugar, el agua tumbó gran parte del muro perimetral, algunos vecinos afirman que vieron cuerpos flotando al interior del cementerio.

Este sector cuenta con una importante zona comercial en la calle principal, pudimos observar decenas de negocios que sacaron sus productos y artículos a la calle, muchos de estos completamente dañados.

Carlos Ponce, un pequeño comerciante afirmó que entre sus vecinos se puede apreciar la tristeza y decepción: «acá prácticamente perdimos todo lo que teníamos, lo que no dañó el agua, se lo robaron los delincuentes», dice, pero tratan de sobreponerse y se aferran a la solidaridad. «Mire, ahorita para sacar lo poco que quedó nos ayudamos entre vecinos, yo ya terminé de limpiar mi local, y ahora le ayudo a las dos muchachas de enfrente que tienen el negocio de comida, porque ellas solas no van a poder mover todo», afirma.

Justo enfrente del negocio de Carlos, las dos jóvenes a las que hace referencia sacan a un grandes cantidades de lodo de su negocio donde venden pollo frito, prefieren omitir su nombre, pero comentan que además de perder su negocio, perdieron su casa, vivían en el sector conocido como La Playita, lo único que les quedó es su vehículo. Ahora tienen que dormir a orillas de la calle, casi entre lágrimas relatan su calvario: «todos los días no hemos ni podido comer bien, no tenemos ni ropa y hasta cuesta conseguir agua para beber».

En el sector los pobladores se quejan por la poca presencia de las autoridades, necesitan de maquinaria para limpiar las calles y ayuda para trasladar agua que les permita realizar labores de aseo, «no hemos visto a nadie de nuestras autoridades, ni el alcalde, ni los de Copeco, solo los muchachos de la Cruz Roja y los bomberos anduvieron ayudando», afirmó Carlos Ponce.

Periodista, Productor Independiente, Experiencia laboral trabajando para TN5 de canal 5, Canal 11, Canal 6, Diario La Prensa, Teleprogreso, HCH, Productor en varios reportajes para Univisión, Televisa de México, The Guardian, AFP. Trabajos realizados en Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Lituania, Holanda, España, Italia, Estados Unidos.

Comparte este artículo