Widget Image
Somos un medio digital de periodismo de profundidad que cuenta la realidad de Honduras y la región. Apuesta por la comunicación transmedia para llegar con nuevos contenidos que nos ayuden a cambiar la realidad contándola, analizándola e incomodando a quienes tienen el poder.

“Estamos en el camino difícil de las investigaciones porque no tenemos las herramientas”: Juan Jiménez Mayor

La Maccih apoya la petición de algunas organizaciones de sociedad civil para que se dé una sesión extraordinaria en la que se apruebe la Ley de Colaboración Eficaz mientras incluye tres casos más a sus líneas de investigación, entre ellos los contratos del proyecto hidroeléctrico Patuca III vinculados al cartel del narcotráfico de “Los Cachiros”.

Un grupo de organizaciones de sociedad civil junto con el Frente Parlamentario de Apoyo a la Maccih solicitaron mediante una carta dirigida al presidente del Congreso Nacional Mauricio Oliva, una sesión extraordinaria en las primeras dos semanas de noviembre para que se discuta y apruebe la Ley de Colaboración Eficaz como herramienta de lucha contra la corrupción que la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad (Maccih) ha visto como urgente para el avance en las investigaciones que desarticularán redes criminales que han capturado al Estado.

La carta hace notar que el proyecto de ley, a pesar de tener apenas 22 artículos, ha tenido una discusión muy lenta y que esto pone en peligro que alguna vez se apruebe ya que estamos cerca de las elecciones.

¿Por qué urge la ley de colaboración eficaz en este momento? Según Jiménez Mayor la necesidad de una ley de ese tipo está justificada por la experiencia comparada. En Guatemala, en Brasil con el caso Lava Jato, Perú con el caso Fujimori Montecinos se estructura la estrategia de desmantelar las redes de corrupción a través de colaboradores que comienzan a entregar información que van generando la construcción de investigaciones que apuntan a desmantelar estas redes, a identificar a delincuentes de cuello blanco que han estado capturando instituciones para apropiarse ilegítimamente de recursos del estado.

El poder Ejecutivo entregó al Legislativo este proyecto de ley elaborado por la Maccih y el Ministerio Público, sin hacer cambios, con la petición de que se aprobara en abril de 2017, sin embargo el proyecto estuvo en revisión en la Corte Suprema de Justicia por 133 días hasta que ésta emitió una opinión favorable. El Congreso se pronunció diciendo que esta ley se discutiría después de elecciones para socializarla correctamente.

Para organizaciones como la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), CEO La generación del cambio, Cáritas de Honduras, Federación de organizaciones no gubernamentales de Honduras (Foprideh) y Sien Comunicaciones, este proceso ha tardado más de lo normal y dejarlo para después de las elecciones no es conveniente porque después de elecciones hay baja asistencia de diputados y porque la agenda suele estar llena a finales de año.

Honduras está viviendo un proceso electoral inusual, con una reelección inconstitucional del presidente y con el señalamiento de líderes políticos involucrados en actividades ilícitas descubiertas por confesiones de narcotraficantes que se han entregado a la ley de Estados Unidos para negociar condenas.

Juan Jiménez Mayor, vocero de la Maccih, asegura que él no actúa en concepto de cálculos políticos, sino con la certeza de estar “del lado correcto” y eso es acompañar la petición de estas organizaciones de que se apruebe cuanto antes la ley.

Nuevos casos para la Maccih, más urgente se vuelve la ley

Uno de los casos que evidencia cómo las redes criminales han capturado el Estado es el caso “Cachiros” donde no solo se hace mención de diputados, alcaldes, hijos de presidentes o ministros, sino que se ve la penetración del narco en el Estado a través de contratos y proyectos que no podrían ser posibles sin el tráfico de influencias. Esta información se conoce por la confesión de Devis Leonel Maradiaga en una corte de Estados Unidos donde se entregaron los líderes de este cartel y han estado negociando su condena en la medida que confiesan quienes más estuvieron involucrados en los delitos de narcotráfico, lavado de activos y asesinatos.

En este caso se han revelado contratos de construcción de obras públicas y otros proyectos. Ahora, el caso del proyecto hidroeléctrico Patuca III en Olancho que acaba de ser solicitado al Ministerio Público para que pase a ser investigado por la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC) manejada por la Maccih.

El Estado de Honduras tuvo un perjuicio económico que alcanza los 102 millones de lempiras por Irregularidades en los proyectos hidroeléctricos Patuca III, IIA y II. Los Llanitos y Jicatuyo, el Complejo Energético Valle de Aguán, según el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA). Mayor asegura que con la Ley de Colaboración Eficaz sería más rápida la investigación en este y los demás casos que tienen en proceso.

¿Por qué urge la ley de colaboración eficaz en este momento? Según Jiménez Mayor la necesidad de una ley de ese tipo está justificada por la experiencia comparada. En Guatemala, en Brasil con el caso Lava Jato, Perú con el caso Fujimori Montecinos se estructura la estrategia de desmantelar las redes de corrupción a través de colaboradores que comienzan a entregar información que van generando la construcción de investigaciones que apuntan a desmantelar estas redes, a identificar a delincuentes de cuello blanco que han estado capturando instituciones para apropiarse ilegítimamente de recursos del estado.

“Esas malas prácticas que han sido muy recurrentes en estos países, requieren de instrumentos que permitan que podamos penetrar a las organizaciones criminales, conseguir información y desarticular las redes de corrupción. Honduras no tiene una ley de colaboración eficaz, necesitamos instrumentos que permitan que podamos hacer el trabajo con mayor eficacia”, explica.

Sin ley se podría, asegura Mayor, pero el trabajo es más difícil porque las personas no quieren hablar, porque no tendrán beneficios por ser colaboradores.

“Una cosa es el camino rápido, la otra es el camino difícil. En este momento estamos transitando el camino difícil de las investigaciones porque no tenemos las herramientas. El trabajo se está haciendo pero la cuesta es un poco más alta”, asegura Mayor.

La Maccih ya entregó su informe de los últimos 6 meses a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos quien decidirá cuándo hacerlo público. Jiménez Mayor viaja esta semana a Guatemala para acordar trabajos conjuntos entre la Maccih y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, mientras en Honduras existe un silencio por parte de la ciudadanía en general sobre la presión que hace la Maccih y estas organizaciones no gubernamentales sobre la ley de colaboración eficaz y la bulla de campaña política sobrepasa cualquier petición.

19 octubre, 2017
La ruta de la muerte
31 octubre, 2017
Violencia sigue en comunidades después de asesinato de Berta Cáceres

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.